Las confesiones sexuales del padre Linero

Las confesiones sexuales del padre Linero

En 2013 conversamos con el padre que hace unos días decidió dejar el sacerdocio.  

Linero

Alberto Linero confesó en BOCAS que vivía enamorado de Natalia París, Taliana Vargas y que para evitar las tentaciones -o el diablo con faldas- nunca pisa un bar.

Foto:

Pablo Salgado

06 de septiembre 2018 , 04:03 p.m.

"Sí, he deseado la mujer del prójimo”. Lo dice sin titubear, sin pensar ni un segundo entre la pregunta y la primera palabra de su respuesta. Así es el padre Alberto Linero, la figura mediática más importante de la Iglesia católica en Colombia desde el padre Rafael García Herreros. ¿Por qué un sacerdote habla de forma tan directa sobre sus pecados? ¿Qué poder tiene en sus manos para no ser excomulgado y sacado a patadas de la Iglesia?

Una mezcla de sinceridad, humor e inteligencia puede ser la clave del éxito de este sacerdote samario de 44 años de edad, y quien es hoy el pilar del conglomerado mediático de la Corporación Minuto de Dios. Linero tiene estudios en filosofía, teología, psicología, maestría en comunicación social y especialización en manejo de conflictos y alta gerencia. Su cuenta de Twitter está en el puesto 23 de los colombianos con más seguidores, con un total de 987.083, más que las cuentas de El Espectador, La W Radio, Canal RCN y revista Semana. Vende cerca de 260.000 ejemplares al mes de la revista El man está vivo –un poco más de la mitad de la circulación del periódico El Tiempo los domingos–, es presentador del programa Día a día del Canal Caracol, es clave fundamental de la emisora del Minuto de Dios y para 2013 tiene tiquetes de avión comprados hasta el 15 de diciembre. Viaja dos veces por semana –evita dormir en Bogotá y, sobre todo, perderse los partidos de su equipo, el Unión Magdalena–y dos veces por mes fuera del país, para dar conferencias y visitas guiadas a destinos religiosos. Además, ha vendido más de cien mil ejemplares de sus libros Señor ahoga mi dolor, No mendigues amor y uno muy polémico que lleva por título ¿Qué tiene ella que no tenga yo? Cómo vencer a la amante de tu marido.

Linero

El padre Alberto Linero también es recordado por sus narraciones de partidos de fútbol.

Foto:

Pablo Salgado

De los problemas que le confiesan las personas, ¿qué tantos están relacionados con el tema de la infidelidad?
De diez personas que se acercan a hablar sobre problemas de pareja, por lo menos 50 % llevan temas de infidelidad y los otros cinco están al borde. A mí me ha correspondido escuchar locuras, desde esposas celosas que huelen los interiores y olfatean a los tipos en las cosas más extrañas, hasta esposos que llaman cada dos o tres minutos por miedo a una infidelidad. O los que han caído por el tema del celular, al que se le cayó el celular en el carro, se le olvidó, lo cogió la esposa, contestó y era la amante.

¿Qué problemas ha tenido usted por hablar de forma tan directa sobre las relaciones de pareja y el sexo?
Es que vivimos en un país donde la gente no llama las cosas por su nombre, un país lleno de palabras lindas para decir las cosas. La gente dice “tuve un desliz”, para decir que fue adúltero, pero yo afortunadamente soy claro y frontal en las cosas que digo. Entonces, los librepensadores, extrañamente, se oponen a que un cura, por ser célibe, hable de infidelidad. Me imagino, entonces, que esos mismos son los que le prohíben a un psiquiatra que hable de esquizofrenia porque no la ha padecido. Y por el lado de la Iglesia mucha gente se rompe las vestiduras, pero en mi libro sobre la infidelidad no hay ninguna herejía ni nada que vaya en contra de la moral cristiana, pero sí he recibido muchas críticas de la gente conservadora de fe.

Usted acepta que tiene deseos sexuales…
Si no lo aceptara no sería ser humano y lo tengo que decir: obvio que se me para… el corazón [risas]. ¿Qué hago entonces? Los controlo, soy dueño de ellos porque tengo un fin mayor, una opción mayor que me hace capaz de luchar contra ellos. Pero claro que están los deseos y las experiencias en las que uno dice “¡por Dios!”, hay preguntas, dudas. Pero hasta hoy va ganando mi opción por el celibato que decidí libre y conscientemente.

¿Usted se acuerda del momento exacto en que dijo voy a ser sacerdote?
Yo fui a un retiro a los catorce años y el cura que predicó ahí predicó bacano, me tocó con su predicación, estaba bien enamorado, pero pensaba en el sacerdocio y me parecía terrible. Y llegó un momento en que esa relación mística con Jesús me tocó y me lancé al seminario al terminar el bachillerato. Estaba muy seducido por la propuesta existencial de Jesús.

¿Cómo se llamaba su novia?
Nonono, esas cosas no se dicen [risas]. No me vaya a buscar líos a mí.

¿Cuántas novias tuvo usted?
Yo creo que podemos contar formalmente dos novias. De eso me gusta hablar poco, porque eso me mete en líos.

¿Podemos hablar de su primer beso?
Fue el primer beso que se da una persona normal, detrás de una puerta, escondidos, mientras bailaban los papás, escuchando una canción de Diomedes, Te necesito, un beso de esos ingenuos, sencillos, que te transportan al cielo, que hacen que te crezcan alas y tú te creas ángel. Era un pelao, tenía trece o catorce años.

¿Usted es virgen?
Es una pregunta difícil. Pero yo creo que sí, no estoy muy seguro, no sé cómo se define eso, pero creo que sí [risas].

¿Usted ha robado?

No, nunca. Tuve una experiencia de ir con unos amigos, cuando regresaba de una fiesta a las cuatro de la mañana, por la mitad de la calle, veníamos del sur de Santa Marta y mis amigos decidieron robarse los bombillos, por mamar gallo. Yo, consciente de que esas cosas no estaban bien, no la hice, y seguí caminando. Hasta que apareció la policía y se llevaron a los cuatro y yo fui el único al que no y me tocó decirles a los papás que estaban presos. Yo he sido un tipo honesto.

¿Ha matado? ¿Una cucaracha? ¿Una rata? ¿Un pájaro?
He sido cuidadoso de los animales. Quizá en la niñez habré matado un mosquito o una cucaracha, pero la conciencia de matar, no.

¿Usted baila?
Sí, muy bien, vengo de una familia de bailadores, mi papá es un excelente bailarín, mi mamá también, mis hermanos todos también, soy el que menos baila, pero sé bailar, soy capaz de mover bien los hombros, algún día bailé en televisión un mapalé.

¿Bebe?
No, en absoluto, difícilmente me tomo un whisky. Me gusta estar alegre por mí mismo y nunca he tomado. Yo entré muy joven al seminario, a los 17. Nunca nadie puede decir que me ha visto borracho o que se ha tomado unas “frías” conmigo.

Sí, he deseado la mujer del prójimo. Si te dijera que no, sería un mentiroso. Pero me he arrepentido a tiempo y me he confesado.

¿Ha deseado la mujer del prójimo? ¿Mira mujeres en la calle?
Sí, he deseado la mujer del prójimo. Si te dijera que no, sería un mentiroso. Pero me he arrepentido a tiempo y me he confesado. Pero soy muy respetuoso de las mujeres. No quiero que las mujeres sientan mi mirada morbosa o verde. Pero no puedo negar que las mujeres me impactan y yo estoy en el avión y digo “¡wow, qué vieja tan bacana!”.

¿Cuál es la mujer más bonita de Colombia?
Wow, esas son preguntas interesantes. Yo he vivido enamorado de Natalia París, me parece lindísima, la adoro, nunca he hablado con ella más allá de una cosa en algún pasillo en Caracol. Stephanie Cayo me parece hermosa y ahora que está de hipocondríaca me emociona. Me parece divina Taliana Vargas, con la que he hablado mucho, y mis compañeras de set en Caracol, Mónica y Catalina.

¿Y qué mujer del mundo le haría perder el celibato?
¡Joooda! Para qué se pone uno a pensar en una cosa que no va a pasar. Si pasara, hasta de pronto lo pienso. Sería Angelina Jolie. Uno se podría dar trompadas con el novio ese que tiene.

Muchas mujeres coinciden en que una gran fantasía sexual es estar con un sacerdote, y usted, además de eso, es famoso. ¿Le han hecho ataques?
Sí y se han podido manejar. Soy muy respetuoso y les he hecho entender que son muy valiosas como para que tengan conmigo un affaire nada más. Yo no creo que yo me acostaría con una mujer solo por affaire. Si llego a tener relaciones sexuales con una mujer sería porque la amo y quiero vivir con ella el resto de la vida.

¿Le pasa muy seguido?
No, yo me sé cuidar. Yo soy un tipo que estoy siempre en los lugares donde tengo que estar, no doy papaya. No voy a un bar ni a una discoteca, no voy a espacios donde eso podría pasar.

¿Usted se casaría si mañana la Iglesia dijera que los sacerdotes pueden casarse?
A los 44 años es muy complejo ya, pero yo no sé. Yo no soy capaz de hablar del futuro con tanta propiedad. Hoy no creo que me casaría, porque ya tengo la vida en función de la individualidad y de servirle a Dios exclusivamente.

Linero

El pasado 5 de agosto Linero anunció que renunciaba al sacerdocio.

Foto:

Pablo Salgado

¿Y si quitaran el celibato?
Yo quiero dejar algo claro. Yo no creo que la Iglesia elimine el celibato, porque creo que es una opción de Dios. Pero creo que para la disciplina eclesiástica, en algunos momentos, opcionalmente, unos puedan casarse y otros no. Siempre va a haber hombres célibes en la Iglesia, pero también creo que la disciplina eclesiástica puede cambiar y permitirles a algunas personas que se casen.

¿Por qué no es incompatible casarse y ser sacerdote?
Muchas iglesias ya lo han demostrado. Los anglicanos lo han demostrado, no creo que sea incompatible. Pero doctrinalmente hemos entendido que uno tiene más tiempo para servirle a la comunidad cuando no tiene un compromiso afectivo exclusivo.

Ha estado leyendo 50 sombras de Grey. ¿Cómo le ha parecido?
Me decepcionó. A mí las perversiones sexuales no me emocionan, me pareció muy masoquista, muy sádico. No terminé de leerlo, a pesar de que estaba muy emocionado. Decidí leerlo porque vivo en el mundo, y si ese libro ha vendido cuarenta millones de copias yo lo tengo que leer y si no la gente me va a hablar de algo que no sé y yo tengo que estar enterado de todo. Me parece bien creativa la manera como la autora permite que ellos se conozcan, el cortejo me pareció hermoso, hasta que empezó a ser sádico masoquista la cosa.

¿Qué piensa sobre la adopción por parte de parejas homosexuales?
Es un tema muy complejo que lo converso con mucho cuidado, porque el argumento que he escuchado es que de las personas heterosexuales salen siempre buenas personas, y eso no es verdad. Entonces creo que ese no es el argumento para decir que los gais no pueden adoptar. Yo no acepto la adopción gay porque pertenezco a la Iglesia católica y ellos dicen que la familia está formada por hombre y mujer, pero no soy capaz de dar esos argumentos que otras personas dan.

¿Su libro es también para parejas gais?
Yo respeto la opción de los gais y uno tiene que ser bien amable y cariñoso. Si ellos leen mi libro y descubren que les sirve, perfecto. Yo no quiero hacer segregación de personas, ni sentirme mejor que nadie, ni creo que el cristianismo sea señalar a los otros.

¿Qué tendría que pasar para que usted case a una pareja homosexual?
Con todo respeto, yo creo que una pareja de homosexuales debería estar amparada por el Estado en su relación. Lo que no creo es que pueda haber un matrimonio católico ahí, porque su naturaleza es que sea entre hombre y mujer, pero eso no significa que no se puedan casar de otras maneras. A mí me parece normal que los gais reclamen que el Estado les acepte y respalde sus derechos de pareja, porque me he encontrado con situaciones dolorosas donde una pareja gay ha compartido su vida durante treinta años y el dinero que el otro dejó al morir le corresponde a un familiar que nunca lo quiso y lo odiaron, pero yo como sacerdote no creo que pueda casarlos. Yo los aprecio y me parecen gente interesante y creo que son amados por Dios.

Linero

Durante 33 años fue miembro activo de la Iglesia católica.

Foto:

Pablo Salgado

¿Por qué le parecen interesantes los gais?
En que son seres humanos capaces de enfrentar una corriente, una manera de pensar, una manera cultural de ser, yo no estoy de acuerdo porque tengo una opción distinta, pero me parece valiente enfrentarse al mundo. Eso se los valoro.

¿Qué piensa de la legalización de las drogas?
Moralmente hay problemas muy serios para la legalización de las drogas, pero yo soy de los que se preguntan seriamente si es la solución. Yo he llegado a pensar que puede ser la solución, porque me parece injusto que se castigue tan duro la producción y con tanta suavidad el consumo, y he pensado que es un problema económico y como problema económico podría ser legalizado. Lo que pasa es que me atora el tema moral, el hecho de que dañe gente.

Pero el alcohol también daña gente…
Pero con menos intensidad. El bazuco te genera una adicción destructiva, aunque el alcohol también. Y si me preguntas, tampoco estoy de acuerdo con el alcohol. También creo que es una droga, por eso no tomo y no invito a un ron a nadie. Yo creo entonces que sí podría ser legalizada en algún momento.

¿Usted fuma?
Nunca. No sé fumar. El otro día intenté y casi me ahogo.

Juguemos a una situación hipotética. Usted viaja en el tiempo, es sacerdote en una iglesia en Austria y la mamá de Hitler le confiesa que quiere abortarlo. ¿Usted lo evitaría? ¿Existe alguna situación en la que usted justificaría el aborto?
Me niego al aborto cuando ya está formado el ser humano.

¿Y en caso de violación, por ejemplo?
Me niego también. Yo creo que hay que abrir otros espacios, respeto lo que dice la legislación colombiana y no pretendo que el país crea lo que creo yo como católico. Yo no voy a obligar a los otros a creer lo que yo creo como católico, pero yo como católico no acepto el aborto en ninguna situación.

¿Por quién ha votado usted?
Yo voté el año pasado por Petro para la presidencia. Yo, aunque valoro el trabajo de Uribe y Santos, no soy ni uribista ni santista y no voté por ninguno de los dos. Los he podido saludar, pero no hemos hablado nada más allá de algún acto público.

¿Le han hecho ofertas políticas?
Sí, en alguna época me hicieron propuestas para ser candidato a la Alcaldía de Barranquilla, pero está claro que no me siento preparado para ser alcalde. Tengo los votos, pero no las ideas, las claves ni los métodos. De pronto las ideas sí, pero el manejo no. Puedo terminar preso, termino ahí envuelto con unos manes que me envuelvan y termino en La Picota mientras otros quedan libres mamándose el ron.

Se ve muy activo sobre el tema de la Drummond en Twitter…
Es que me emputa, me genera ira que creamos que el desarrollo es enemigo del ecosistema. Yo sí creo que esas playas han sido afectadas por el carbón y yo he visto que a mí me ha quedado el tizne negro ese del carbón. Eso a mí me arde. Yo no estoy pidiendo que abandones el carbón, sino que busquemos unos métodos que no sean tan agresivos contra el medio. Ahí se han caído cualquier cantidad de toneladas de carbón. El método es demasiado primitivo, el cargue de carbón debe ser directo.

¿Benedicto XVI le pareció un buen papa?
A todo aquel que pueda renunciar al poder yo lo voy a amar y a admirar. Su santidad me genera un cariño y un gran aprecio, porque para renunciar a tanto poder se necesita ser demasiado libre. Yo amo a la gente libre. Yo había leído sus escritos, me parecían muy elocuentes, me parecía también que le hacía falta mucho carisma, esa proyección con la gente, pero ahora la botó de home run, porque la renuncia demostró que era un hombre libre.

¿Cómo le pareció el manejo del tema de la pederastia?
Fue claro, fue duro, dijo que no se le iba a permitir nada, tolerancia cero. Lo que pasa es que muchos de esos casos pertenecen a la historia, yo creo que a veces nos equivocamos ahí y tenemos que pedir perdón, no solo por los individuos que hicieron eso, sino que no manejamos eso como debió ser.

Linero

"Me mamé de cosas mías, de soledades, de cosas que no entiendo, me cansé y punto", fue una de las frases que dijo Alberto Linero cuando anunció su renuncia.

Foto:

Pablo Salgado

¿Cree que hay que hablar con las Farc? ¿Hay que poner la otra mejilla eternamente?
Creo que hay que hablar con todo el que hace violencia y convencerlo de que ese no es el camino. Yo no creo que las Farc sean el problema del país. Yo creo que el problema del país es la corrupción, la inequidad social en que vivimos y la manera facilista de ganarse la vida a través del narcotráfico. Yo creo que hay que cambiar esas condiciones, pero no significa que esté de acuerdo con las Farc. Con ellos hay que hablar y no se les puede permitir que hagan las locuras que hacen. Perdieron el rumbo. A mí me gustaba mucho el M-19, con ese discurso y esas acciones tan particulares, pero cuando yo veo las masacres y las locuras que hacen las Farc, veo que esa no es la revolución ni la búsqueda de equidad social. Hay que hablar con ellos y cambiar las condiciones que permiten que ellos existan.

¿Cree que la Iglesia en Colombia está preparada para los tiempos modernos?
Se debe fortalecer en que tenga un lenguaje que conecte mejor con el mundo emocional de las personas. Le falta creatividad para encontrar nuevos métodos de evangelización.

¿Qué cosas no le permite hacer la fama?
Gritar vulgaridades en el estadio cuando el árbitro comete un error, sentarme a escuchar una música bacana en un estadero sin tomar ron, ir a la playa a jugar al fútbol con mis sobrinos, ir a un centro comercial a divertirme. La fama es una tragedia. Los que quieren ser famosos no saben en que se meten.

Usted ha dicho que una persona deja de ser joven cuando deja de ser rebelde. ¿Acaso ser cura no es una renuncia a la rebeldía?
No, yo soy un cura que todavía me enfrento al sistema y a muchas cosas. Uno tiene que rebelarse contra uno mismo, contra las injusticias, contra muchas cosas, uno no puede dejar de ser rebelde.

No es un secreto que usted le genera mucho dinero al Minuto de Dios. ¿Qué negocios hacen basados en usted? ¿Cuánto dinero le genera usted al Minuto de Dios? ¿Cuánto le toca a usted?
Todos mis ingresos son para el Minuto de Dios y ellos me dan lo suficiente para que yo pueda vivir. Pero las conferencias, El man está vivo, todo eso es para el Minuto de Dios. Porque la gente dice “no joda, ese cura es un billetudo”, y no es así. Yo puedo tener un dinero de bolsillo de dos millones de pesos mensual y con eso vivo.

Muéstreme la billetera…
Vamos a ver cuánto tengo en la billetera. Cien mil… Doscientos… Doscientos treinta mil pesos en total. Cuatro billetes de cincuenta mil, uno de veinte y uno de diez. Que es bastante, porque la quincena se me acabó ayer. Yo soy de los que no llegaban a la quincena, porque trato de ser generoso, la única manera de que tenga dinero es regalándolo.


¿Usted da limosna en la calle?
Sí, tengo a veces hijos, personas mayores que me piden ayuda, pago el estudio de alguna persona que lo necesita, es decir, trato de colaborar.

¿Cuál es el mayor lujo material que quisiera darse en la vida? ¿Un yate? ¿Un Jaguar? ¿Un BMW?

Ver un partido del Barcelona contra el Real Madrid. Y me lo voy a dar. Ya se lo pedí a Dios y ese man me consiente full. O si no ahorro de las dos barras y comienzo a ahorrar hasta que lo consiga. Ya estuve en un Boca-River. Un yate no me llama la atención, un carro bacano tampoco, ropa bacana no me llama la atención. De pronto un viaje, también me gustaría ir a China, no a predicar sino a conocer y pasarla chévere.

Si por alguna razón renunciara a su vocación, ¿qué sería lo primero que haría?
Lo mismo que estoy haciendo hoy. Sería periodista y presentador, narraría fútbol de vez en cuando, daría clases, dictaría conferencias, lo mismo que hago hoy. Soy un man que hace lo que soñó hacer, entonces lo volvería a hacer.

¿No siente para nada que ser cura le limita sus aspiraciones?
Yo como cura he cantado goles del Unión Magdalena, he sido directivo del Unión, he bailado en un reality, a mí la Iglesia me ha permitido hacer todo.

POR SIMÓN POSADA
FOTOGRAFÍA PABLO SALGADO
REVISTA BOCAS
EDICIÓN 17 - MARZO 2013

Linero

Las confesiones sexuales del padre Linero.

Foto:

Revista BOCAS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.