Carta abierta a los pederastas

Carta abierta a los pederastas

Desde BOCAS le dirigimos estas palabras a los abusadores sexuales de los niños. 

27 de agosto 2018 , 10:12 a.m.

Abusar sexualmente de un niño es un crimen atroz, venga de donde venga: de la familia de la víctima, del clero, de los actores violentos de este país –guerrillas, paramilitares, bandas criminales, etc–, o de donde sea. Todos deben pagar y por encima de cualquier consideración política o religiosa se deben defender los derechos de los niños.

Luego de conocer el más reciente escándalo de la Iglesia católica sobre los abusos sexuales a más de mil menores de edad por parte de 300 religiosos durante setenta años en Pensilvania; luego de saber que este año en Colombia los delitos sexuales contra niños aumentaron en un 22 % y luego de enterarnos de la más reciente decisión de la Corte Constitucional de incluir en la JEP los crímenes sexuales perpetuados en los más de 50 años de conflicto interno del país, a ustedes, los culpables, queremos recordarles el daño irreparable que han hecho y sus consecuencias.

Primero que todo, sepan que abusar sexualmente de un niño o niña trae graves secuelas a sus víctimas –que cargan durante años y que llevarán en su adultez–, como son la ansiedad, el consumo de sustancias psicoactivas y los desórdenes depresivos y autolesivos.

Según informes de Medicina Legal, 2017 fue el año en el que más se registraron delitos sexuales en el país: 23.798 casos en total, de los cuales 20.663 (el 86,83 %) fueron en contra menores de 18 años. Los más afectados: los niños y adolescentes de entre 10 y 14 años (9.788 casos), en su mayoría niñas.

Por esos informes sabemos que ustedes, abusadores, están en todas partes y que se esconden principalmente bajo los roles de padrastro, vecino, padre, primo y tío (incluidas mujeres), figuras en las que cualquier niño pensaría encontrar protección. Pero no. Los monstruos están en casa. De hecho, en la propia vivienda, en el 2017, se cometieron el 76 % de los delitos. En octubre del año pasado, en Antioquia, una niña de 14 años fue abusada constante-mente por su papá, su abuelo y su tío.

Según datos de la Fiscalía General de la Nación, en los últimos doce años se registraron casi 4.000 denuncias por delitos sexuales contra niños en internet.

Uno de ustedes, violadores, Juan Carlos Sánchez, más conocido como “El lobo feroz”, fue capturado a comienzos de este año por abusar de casi 300 menores de edad, sobre todo en Barranquilla, y venderle los videos de sus víctimas a pederastas en México.

En los más de 50 años de conflicto interno del país, ustedes también dejaron víctimas sexuales. Al interior de las Farc, la Fiscalía ha logrado documentar 232 casos de menores abusados. Por eso nos sorprende la decisión que se tomó hace unos días en el país: castigar a los violadores de niños al interior de las Farc con las penas alternativas de la JEP y no con las penas del código penal colombiano.

Tampoco podemos obviar lo que los religiosos pederastas han hecho en Colombia por décadas. Solo una investigación liderada por La W, reveló 17 casos recientes de pederastia en los que estuvieron involucrados sacerdotes de la Arquidiócesis de Medellín. Es el caso del padre Roberto Cadavid, quien a pesar de haber sido expulsado de la iglesia en 2012 por múltiples abusos sexuales, terminó celebrando misas en Estados Unidos por recomendación del arzobispo de Medellín, monseñor Ricardo Tobón.

Pero, ¡atención, abusadores con sotana! Algo está cambiando y ya no podrán seguir encubriéndose los unos a los otros, como lo dejó ver el ejemplo en Chile. El sacerdote Fernando Karadima, acusado de pedofilia entre los años 1980 y 1990, fue encubierto sistemáticamente por su iglesia. Sin embargo, el papa Francisco, cuando conoció las evidencias, presionó a los involucrados y 34 obispos chilenos presentaron su renuncia en mayo de este año.

Y hoy, en Estados Unidos, todo es aún más demoledor. Un gran jurado de Estados Unidos presentó un informe en el que documentó siete décadas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos en el estado de Pensilva-nia. En más de 1.300 páginas, identificaron a más de 1.000 menores que fueron abusados o violados por parte de 300 sacerdotes desde 1940. Y se vienen los juicios.

Pero es muy lamentable saber que todo ha sido tapadera, incluso desde lo económico. Según la ONG Bishop Accountability, desde de que empezaron las denuncias por pedofilia, la Iglesia católica estadounidense ha gastado más de 3.000 millones de dólares para llegar a acuerdos con las víctimas.

Nuestro país también está tomando cartas en el asunto. No solo el Código Penal colombiano castiga el abuso carnal a menor de 14 años con penas entre 12 y 20 años de cárcel, sino que el presidente Iván Duque tuvo durante su campaña presidencial la iniciativa de proponer la cadena perpetua, que no estaría nada mal para que este crimen infame disminuya.

Importante recordarles a los profanadores que India, un país que como pocos ha sufrido ese mal, se acabó de sumar a otros 15 países que aprueban la pena de muerte para violadores de niños.

Líderes de la cultura mundial se han puesto la camiseta de la defensa de los niños abusados. Es el caso del pianista inglés James Rhodes, violado por su profesor, quien, después del impacto de su libro Instrumental, se convirtió en uno de los máximos activistas a la hora de presionar a los gobiernos del primer mundo, para que endurezcan las leyes contra este flagelo.

Desde el 2016, los menores cuentan con la línea 141, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, donde pueden denunciar cualquier acto de violencia infantil, así no existan testigos y, para los delitos que ocurren en internet, está el sitio web www.TeProtejo.org, para denunciar casos de pornografía infantil, ciberacoso o explotación sexual de menores.


REVISTA BOCAS
EDICIÓN 77 - AGOSTO 2018

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.