Belisario Barajas Betancur (alias tres bes)

Belisario Barajas Betancur (alias tres bes)

Citas de Casas - Diciembre de 2018

Por: ALBERTO CASAS SANTAMARÍA
16 de diciembre 2018 , 05:00 a.m.

Así suscribía los mensajes enviados a la dirección “en su lugar gótico de la W”, para recordar el poema de mi padre, que recitábamos “al alimón” cada vez que nos encontrábamos, sin reparar que se tratara de una visita, de un pésame o de una reunión social o política. Él arrancaba: “Vespasiano Barajas peleó en Titumate”. Y yo le correspondía: “Y ganó dos trencillas por su arrojo titán”. Así, hasta terminar en coro: “Me llamo en todas partes Vespasiano Barajas / Soy feo y agresivo y muy conservador”.

Su amor apasionado por los libros lo convirtió en un sabio de la tribu. Se internó en los clásicos latinos y los griegos. Aprendió a leer cuando solo tenía cuatro años mientras su padre, un arriero bien plantado, cuidaba la mulada y sobre todo “a las muchachas de la fonda”. Tanto que, la cordillera central “estuvo poblada por parientes inéditos”.

El Presidente era una esmeralda, misteriosa pasta pegada a la tierra colombiana, de una autenticidad indiscutible. Creativo para criticar con humor sin dejar heridas, daba en el blanco con facilidad. “¿Cómo le va, candidato?”, le preguntó a López Michelsen, su excontendor. Y ya retirado Betancur de la Presidencia, López le respondió: “Muy bien, Peroncito”.

Para burlarse de mí se inventó la figura de “mi tía Anita”, y poner en boca de la distinguida hermana de mi padre palabrotas de grueso calibre que ella jamás habría usado para descalificar mis opiniones.

Con motivo de las elecciones para congreso en 1982, antesala de la elección presidencial, se armó un conflicto entre el candidato Betancur y el director de Caracol Radio, Yamid Amat. Belisario se quejaba de la forma tendenciosa con la cual la cadena de radio había interpretado el resultado de la jornada electoral y en consecuencia tomó la decisión de romper relaciones con la organización y por tanto no atender entrevistas.

En mi condición de belisarista y amigo personal y colega de Yamid, intervine ante ambos protagonistas para hacerles caer en cuenta del grave error en que estaban comprometidos. Después de muchas vueltas y revueltas, se logró concertar un encuentro en la residencia del candidato, el cual se produjo en medio de lamparazos abundantes acompañados de la grata explicación de las obras de arte y las ediciones de libros antiguos que desfilaban por el recorrido de la habitación de la familia Betancur.

Entrando en materia, Yamid (previo manotazo a la mesa) manifestó en tono solemne: “Mire, Dr. Betancur, si usted cree que yo estoy manipulando la información política, me retiro inmediatamente de la dirección de Caracol Radio”. A lo cual Belisario le replicó el tono sarcástico: “De manera, Yamid, que entonces en esta reunión, ¿el hijueputa soy yo?”. Risas a tutiplén y santo remedio, se recuperó la confianza.

Su obsesión: la búsqueda de la paz. El apoyo al presidente Santos fue definitivo en los momentos de mayor riesgo y dificultad. Le apostó todo al perfeccionamiento del proceso. No tenía dificultades para reconocer errores y se excusó del daño que hubiere podido causar con humildad. Con esa misma humildad buscó, en la compañía de importantes empresarios antioqueños, evitar el enfrentamiento entre los presidentes Uribe y Santos, lo que demuestra su empeño en las causas pérdidas.

Murió en olor de cultura. En sus venas los médicos encontraron las letras del abecedario. Por eso pidió que su velación se hiciera en la Academia de la Lengua, su hogar virtual. Carlos Caballero, el escritor y columnista estrella de EL TIEMPO, sostiene que Betancur comenzó a jugar con las palabras a los siete años, a sentirlas, a masajearlas, a interesarse por su origen y por su vecindad con el corazón, las plantas, los planetas y las realizaciones de la creación y de la mente humana.

Pacífico, probo, poeta, ponderado, plácido, paladín, pintor, puro, pedagogo, presidente, patriota, pensador, perfecto.


ALBERTO CASAS SANTAMARÍA
REVISTA BOCAS
EDICIÓN 81 - DICIEMBRE 2018

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.