Lo importante de viajar es...

Lo importante de viajar es...

El veredicto de Nina. Mayo - junio de 2019.

Por: NINA GARCÍA
26 de mayo 2019 , 05:00 a.m.

Creo recordar que el filósofo Heráclito explicaba que era imposible cruzar un río dos veces, ya que ni el hombre ni el río serían los mismos. Esta idea del cambio continuo, de la no permanencia de los hombres y de nuestro entorno, este eterno fluir también está inscrito en el mundo de la moda. Oscar Wilde fue un poquito más lejos cuando afirmó que “la moda es algo tan horroroso que se tiene que cambiar cada seis meses”. Como intuyen, no estoy muy de acuerdo con la filosofía de Wilde: la moda cambia no porque sea horrorosa, sino porque nuestra sociedad cambia constantemente. Si Wilde viviera en la era de Instagram, seguramente hubiera acortado el tiempo; en lugar de medio año hubiera escogido un periodo de tiempo más corto, ¿dos meses?

Mientras escribo estas líneas, reviso los apuntes que tomé durante la presentación de las colecciones crucero (también llamadas “resort” o de “entretiempo”) que he visto hasta el momento. Chanel, en París; Louis Vuitton, en Nueva York; y Christian Dior, en Marrakech, fueron las tres casas que abrieron una nueva temporada de desfiles que hacen viajar a editores, modelos y equipos artísticos por medio mundo. Y es que el viaje con su fuente inagotable de inspiración también está inscrito en el ADN de la moda.

El gran genio de la moda, Yves Saint Laurent, decidió rendir homenaje a Marrakech −el segundo hogar de este creador nacido en Oran y afincado en París− con la creación de un abrigo para la casa Christian Dior en los años sesenta, y que decidió bautizar con el topónimo de una ciudad mágica y sensorial como Marrakech. Cincuenta años más tarde, una diseñadora italiana llamada Maria Grazia Chiuri, afincada en la capital francesa, decidió no solamente rendir homenaje a este gran creador, sino que también quiso reivindicar el talento autóctono de un país rico en artesanías como es Marruecos. Un país que tuve el enorme placer de visitar por gentileza de Dior.

Basta con pisar el aeropuerto de Marrakech, con su celosía blanca, para entrar en otra dimensión. Pasearse por la Medina con su abundancia de especias, textiles y frutas dulces te hace ser consciente de que nuestros sentidos no están preparados para procesar esta abundancia sensorial. Marruecos con sus dunas amarillas, sus atardeceres rojos y el sonido del viento enamoró de tal manera a Yves Saint Laurent que decidió pasar una larga temporada allí. Hace dos años, un museo dedicado al couturier explica a los visitantes la influencia de esta cultura en sus creaciones. Muy cerca, los jardines Majorelle con su casa de color azul contrastando con el verde de las plantas, me hicieron entender que la belleza orgánica existe. Sin lugar a dudas, Majorelle es uno de los sitios más hermosos que he visitado en mi vida.

Maria Grazia Chiuri presentó su mejor colección para Dior hasta la fecha en el Palacio El Badi de la ciudad, rodeado de fuego y agua. Lo más bonito de esta colección compuesta por más de 100 looks fue que la diseñadora decidió colaborar con artesanos africanos: Pathé Ouédraogo creó un top que rendía homenaje a uno de los líderes más importantes del siglo XX: Nelson Mandela. Por su parte, Grace Wales Bonner y Mickalene Thomas colaboraron con Chiuri para adaptar la mítica chaqueta Bar. De la mano de la organización Sumano, Dior colaboró con una organización que ayuda a preservar las artesanías creadas por las mujeres de las tribus de Marruecos y cuyos bordados nos hicieron soñar a todos los allí presentes. Finalmente, Uniwax, una empresa que manufactura tejidos usando cera, se encargó de poner a disposición la mejor materia prima para la creación de una colección de ensueño.

No se puede entender a Louis Vuitton sin la herencia del viaje. No se puede entender al director creativo de esta firma, Nicolas Ghesquière, sin la arquitectura moderna. La terminal TWA diseñada por el gran faro de la arquitectura americana de mediados de siglo Eero Saarinen (ahora reconvertida en un hotel maravilloso) fue el escenario de una colección extraordinaria. Ghesquière hizo dialogar el art nouveau (arte nuevo) característico de Nueva York con su máximo emblema (el edificio Chrysler), con las líneas sinuosas de la arquitectura de Saarinen y con la tecnología más puntera (atentos a los bolsos de alta tecnología que proyectaban imágenes como si se tratara de un set de la película Blade Runner). Con esta extraordinaria colección: glamurosa y deportiva, creativa y elegante, Ghesquière sigue reinando en el mundo de la moda. Él es de los pocos creadores activos que hacen evolucionar la moda. ¡Bravo!

Chanel no cambió de escenario, aunque no existe ninguna necesidad de buscar un lugar mejor si ya tienes el mejor de los escenarios posibles: el Grand Palais de París. Esta colección crucero de Chanel resultó muy especial porque fue la primera diseñada sin la participación del káiser, del gran Karl Lagerfeld. Sin embargo, la sucesora escogida por Karl, Virginie Viard no decepcionó en su debut con prendas que rindieron homenaje a Coco y a Karl sin ser autorreferenciales. Con Virginie noto que las prendas de Chanel van relajándose del rigor alemán del káiser: son prendas más fluidas.

Viard decidió convertir el Gran Palais en una estación de trenes con vías, bancos y carteles que anunciaban el nombre de localidades que levantaban la imaginación, como Antibes o Venice. Sin embargo, ninguna locomotora hizo acto de presencia. Era la poética del vacío, las líneas de las vías del tren actuando como metáforas del viaje de la vida. Era lo que decía el poeta Kavafis en su poema dedicado a Ítaca, en el que hablaba que lo más importante de viajar no es llegar a un destino, sino experimentar un cambio durante este viaje. Toda una filosofía de vida que he decidido aplicar en mi camino. ¡Nos leemos en un mes!


NINA GARCÍA
REVISTA BOCAS
EDICIÓN 85 - MAYO - JUNIO DE 2019

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.