Martin Parr: la mirada de lo cotidiano

Martin Parr: la mirada de lo cotidiano

Entrevista con el legendario fotógrafo inglés y una muestra de su trabajo.  

Martin Parr

Hasta el 10 de julio, en el Museo de Arte Miguel Urrutia del Banco de la República,  estará la exposición Martin Parr: Souvenir . Allí se podrá ver una muestra de la obra del fotógrafo.

Foto:

Ricardo Pinzón

Por: Fernando Gómez Echeverri y Diego Felipe González
08 de mayo 2019 , 12:39 p.m.

Parr es uno de los mayores referentes de la fotografía contemporánea. Sus trabajos sobre la clase media británica, el turismo global, el lujo o la comida, lo han convertido en uno de los cronistas más agudos de nuestros tiempos. Hasta el 10 de junio, en el Museo de Arte Miguel Urrutia del Banco de la República, se podrá ver su exposición Souvenir. Parr vino a Bogotá, estuvo en la casa de un coleccionista con varios personajes del mundo del arte, tomó fotos de la ciudad y habló con BOCAS.

Usted creció en los suburbios de Epsom, Inglaterra, una ciudad dormitorio cerca de Londres. ¿Cree que esto influyó en su futura mirada como fotógrafo?
Vivir en un suburbio hizo que mi apetito por explorar ángulos distintos o cosas distintas fuera muy intenso. Esto es muy aburrido, de hecho, pero es a partir del aburrimiento que encuentro algo para contar. La vida cotidiana es aburrida, pero a mí me fascina. Además, es algo que siempre nos rodea, con lo que estamos en permanente contacto y sin embargo lo pasamos por alto constantemente.

Un consejo que usted siempre les da a los fotógrafos es que tomen muchas fotos malas, porque solo así se llega a algo realmente bueno. ¿Cómo es ese proceso?
Por supuesto que es así. Uno tiene que tomar todas las fotografías posibles hasta que encuentra ese momentum. El problema es que la fotografía hace que la gente se vuelva perezosa, porque se obtienen resultados muy rápido y de forma muy fácil. Pero hay algo que llamo “un sentido” a la hora de disparar, uno que me avisa cuando hay suficiente material, y por lo general cuando me avisa que ya tengo el material, sé que aún me falta más trabajo.

Martin Parr

Galway Races, Irlanda, 1997.

Foto:

© Martin Parr / Magnum Photos.

Su entrada a la agencia Magnum Photos no fue fácil, tuvo mucha resistencia por parte de varios miembros y de fotógrafos como Henri Cartier-Bresson. ¿Cómo fue su relación con ellos luego de este episodio?
Aunque en ese momento Cartier-Bresson no era un miembro de la agencia y no tenía voto, sí me hizo llegar una lista con los argumentos que él creía mostraban por qué yo no debía entrar a la agencia. Después de varios años, la fotógrafa Martine Frank nos reunió en un almuerzo y todas las asperezas quedaron en el pasado.

Al final, muchos de los comentarios sobre su ingreso a Magnum concluyeron que fue la agencia la que se benefició de su ingreso y no al revés, ¿cree que es así?
Sí, porque se abrieron las puertas para un nuevo tipo de fotógrafos. Tradicionalmente, Magnum era una agencia mucho más humanística, en el sentido más tradicional del fotoperiodismo. Yo respetaba eso, pero los tiempos cambian y esa no puede ser la única manera de hacer fotografía.

Martin Parr

Fotografía de la exposición Martin Parr: Souvenir en el MAMU.

Foto:

Carlos Ortega

Muchas veces lo han llamado hipócrita, por el enfoque de trabajo. Usted se ha defendido diciendo que es igual de hipócrita ir a buscar las tragedias o las guerras, ¿sigue creyendo esto?
Desde luego que sigo pensando así. Mi primera línea de fuego es el supermercado o las locaciones turísticas. Son igual de importantes que cualquier otro lugar, todos somos consumidores, y esa acción puede tener las mismas o peores consecuencias que una guerra.

El turismo es otro de los temas que usted más ha mirado y fotografiado, ¿qué le llama la atención de él?
Me interesa porque es una de las mayores industrias del mundo y muestra las diferencias entre la mitología y la realidad sobre lo que creemos. Todos tenemos una idea sobre estas atracciones turísticas, un poco idealizada, y cuando llegamos a los sitios vemos que son muy diferentes a como los habíamos idealizado, vemos que están siendo ahogados por las hordas de turistas. Ciudades como Venecia y Barcelona realmente sufren por este fenómeno.

Martin Parr

New Brighton, Inglaterra, 1983-85.

Foto:

© Martin Parr / Magnum Photos.

Otro de sus temas recurrentes es la comida…
Ahora todo el mundo fotografía la comida, pero cuando yo empecé a hacerlo no existían los teléfonos inteligentes, por ejemplo. Para mí pensar en comida fue una revelación muy grande, porque la comida nos habla de quiénes somos, del clima social en que nos movemos y, al final, somos lo que nos comemos. También me llama la atención porque la comida es otra de las grandes formas de propaganda: nunca lo que está en la envoltura es lo que nos encontramos adentro.

Usted es un gran coleccionista de artículos de Martin Luther King y de Sadam Husein. ¿Cómo y por qué empezó estas colecciones?
Soy un fanático de los objetos cotidianos que tienen fotografías. Por eso tengo desde platos y encendedores hasta relojes con el rostro de estos personajes. Lo bueno es que casi todos los artículos que tengo los he comprado en eBay. En cuanto a Sadam, todos sus objetos encierran es su terrible ego, y eso me llama la atención. Mientras Luther King es el contrario, creo que él no tuvo nada que ver con todo el merchandising que surgió con su imagen.

Martin Parr

Fotografía de la exposición Martin Parr: Souvenir en el MAMU.

Foto:

Carlos Ortega

¿Cree que la fotografía tiene nacionalidad?
Tal vez en el pasado sí había una diferencia muy marcada por la nacionalidad. Si uno piensa en los fotógrafos japoneses, de hace unas décadas, ellos tenían una estética muy marcada. Ahora con el internet y la internacionalización de los trabajos, esto se ha difuminado. Todo se ha vuelto más general, el carácter individual que da una nación se está erosionando.

¿Usa redes sociales? ¿Lo ha sorprendido alguna foto que haya visto ahí?
Sí, de vez en cuando uno se encuentra con sorpresas.

Martin Parr

Kleine Scheidegg, Suiza, 1994.

Foto:

© Martin Parr / Magnum Photos.

Hasta en redes como Instagram ha aparecido el adjetivo de foto estilo martinparr, ¿qué piensa de esto?
Me halaga, ¿por qué no? No es algo en lo que piense mucho, pero cuando pasa, no dejo de sentirme orgulloso.

Otra de sus pasiones son los libros de fotografía, ¿cuál ha sido el libro más difícil de conseguir o el que más ha tenido que buscar?

En Santiago de Chile busqué por todas partes un libro de uno de mis héroes de la fotografía, Sergio Larraín. Era un libro de unas veinticuatro páginas, rarísimo.

Además, varias veces ha dicho que prefiere el formato del libro que el de la exposición para las fotografías, ¿por qué?
Soy un gran creyente del libro, creo que es una parte fundamental de la historia de la fotografía y que por mucho tiempo estuvo olvidado. Y la verdad es que los libros duran para siempre, o casi, mientras las exposiciones van y vienen. También que la narrativa que hay en un libro es una especie de declaración de principios del fotógrafo

Martin Parr

Fotografía de la exposición Martin Parr: Souvenir en el MAMU.

Foto:

Carlos Ortega

¿En su casa tiene fotos suyas? ¿Cuántas tiene?
Desconfío de un fotógrafo que tenga sus propias fotos colgadas en su casa. Eso es un signo de desesperación. Tal vez en un estudio se justifique, pero si está en su sala sospecho de ese fotógrafo. Y en mi casa tengo muchas, de personas que admiro, como Josef Koudelka o de mi maestro Tony Ray-Jones.

¿Todavía cree que la fotografía es el arte más democrático?
Soy un gran creyente en la democracia y en la fotografía. Todo el mundo puede ser un fotógrafo, la fotografía es muy accesible y todo el mundo puede entenderla y, sobre todo, habla de quienes somos. Obviamente, allá afuera se toman muchas fotos malas, pero es la forma de arte que todo el mundo usa, y con los teléfonos inteligentes puedo decir que un 75 % de la población tiene acceso a ella.

POR FERNANDO GÓMEZ ECHEVERRI Y DIEGO FELIPE GONZÁLEZ
REVISTA BOCAS
EDICIÓN 84 - ABRIL 2019

Martin Parr

Martin Parr: la mirada de lo cotidiano.

Foto:

Revista BOCAS

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.