Chris Hemsworth, el chico bueno de Hollywood

Chris Hemsworth, el chico bueno de Hollywood

BOCAS habló con la encarnación cinematográfica del dios mitológico nórdico Thor: Chris Hemsworth.

thor

El actor australiano es uno de los mejor pagados y queridos de Hollywood. 

Foto:

Fotograma de 'Thor: el mundo oscuro'.

Por: Mario Amaya
27 de octubre 2019 , 05:00 a.m.

Chris Hemsworth la está pasando muy bien en estos momentos. La estrella australiana de 36 años de edad acaba de aparecer en la lista de Forbes como uno de los actores mejor pagados de Hollywood, después de recaudar en el último año la asombrosa cantidad de 76,4 millones de dólares, tras el éxito de Avengers: Endgame, donde interpreta a Thor, el dios del trueno que posee un martillo encantado que le da habilidades superpoderosas.

Para llegar a donde se encuentra hoy, Hemsworth ha recorrido un largo camino desde sus modestos comienzos. “Yo recuerdo estar sentado viendo televisión con mis hermanos Luke y Liam los fines de semana y jugar a ser los superhéroes de los programas de los sábados en la mañana. Lo que nunca se me vino a la cabeza fue pensar que el destino me tenía preparada una vida alrededor de ellos, y menos de esta manera”, dice.

Y así, Hemsworth comenzó a actuar. Pero no solo por su amor al cine y la televisión, sino también porque estaba motivado por el deseo de ayudar financieramente a sus padres. “Cuando estaba en la escuela secundaria pensé que la manera más rápida de ayudarles era entrando a buscar oportunidades en series de televisión en Australia”, recuerda el actor. De esa forma obtuvo un papel recurrente en la telenovela Home And Away, desde 2004 hasta 2007, pero quiso buscar oportunidades viajando a Los Ángeles para conseguir papeles más sólidos en el cine.

Sin embargo, a pesar de su físico –alto, musculoso y excepcionalmente guapo–, no fue nada fácil. El actor, nacido el 11 de agosto de 1983, en Melbourne (Australia), no lograba los papeles por los que audicionaba, como sucedió en el 2009 con G.I. Joe: The Rise of the Cobra, que terminó siendo protagonizada por Channing Tatum, y el papel de Gambit, en las películas de X-Men, que fue interpretada por Taylor Kitsch. “En ese momento estaba frustrado porque no me salía ningún trabajo. Me estaba quedando sin dinero, pero si hubiera hecho cualquiera de esos personajes, no habría podido interpretar a Thor. Así es la vida”, comenta.

Pero la perseverancia y espera dieron resultado en el 2011, cuando Hemsworth consiguió el papel principal en la versión cinematográfica del héroe de cómic Thor. Fue allí cuando realmente flexionó sus músculos y se estableció como uno de los actores jóvenes más carismáticos y atractivos del momento. Tras dicha película, los estudios capitalizaron rápidamente su popularidad al lanzar el largometraje de terror The Cabin in the Woods (2012), coescrito por Joss Whedon. Irónicamente, fue Whedon quien más tarde dirigió a la estrella en la superproducción de superhéroes The Avengers, en el 2012, que reunió a Thor y otras películas de la franquicia de Marvel Studios.

Junto a su presencia como el superhéroe nórdico, Hemsworth se expandió con una gama de películas como el thriller Rush (2013), Blackhat (2015), y el drama de navegación de Ron Howard, In the Heart of the Sea (2015). También en dos películas de fantasía basadas en cuentos de hadas: Blancanieves y el cazador (2012) y El cazador: la guerra de invierno (2016). Además, en películas de guerra, como 12 Strong (2018), y de cine noir, como Bad Times at the El Royale (2018). Y más recientemente en Men in Black: International (2019). Tan talentoso como guapo, Hemsworth se convirtió, sin duda, en uno de los chicos preferidos de
Hollywood, si no es el más.

Ahora, el actor está disfrutando de un receso en su activa carrera en Hollywood para interpretar el papel más importante de su vida: el de esposo y padre de familia. “Tras Avengers: Endgame y Men In Black: International, decidí dejar Hollywood durante unos meses porque quiero tener tiempo libre para mi familia”, explica.

Me siento cómodo en casa porque allí la gente está un poco hastiada de mí, lo cual es agradable

Hemsworth, que vive en Byron Bay (Australia) con su esposa, Elsa Pataky, y su hija India, de siete años, y sus gemelos Tristan y Sasha, de cinco, dice que no hay trabajo ni dinero que valgan sin poder disfrutar de sus seres queridos. “Ahora quise dejar el trabajo, tomarme los próximos seis meses y tener tiempo con los niños y Elsa, donde solo voy a preparar almuerzos y dejar a los niños en la escuela. En abril y mayo tuve un momento en el que me puse a pensar: bueno, ¿tras esto qué sigue?. Y luego pensé: no, ese es el problema. Si sigo mirando hacia adelante y no disfruto este momento, simplemente me voy a perder de ver crecer a mis hijos.

Conversamos con el mismísimo Thor en su último día antes de terminar sus obligaciones de promoción para Men in Black: International, en la isla de Bali, en Indonesia.

¿Cómo le ha parecido Indonesia para hablar de su vida?
No hay mejor lugar para poder abrirme a las cámaras y micrófonos. Este es un vuelo de cinco horas desde Australia, y ya he estado aquí cuatro o cinco veces antes en viajes de surf. También me casé aquí, en una pequeña isla llamada Sumba, justo en un lugar llamado Nihiwatu, que es un pequeño complejo ecológico. Es genial. Entonces, amo este lugar, y aprendí algo de indonesio en la escuela primaria y secundaria. Cuando digo que “aprendí”, eso es casi tan impresionante como mi español, lo cual es muy malo. [Risas].

Desde que es una celebridad y reconocido en todas partes del mundo, ¿dónde se siente más cómodo? ¿En Estados Unidos, Europa o Australia?
Me siento cómodo en casa porque allí la gente está un poco hastiada de mí, lo cual es agradable. En los lugares que no visito a menudo, tiendo a recibir un poco más de atención, lo que puede ser estresante. Entonces sí, en casa es donde está el corazón y donde me siento más cómodo.

Usted lleva un matrimonio realmente fuerte con Elsa Pataky. ¿Cuáles son las cosas que los hacen enojar el uno al otro?
Ir a giras de prensa [risas]. Bueno, quiero decir, siempre está tratando de encontrar el equilibrio entre trabajar y estar con la familia. No diría que le moleste, pero creo que es un desafío para cualquiera en este tipo de negocio, en el que se tiene que viajar tanto. ¿Qué le molesta de mí? Ya ves, tienes que preguntarle. Si ella está escuchando, nada me molesta de ella [risas]. La verdad, debo asegurarme de que haya un lugar para mí en la cama cuando regreso a casa luego de haber surfeado un poco más de la cuenta. Sin embargo, generalmente es debido al tráfico [risas].

¿Qué es lo vital para que se mantenga la armonía en una carrera como esta que exige tanto tiempo?
Ambos tenemos un gran entusiasmo por las cosas en las que creemos. Hemos estado construyendo una casa por un tiempo, y eso siempre es divertido. Creo que la gran mayoría de los divorcios ocurren durante el proceso de construcción de una casa, y estoy agradecido de haber sobrevivido. Ha sido interesante decidir sobre grifería, sofás y cosas que nunca pensé que me molestaría por eso, y, por alguna razón, ocurrió. Ella es perfecta.

¿Cuán difícil es para ustedes como actores cuando tienen niños en la escuela?
Tuvimos suerte de que todo haya caído en una secuencia en la que trabajamos al mismo tiempo por un gran negocio. Quiero decir, de vez en cuando hay un crossover, pero en su mayor parte hemos podido gestionarlo. Sin embargo, cuanto más crecen es más complicado. Mi enfoque se centra más en si puedo filmar en casa y si puedo hacer que algún proyecto se filme en Australia, en lugar de en varios sitios del mundo, más ahora que los niños definitivamente están radicados allí en Byron Bay. Entonces, no lo sé. Quiero decir, ninguna persona de la industria y con hijos, con los que he hablado, tiene una especie de respuesta corta y simple. Es una especie de evaluación y reevaluación continua, y una especie de reorganización.

¿Cómo fue volver a Australia tras vivir un buen tiempo en Hollywood?
A los dos nos encanta porque llegamos a un punto en el que no necesitábamos estar tanto en Los Ángeles para reuniones y, de todos modos, gran parte de nuestro trabajo estaba en otro lugar, así que quería que mis hijos experimentaran la manera como yo crecí y, como dije, a Elsa también le encantó, y fue una transición muy fácil. Hablamos de vivir en Melbourne, pero a ella no le gusta vivir en un clima más frío, así que eso nos llevó más al norte. Pero es indudablemente la mejor decisión que tomamos y, como dije, aún paso mucho tiempo en Los Ángeles, y me encanta cuando voy, pero en cuanto a dónde está mi hogar, es donde crecí. Y esa fue mi primera opción en cuanto a lo que quería hacer una vez que tuviéramos hijos.

No me siento muy diferente en una película más grande o una película más pequeña, porque le aplico el mismo tipo de actitud, ética de trabajo y principios

Y los niños se han acoplado a ese estilo de vida…
Sí, a ellos les encanta donde sea que estemos, donde tengan amigos y puedan jugar al aire libre. Los hijos de mi hermano Luke son muy cercanos a mis hijos, pero creo que es el estilo de vida que tenemos allí, vivimos en una playa y tenemos una especie de granja con animales y estamos al aire libre el noventa por ciento del tiempo. Así creo que ellos son extremadamente felices, tanto como nosotros.

¿Fue amor a primera vista cuando conoció a Elsa?

Claro que lo fue. Y lo sigue siendo, sí, cada semana encuentro algo diferente que me encanta de ella. Entonces, el amor que sentí por ella al conocerla, al tener a nuestro primer hijo y tener más hijos, y así sucesivamente, continúa creciendo, lo cual es lo mejor.

¿Tuvo la sensación de que la conocía desde hace mucho tiempo?
Sí, sin duda creo que había una familiaridad. Yo había estado en relaciones anteriores donde había esa constante de tener que convencerse de una u otra forma, y analizar y cuestionar si algo tenía sentido para los dos; pero con Elsa fue simplemente fluido, un sentimiento que ninguno de nosotros había tenido antes. Pero, como siempre, hay que trabajar constantemente, pero de la mejor manera. Eso es parte de la diversión, creo, encontrar cosas nuevas el uno del otro o desafiarse mutuamente de la manera correcta.

Es interesante que tenga dos hermanos y sean actores. ¿Hablan entre ustedes mismos, comparan notas y se ayudan cuando llegan proyectos para ensayar?
Mi hermano mayor, Luke, comenzó a actuar justo cuando estaba terminando la escuela secundaria y luego me animó a entrar. Liam es el más joven y también lo siguió. Y sí, todos nos damos consejos diferentes a veces, leemos los guiones de los demás, nos retroalimentamos mutuamente y siempre estamos llenos de apoyo. Probablemente sean mi caja de resonancia más honesta en lo que respecta a las opiniones. Respeto lo que dicen y espero sus opiniones sobre los guiones, los roles o películas que he hecho.

¿Y en cuanto a que tenga sobre sus hombros a un personaje como Thor?
Sí, como cualquier persona, amigos o hermanos, a veces ofreces consejos, pero no diría que es necesariamente más específico para el tipo individual de personajes o guiones, sino más bien como consejo general de la carrera. Y eso porque también ha variado mi viaje, y los viajes de ellos también han sido muy diferentes. Desearía tener una receta sobre cómo funcionan las cosas, pero estás adivinando constantemente. Así que creo que se trata más de alentar y todos tenemos la misma actitud sobre la elección de roles a los que realmente respondemos, creemos que podemos hacer algo diferente y creemos que es desafiante, y luego trabajar con personas de las que también puedes aprender. A lo largo de los años, creo que eso ha sido lo más importante para mí, asegurarme de estar rodeado de personas que siento que pueden enseñarme algo y con las que puedo crecer.

Para mí, este negocio y la actuación siempre fueron algo por lo que me sentiría genial y luego terrible. Especialmente cuando me metí en esto por primera vez

¿Hollywood mejoró su relación como hermanos o, al contrario, es más simplemente una relación comercial? ¿O los ha acercado el hecho de estar en el mismo negocio?
Siempre hemos sido increíblemente cercanos, y creo que, si hubiéramos elegido otra línea de trabajo, estaríamos igualmente cercanos. Simplemente esto es donde hemos aterrizado, por lo que obviamente hay un terreno común en cuáles son los temas de conversación y experiencias comunes, pero no diría que nos ha separado o unido, siempre hemos estado muy unidos los tres como familia.

Entonces, ¿nada de rivalidades?
Sí las hay, como cualquier familia con hermanos, que es de una manera divertida y positiva. Pero me refiero a una rivalidad que no tiene que ver con este tipo de línea de trabajo del mundo artístico, es más que todo rivalidad al practicar deportes o jugar a las cartas o lo que sea, no va mucho más allá de eso. En realidad nos apoyamos entre nosotros increíblemente.

¿Tiene alguna inseguridad a algo?
No lo sé. Quiero decir que me he establecido objetivos diferentes y, para mí, este negocio y la actuación siempre fueron algo por lo que me sentiría genial y luego terrible. Especialmente cuando me metí en esto por primera vez. Simplemente estar en el set te pone increíblemente nervioso e incómodo. Luego aprendes diferentes maneras de motivarte para que pienses que estás bien y llegas a un punto y te va bien. Igual creo que el miedo o la ansiedad también ofrecen algo de humildad y es un acceso hacia una audiencia, porque si te sientes completamente cómodo, entonces creo que te cierras y no es tan fácil para una audiencia querer apoyar a un personaje así. Recuerdo que una entrenadora de actuación también me dijo eso: que la vulnerabilidad es accesibilidad, que es buena y que debes aferrarte a ella. Así que creo que, sin duda, es un equilibrio, porque demasiado de cualquiera de los dos es negativo.

¿Cuánto tienes que lidiar con efectos especiales? ¿Eso es una ayuda o un desafío?
A veces es complicado cuando estás en un gran escenario verde y no hay conjuntos prácticos para interactuar. Creo que Taika en Thor: Ragnarok tenía un objetivo bastante fuerte para hacer tantos sets como pudiéramos, rodar afuera y usar iluminación natural, etc. Por lo tanto, se sentía un poco más orgánico de lo que se pueden sentir estas películas, como las de Avengers. Es desafiante a veces, ciertamente. Luego, cuando uno ve las películas, los sets cobran vida en esos mundos creados más allá de mi participación, en los que antes no tenía idea de cómo se verían los edificios o los monstruos con los que estábamos luchando. Luego aparecen y verlos es alucinante, así que soy un fanático de ese proceso y de lo que el departamento de efectos digitales y el equipo pueden construir, que solo mejora nuestra posición y nos hace ver mejor, creo [risas]. Yo agradezco todo el apoyo que podemos obtener de esas tecnologías.

¿Entonces, no ve la tecnología como una amenaza para los actores?

No, porque con los efectos especiales se puede hacer y lograr lo que quieran, pero si las personas, una audiencia, no se relacionan con la historia o sienten algo por los personajes, entonces no hay efecto especial que valga, Pero, personalmente, en cuanto al tipo de viaje y proceso creativo, no me siento muy diferente en una película más grande o una película más pequeña, porque le aplico el mismo tipo de actitud, ética de trabajo y principios.

Siempre es divertido verlo combatir a extraterrestres en películas, como en Men in Black: International o incluso en las de los Avengers, con Thor. Pero filosóficamente hablando, ¿qué piensa sobre la vida en otros planetas, de formas inteligentes fuera de la Tierra? ¿Alguna vez ha pensado realmente en ello?
Sí, claro, me refiero a cuando era niño en particular, solo mirando libros acerca del universo, mirando otros planetas y luego dándome cuenta, o tratando de comprender la idea de qué hay más allá de lo que podemos ver. La incapacidad de resumirlo siempre me dejó un poco perplejo, igualmente emocionado y también intimidado, creo. Y no por el hecho de que haya extraterrestres por ahí en sí, sino por lo desconocido y no tener una respuesta concreta a ello. Siempre quise que alguien me diera una respuesta, no podía mirar a mis padres y hacer que dijeran: “Oh, bueno, ya sabes, esto es lo que está ahí afuera”. Y me encanta que, a medida que envejezco, me gusta disfrutar de este tipo de fantasía de lo que está más allá de nuestro alcance y la capacidad de comprender o ver. Creo que es fascinante.

¿Cuál ha sido el encuentro más significativo con sus fans?
Me han enviado algunos correos interesantes de admiradores. A veces me envían regalos. Hace poco me enviaron una camisa, lo cual estuvo bien, pero era usada [risas], y tenía un olor muy familiar, una especie de olor corporal. La lavé y ahora la llevo puesta, como puedes ver, perfectamente ajustada. Entonces, he tenido mucha suerte. La mayoría de los contactos con admiradores han sido bastante positivos. Y lo de la camisa, es verdad.

POR MARIO AMAYA
REVISTA BOCAS
EDICIÓN 90. OCTUBRE - NOVIEMBRE DEL 2019

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.