Emilia, la valiente guerrera

Emilia, la valiente guerrera

BOCAS habló con la actriz que le da vida a Daenerys Targaryen, personaje principal de la serie GOT.

Emilia

Clarke contó en esta entrevista cómo manejo las dos aneurismas que sufrió y que casi la obligan a abandonar su papel en GOT.

Foto:

Cortesía HBO

Por: Mario Amaya 
28 de abril 2019 , 04:00 a.m.

Emilia Clarke, la megaestrella británica que acaba de cumplir 32 años, sacudió los corazones y las entrañas del entretenimiento mundial cuando, en un artículo escrito en primera persona para The New Yorker, publicado el pasado mes de marzo, confesó que sufrió dos aneurismas, tras grabar las primeras temporadas de Game of Thrones, calamidad que ocultó en su círculo laboral, con el único fin de poder continuar con su carrera.

Clarke, que se hizo mundialmente famosa por interpretar a Daenerys Targaryen en la exitosa serie de HBO, comenzó su testimonio con el siguiente párrafo: “Justo cuando todos mis sueños parecían haberse hecho realidad, casi perdí la cabeza y luego mi vida. Nunca he contado esta historia públicamente, pero ahora es el momento”.

BOCAS logró entrevistarla poco después de su conmovedora publicación y, con una enorme determinación, narró cuál fue su drama: “Cuando sucedió por primera vez, eso fue en 2011, solo tenía 24 años de edad. Acababa de terminar la primera temporada de Game of Thrones y sufrí una hemorragia subaracnoidea como resultado de la ruptura de un aneurisma cerebral. Créame, en ese entonces no hubiera podido ni siquiera recordar mi nombre completo, mucho menos explicar al mundo el terror de sentir que no podía ni siquiera expresar una oración completa. Pensé que mi vida como actriz había acabado”.

La artista londinense se refirió al traumático episodio de afasia que sufrió tras el aneurisma, un trastorno del lenguaje que varía en gravedad y hace que la comunicación sea difícil y frustrante, episodio que le duró un par de días, pero del que se recuperó por completo. “Tras el susto, sumado a lo complicado que pudo haberse puesto todo, cosa que afortunadamente no sucedió, decidí enfocarme de lleno en mi carrera y no decirles nada a mis colegas y amigos para no crear un ambiente innecesario que se pudiera convertir en un obstáculo más grande de lo que ya era para mí”.

Emilia

El mes pasado, confesó que estuvo cerca de la muerte tras sufrir dos aneurismas, luego de grabar las primeras temporadas de la exitosa serie de HBO.

Foto:

Cortesía HBO

Dos años después, le descubrieron un segundo aneurisma cerebral que había crecido en tamaño y para el que necesitó una cirugía invasiva de cráneo abierto. “Por fortuna me lo encontraron también a tiempo. Sin embargo, de esa pensé que no iba a salir con vida; de hecho, un pedazo de mi cerebro no tuvo oxígeno durante más de un minuto, por lo que tengo muerta una parte de él. Pero me empeciné en luchar contra viento y marea para recuperarme y no dejarme llevar por ninguna emoción de derrota –comenta–. Y poder divulgarlo ha sido increíblemente liberador porque durante todos estos años, durante tantas entrevistas, la gente seguramente me habría preguntado: ‘¿De dónde sacó su fuerza?’ o ‘¿cómo se relaciona con Daenerys en términos de sentirse fuerte?’. Por eso preferí no decir nada. Bueno, solo trataba, como ahora lo sigo haciendo, de vivir mi vida; pensar que realmente no pasó nada y que eso fue todo. Así que es muy liberador saber que puedo discutirlo en forma adecuada hoy”.

La valiente guerrera Emilia Isobel Euphemia Rose Clarke nació en Londres, Inglaterra, el 23 de octubre de 1986 y creció en Berkshire. Es hija de una empresaria y de un ingeniero de sonido teatral. Su amor por la actuación comenzó a la edad de tres años, cuando acompañó a su padre a una producción del musical Show Boat. Luego, continuó estudiando en la Escuela de St. Edward, de Oxford, y, más adelante, en la Escuela de Drama Center en Londres. Mientras se formaba, participó en varias producciones escolares, entre ellas Hamlet, The Government Inspector, A Flea in Her Ear y Pygmalion, además de aparecer en Sense, para el Company of Angels Theatre.

En su último año de la escuela de teatro, Clarke debutó en la televisión en un episodio de la telenovela Doctors de la BBC. Y después de graduarse, en el 2010, consiguió un papel en una serie de dinosaurios asesinos llamada Triassic Attack, del canal Syfy.

Sin embargo, el destino le tenía preparado un proyecto monumental, casi mítico, cuando fue elegida para reemplazar a la actriz original, Tamzin Merchant, en el rol protagónico de Daenerys Targaryen, en la serie de fantasía medieval Game of Thrones. Entonces se convirtió en una princesa adolescente de pelo blanco que se debatía en un complicado y peligroso mundo de poder, sexo y conquista, tras su matrimonio con el señor de la guerra Drogo (Jason Momoa).

Pensé que no iba a salir con vida; de hecho, un pedazo de mi cerebro no tuvo oxígeno durante más de un minuto, por lo que tengo muerta una parte de él.

Clarke, que venía de ser una actriz hippie que viajaba con su mochila al hombro por los caminos de Asia y África, en tan solo un par de meses deslumbró a los críticos y al público con el desarrollo de un personaje sensacional: pasaba de ser una inocente joven a convertirse en una máquina asesina táctica. Clarke, con inmensa habilidad, creó uno de los personajes fundamentales de la serie y, más allá de su edad, mostró un talento desbordado.

Luego, al mismo tiempo que rodaba las diferentes temporadas de la serie, debutó en el cine y apareció en el drama independiente Spike Island (2012); en el cómic de crimen Dom Hemingway (2013), junto a Jude Law y Richard E. Grant; luego obtuvo su primer papel protagónico en la pantalla gigante como Sarah Connor, en el reinicio de la franquicia Terminator Genisys (2015), al lado de Arnold Schwarzenegger. Al año siguiente, ya muy cotizada –y con una buena cifra en su cuenta bancaria–, junto a Sam Clafinin, figuró en el drama romántico Me Before You (2016), la cinta que le generó la mejor crítica y éxito comercial.

En el 2017, Clarke, desde entonces una desaforada coleccionista de arte, formó parte del thriller psicológico (ubicado en la década de los años 50) Voice from the Stone. El año pasado encarnó a Q’ira, la protagonista femenina de la película Solo: A Star Wars Story, centrada en Han Solo en su juventud.

Entonces retornó a su “nido”, al lugar donde ha sido la poderosa madre de los dragones, para rodar la octava y última temporada de la exitosísima serie GOT, que comenzó a emitirse el pasado 14 de abril y por la cual BOCAS logró tenerla frente a frente.

Así se expresa la “madre de los dragones”, la enorme, talentosa y bella actriz que, para más fantasías de su fanaticada, está soltera y, según ella, disponible.

Emilia

La británica habló con BOCAS poco después de su conmovedora publicación y reveló, sin ningún tipo de resquemor, detalles sobre su enfermedad, sus amores y sus viajes como mochilera.

Foto:

Cortesía HBO

¿Por qué hasta ahora decidió dar la noticia sobre su condición médica?
La razón principal por la que lo dije fue la organización benéfica que fundé, llamada SameYou. Trato de llamar la atención sobre todo lo que necesitan los pacientes con ese tipo de lesiones, para así aumentar sus posibilidades de recuperación. Realmente creo que puedo ayudar, logrando una concientización sobre causas, prevenciones o tratamientos tras una lesión cerebral. Entonces, alguien puede ver eso y pensar: “¡Oh!, si la madre de los dragones puede hacerlo, entonces yo también puedo hacerlo”.

¿Cómo fue su experiencia postrauma al respecto?
Fue dura. Y precisamente esa es la idea de SameYou, debido a que pasas mucho tiempo en el hospital, donde todos te dicen: “Estás enfermo, vas a morir. Debes estar asustado”. Y de pronto un día te dan de alta. Y luego vas a casa, que es todo lo que has querido, y comienzas a preguntarte: “¿Qué pasa si muero? Me dijeron qué pasaría y ahora estoy aquí”, y me sentía insegura y muy asustada. Y, tras mi lesión cerebral, en particular, esa sensación es mayor entre muchas de las otras repercusiones que se tiene con una lesión cerebral. Pero es en ese aspecto mental en donde siento que no hay mucho trabajo.

¿De qué manera se identifica con su personaje más popular, Daenerys, tras todos estos años de interpretación?

Las cosas que tenemos en común con Daenerys, creo, se basan en que ambas tenemos una sed de conocimiento, somos inquisitivas y, como ella, aprendí que el conocimiento es poder, y de esa forma trato de no cometer el mismo error dos veces.

¿Cree que su papel ha sido un modelo para las mujeres jóvenes de hoy?
Sí, creo que ha habido algo de similitud entre lo que ha vivido Daenerys Targaryen y lo que he vivido en lo que a la lucha por sobrevivir se refiere. Y eso quedó en mi inconsciente tras mi episodio con los aneurismas. Y en cuanto a ser un modelo, bueno, eso es debatible [risas], pero en el caso de mi personaje, lo interesante es que ella comenzó sin ninguna clase de poder. Ella no se da cuenta de la cantidad de poder que tiene en sus manos, y ella ha tenido mucha ambición de poder, algo que obviamente no poseo ni quiero. Pero sí, es una mujer increíblemente fuerte y puede enseñar a las mujeres que se pueden lograr objetivos si se planean correctamente.

Su personaje pasó de ser víctima a ser una fuerza poderosa…
Definitiva y enormemente, fue un aspecto que me atrajo de ese personaje. Porque no sabía de quién se trataba cuando la conocí. Y, como mujer joven, para encontrar un papel que tenga eso, que tuviera ese alcance y ese rango histriónico, fue simplemente increíble. ¡Absolutamente increíble!, ¡sí!

Puedo ayudar, logrando una concientización sobre causas o tratamientos tras una lesión cerebral. Entonces, alguien puede ver eso y pensar: ‘Si la madre de los dragones puede hacerlo, yo también’.

¿Cómo fue que decidió dedicarse a la actuación?
Fue algo que sucedió cuando tenía unos tres años de edad, según me han contado mis padres. Tal vez porque mi padre trabajaba y trabaja en el teatro; entonces, él me llevaba y yo asistía desde muy joven. Mi papá me contaba que yo era muy bulliciosa y descubrió alguna vez que la única forma de mantenerme concentrada y callada era llevarme a ver obras teatrales, y que una vez me quedé en silencio durante toda la obra Show Boat en el West End de Londres. Estuve en silencio las 2 horas completas, ¡ja! Al salir del show, lo primero que le dije fue que ya no quería ser una princesa, sino estar en un escenario. Creo que tenía unos cuatro o cinco años de edad, y esa fue la ocasión en que por primera vez dejé intuir que quería ser actriz, algo que agradezco que mis padres apoyaran.

¿Cuáles fueron las películas que más la influenciaron a la hora de pensar en convertirse en una actriz?
¡Wow!, bueno, vergonzosamente, una de las primeras películas con las que me obsesioné fue My Fair Lady, con Audrey Hepburn. De alguna manera, comencé a verla de forma obsesiva todos los días durante cinco años [risas], desde los 6 años de edad, por eso digo que vergonzosamente. Estaba realmente obsesionada con ese filme, y luego hay demasiados títulos para mencionarlos. Otra cinta que me impactó fue Black Swan; ver a Natalie Portman en esa producción reiteró por qué me encanta actuar y por qué me encantan las películas, y pensé y pienso que es una película increíble, definitivamente.

¿Cuáles son los actores que admira y sigue?
Bueno, para alguien de mi generación, como joven británica, admiro a Carrie Mulligan. Creo que tiene un talento increíble. Es una especie de elección obvia para mí. Solo creo que es supertalentosa y una brillante embajadora de los jóvenes talentos británicos. Por lo demás, pues obviamente a la reina, a Meryl Streep [risas], a Imelda Staunton y a Judi Dench.

¿Y actores masculinos?
¿Sabe que no lo sé? Yo tiendo a admirar a las mujeres más que a los hombres solo porque, como actriz, uno mira sus carreras y piensa: “¿Es posible que pueda hacer lo que ella hace?” y “¡Esos son los papeles que quisiera interpretar!”.

Su relación con el éxito y la fama debe ser interesante. ¿Cómo ha sido ese proceso de lidiar con el estrellato en su vida?
Ese es un aspecto de mi profesión muy complejo, porque una vez estás en ese círculo, no hay forma de escapar. Para mí, ha transformado por completo mi vida porque, antes de Game of Thrones, tenía tres trabajos y acababa de salir de la escuela de teatro, así que realmente no estaba en este reino donde nos encontramos ahora. Y tiene su aspecto que, creo, es glorioso. Realmente es maravilloso y muy hermoso ver los sentimientos que produce en la gente el programa. Los fanáticos son maravillosos y realmente parecen amar lo que HBO ha creado, y han sido unos años excepcionales. Y, por ejemplo, creo que ha sido maravilloso para Kit Harington y para mí; ambos tenemos la misma edad y venimos de la misma clase de actuación, hemos pasado por todo este viaje al mismo ritmo, y es encantador tener a alguien con quien hablar sobre eso. Pero la fama y la fortuna que me ha brindado esta serie no hace sino recordarme lo increíblemente afortunada que he sido en esta situación. Hay tantos actores, tantos actores que no tienen esta oportunidad. Así que soy consciente de que he tenido mucha suerte.

Emilia

También contó sobre sus inicios en la actuación, sus influencias y, por supuesto, su adiós a la octava y última temportada de GOT, de la cual le quedaron dos dragones tatuados en su piel.

Foto:

Cortesía HBO

¿Algún punto negativo al respecto?
He tenido mucha suerte. Me siento protegida gracias a que mi personaje tiene un pelo largo y blanco. Y yo no uso la peluca, por lo que soy casi irreconocible. Así que he podido escabullirme más de una vez antes de que la gente comience a gritar mi nombre. Y observar el éxito desde la distancia me ha permitido aprender que uno nunca debería buscarse en Google [risas]. Aprendí esa lección bastante rápido, pero menos mal que he mantenido los pies en la tierra porque, si fuera una persona excéntrica o diferente de alguna manera, entonces mantenerme en ese entorno de la fama y el éxito sería muy difícil. Pero he aprendido que uno necesita ser fuerte tanto frente a las alabanzas como a la crítica negativa.

¿Cómo va su vida afectiva, hay tiempo para el romance?
Como lo podrás suponer, con mi agenda de trabajo, ha sido muy complicado poder llevar una relación de manera saludable. Pero soy una persona muy romántica y creo en el amor a primera vista. Así que espero que llegue en el momento adecuado. Tengo una carrera muy satisfactoria, por lo que mi tiempo de inactividad es escaso, pero siento un gran interés por el arte. Me gusta coleccionar arte. Mis pasatiempos en este momento son ver a mis amigos y mi familia cuando eso es posible, y a mi perro, por lo que mis días de inactividad son muy normales, son casi tan normales como uno esperaría cuando me queda espacio para hacerlo.

¿Algún tipo de arte en específico?
Sí, estudié Historia del Arte en la escuela, así que tengo un gran amor por el arte en su esencia, como la pintura. Voy y visito galerías todo el tiempo. La arquitectura es algo que también me fascina, así como la fotografía. Por eso me gusta viajar, cuando puedo, y tomar fotografías de arte.

¿Qué es lo más loco que ha hecho por amor?
¡Oh! Yo era una adolescente, así que era muy joven, y él fue como el primer muchacho con el que sentí algo de capricho. Recuerdo que me senté afuera de su casa bajo la lluvia porque nos habíamos peleado, y me enfermé mucho. ¡Sí! Eso fue bastante estúpido.

Hablando de viajes, ¿cuál es su destino de viaje favorito?
Mi lugar favorito para viajar es la India, definitivamente. Me fui de mochilera allí cuando tenía 16 años de edad, al norte de la India, donde esparcí las cenizas de mi abuela. Subí todo el camino, hasta el punto más septentrional, y luego volví a Delhi y, después, en varias ocasiones distintas, he estado en Mumbai. Mi mamá trabaja mucho allí y me encanta. En cierto modo, tenemos muchos familiares allí, así como amigos de la familia, porque mis padres tenían muchos amigos íntimos que son indios. Y luego, otro sitio que me parece encantador es Perú, en Suramérica, que es el lugar al que estoy desesperada por ir y no he estado todavía.

Me puse a pensar: ‘bueno, si me voy a hacer un tatuaje, será uno con dragones’. Entonces fue cuando lo decidí. Pero sabía que solo lo haría cuando termináramos completamente el rodaje de la serie.

¿Qué recuerda de esa época de viajera con mochila?
La mochila es algo de lo que solo tengo muy buenos recuerdos, porque es cuando realmente puedes ver el corazón de un país, ver cómo es la gente realmente. Mochilear es la mejor manera de ver nuevos sitios cuando se es joven, en el que solo tratas de llenar tus días con la mayor cantidad de tiempo posible porque estás en eso, estás en medio de todo.

¿Qué países visitó así?
Como comenté, viajé con mochila al hombro en el norte de la India. Volamos a Delhi y subí todo el camino hasta Uttar Pradesh, que es casi una especie de Tíbet, y realicé todo eso cuando tenía 16 años. Luego, cuando tenía 18, hice el recorrido por el sudeste asiático; así que visité Tailandia, Camboya, Laos y Vietnam, y luego lo hice en Sudáfrica. Sí, me gusta viajar, me gusta mucho viajar. No es lo mismo que cuando es por vacaciones, que es diferente, pero viajar es lo que amo hacer.

¿Alguna otra pasión o pasatiempo mientras no está en los rodajes?
Bueno, sí, me gusta cocinar al vapor [risas]. Y montar a caballo es algo que, desde Game of Thrones, se ha convertido en algo que realmente disfruto. Luego, cuando no estoy trabajando, veo a mis amigos y a mi familia, y trato de llevar una vida normal: ir al teatro y ver el mundo con ellos se convierte en mi pasatiempo favorito.

Usted es la madre de los dragones en Game of Thrones. Resulta muy interesante saber que se hizo unos tatuajes de ellos en el brazo. ¿Eso, literalmente, la convierte en la chica del dragón tatuado?
¡Así es! Siento que, finalmente, se me ha salido un poco ese espíritu rebelde en mí. Aunque también tengo una pequeña abeja tatuada tras rodar Me Before You en 2015, ese fue mi primer tatuaje. Yo siempre tuve la idea de hacerme un tatuaje y pensé que, tras Me Before You, era un buen momento, por todo lo que significó para mí. Y encontré al Dr. Woo, el hombre que hizo el tatuaje, y me pareció realmente genial. Y recibí tantos cumplidos de mis amigos y compañeros de trabajo que llegamos todos a hablar sobre el final de Game of Thrones, todo el reparto, y principalmente Dave [David Benioff] y Dan [Daniel Brett Weiss], fueron quienes dijeron que todos deberíamos tener un tatuaje conmemorativo, tal cual como lo hicieron en El señor de los anillos. Y me puse a pensar: “Bueno, si me voy a hacer un tatuaje, será uno con dragones”. Entonces fue cuando lo decidí. Pero sabía que solo lo haría cuando termináramos completamente el rodaje del final de la serie. Así que eso es lo que estaba esperando. Cuando el programa me dejó, cuando Daenerys me dejó, supe que tenía que reemplazarlos con una marca permanente en mi cuerpo.

Imposible dejarlo pasar: ¿por qué una abeja?
Bueno, en la película mi personaje usaba mucho unas medias de abejorro, que a su vez eran como un vestido que mi mamá me regaló para Navidad cuando tenía tres o cuatro años. Un vestidito de terciopelo con cintura de satén, azul y con pequeñas cosas lindas, y tenía campanas, no me lo quería quitar nunca. Es un bonito recuerdo de mi infancia, que al asociarlo con la película que rodé con Sam Caflin me reavivó mucho esas memorias de niña, y quise expresarlo con un pequeño tatuaje en mí.

Emilia

Al terminar el rodaje de la serie GOT se tatuó unos dragones en el brazo.

Foto:

Cortesía HBO

¿Existe algo que la incomode en la cotidianidad?
¿Que me vuelve loca? Bueno, hay una cosa que realmente me vuelve loca, y me acordé de eso en el avión viniendo a Nueva York. Estábamos sentados al lado de un hombre que roncaba muy fuerte, y yo vengo de una familia de roncadores [risas]. Crecí en una casa donde podía escuchar a mi papá estando yo en el último piso, y él en la planta baja como si fuera una locomotora. Tiene un ronquido impresionante. Y eso es algo que siempre me pone de mal humor. ¡Me parece insoportable! [risas].

¿Qué va a extrañar de su ciclo en Game of Thrones?
Muchas cosas: las experiencias de los rodajes, el hecho de que hice amigos reales con quienes vamos a seguir de una u otra forma juntos; las payasadas de Kit Harington; las bromas de Nikolaj; las rumbas en Belfast, una ciudad muy interesante, con un ambiente único; mis fines de semana en The Spaniard, un bar buenísimo; en fin, ¡tantas cosas! Pero, como muchas cosas buenas de la vida, cumplen su tiempo y su misión, y ya es hora de seguir nuevos rumbos.

¿Qué piensa que podría estar haciendo si no hubiera participado en Game of Thrones?
Seguramente trabajando en un bar de Londres, en el barrio Hackney, donde solía trabajar. ¿Quién sabe?, probablemente todavía estaría allí.

En su artículo del New Yorker comentó cómo toda esa experiencia de vida y muerte ha sido un viaje con altibajos. ¿Qué le recomendaría a la Emilia Clarke joven, si pudiera aconsejarla por lo que ha pasado?
¡Oh, Dios! Le recomendaría que se apriete el cinturón de seguridad porque va a ser un viaje bastante fuerte. A temprana edad, pude entrar en un lugar bastante zen, la actuación, algo que era completamente incapaz de hacer con un grupo pequeño de personas. Me sentía más nerviosa en grupos pequeños que en un escenario. Había algo increíblemente catártico en el escenario que encontré desde muy joven. Y sí, todo encajó y tuvo sentido. Pero hay mil cosas que me gustaría decir... Creo que todo lo que nos sucede es una gran experiencia y, esencialmente, eso es lo que somos: la suma de nuestras experiencias. Así que, incluso con las hemorragias cerebrales que padecí, nunca pensé en ellas como si fueran un castigo. Sobreviví, así que, ¿qué puedo sacar de esto y cómo hago para ayudar a otras personas? En realidad, eso es lo que importa ahora. Es difícil pensar en qué consejo me hubiera dado a mí misma cuando era más joven. Comer menos dulces y pasteles, eso seguro [risas].

POR MARIO AMAYA
REVISTA BOCAS
EDICIÓN 84 - ABRIL 2019

Emilia

Emilia, la valiente guerrera.

Foto:

Revista BOCAS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

""
Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.