Ministra de Hacienda

Ministra de Hacienda

Citas de Casas - Agosto de 2018.

Por: ALBERTO CASAS SANTAMARÍA
26 de agosto 2018 , 05:00 a.m.

La historia de los ministros de Hacienda tiene mucho que ver con la calificación del gobierno al cual pertenecieron, por aquello de que “es la economía, estúpido”.

Crecimiento, inflación, empleo, presupuesto equilibrado, ingresos y salarios, etc.

Repetir la cartera de Hacienda Pública es una proeza y también una tradición: Esteban Jaramillo, Francisco de Paula Pérez, José María Bernal (Chepe mijo), Abdón Espinosa Valderrama y Roberto Junguito son algunos de los valientes, como bien lo recordó en su siempre ajustada columna, el exministro Carlos Caballero Argáez, a propósito de la designación del ministro Alberto Carrasquilla.

No fue sino que se conociera su nombramiento para que le cayeran encima con múltiples reparos por haber dicho y hecho esto y lo otro, como titular de Hacienda en la primera administración de Álvaro Uribe Vélez. Pasar por ese despacho “sin romperse” es prácticamente imposible. De ahí el mérito de quienes, después de pasar por esa oficina que hizo famosa el ministro Esteban Jaramillo y del destacado desempeño en medio de tempestades para muchos insalvables, resultaran elegidos presidentes de la república.

El exministro Juan Camilo Restrepo, de sobrado talento y con méritos para haber alcanzado la Presidencia, en impecable prólogo de las memorias del doctor Jaramillo, dejó claro las razones para considerarlo el más famoso de los titulares de la cartera. No deben ser muchos los ministros de Hacienda que alcanzaron la jefatura del Estado. Recuerdo, por ahora, a los presidentes César Gaviria y Juan Manuel Santos.

Proteger la economía de las tentaciones de satisfacer pretensiones justas, pero sin recursos para financiar grandes obras y peticiones sindicales con amenazantes bloqueos y paros, es tarea de gigantes. Para no hablar de la estructuración de regímenes tributarios con los cuales atender los gastos del Estado, siempre crecientes y siempre insuficientes.

En términos de categorías de los ministerios, antes del de Hacienda y Crédito Público, como se le conoce en la nomenclatura oficial, están Gobierno, Relaciones Exteriores y Justicia, que es el de mayor peso en la organización del Estado.

Es razonable que el ministro Carrasquilla sea un ministro a término fijo, como lo fue su antecesor, el también muy empoderado hacendista y dobleteado ministro Roberto Junguito, primero en Hacienda del gobierno Uribe Vélez, quien solo duró pocos meses en el Palacio de San Agustín. Carrasquilla, quien fue su viceministro, lo reemplazó.

Al abandonar el ministro Carrasquilla sus actividades profesionales, para prestar el servicio patriótico de organizar las cuentas de la administración de Iván Duque Márquez, aumentar la base tributaria poniendo a declarar a quienes tengan ingresos superiores a un millón novecientos mil pesos mensuales, que hoy no tributan, es justo que su compromiso sea corto en el cuartel del Tesoro público. Si sale vivo, posreforma, quedará herniado. Además, sus críticos no cejarán esfuerzos para hacerle la vida imposible. Por supuesto que a él le sobra madera, entiéndase sabiduría, para enfrentar el chaparrón que le caerá encima; pero, digo yo, tarde o temprano le parecerá que “bueno es culantro pero no tanto”.

Es entonces el momento de aprovechar en este gobierno de mujeres inteligentes y patriotas que ha diseñado el presidente Duque, de ser el primer gobierno de Colombia con una ministra de Hacienda mujer. La exministra Cecilia López, brillante y peculiar dirigente, con pelo y pantalones bien puestos, se ha quejado en más de una ocasión de ese lunar machista del Estado colombiano. Este es el momento. Mejor, este es el gobierno, para quitarnos el “San Benito” de la prestigiosa y apreciada exministra bogocosteña, quien con razón reclama para las economistas de Colombia, el máximo trofeo de la preponderancia ministerial. Y así pasar a la historia, como el gobierno con primera vicepresidenta, con primera ministra del Interior, y ojalá: con primera ministra de Hacienda.


ALBERTO CASAS SANTAMARÍA
REVISTA BOCAS
EDICIÓN 77 - AGOSTO 2018

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.