Secciones
Síguenos en:
LEISHMANIOSIS, EN LAS CIUDADES

LEISHMANIOSIS, EN LAS CIUDADES

La leishmaniosis, una enfermedad tropical que años atrás atacaba especialmente a soldados, guerrilleros y habitantes de zonas selváticas, llegó a las ciudades.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de junio 2003 , 12:00 a. m.

La leishmaniosis, una enfermedad tropical que años atrás atacaba especialmente a soldados, guerrilleros y habitantes de zonas selváticas, llegó a las ciudades.

Los investigadores de la Universidad de Antioquia han encontrado que este mal, que se transmite a través de la picadura del mosquito Lutzomyia, infecta ahora a las personas en el interior de las viviendas en zonas rurales y en ciudades como Bucaramanga, La Dorada, Sincelejo y Villeta. El mosquito también se ha encontrado en Medellín.

Según Iván Darío Vélez Bernal, director del Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales (Pecet) de ese centro educativo, la llegada del mal a estos importantes centros urbanos se debe, entre otras razones, a cambios climáticos y a los efectos del conflicto armado, que obliga a la migración de la población afectada y disminuye el control sanitario.

Aunque hace varios años se viene detectando el mosquito en estas zonas, en los últimos meses se han encontrado con mayor frecuencia.

Entre 1998 y el 2000 la Secretaría de Salud de Santander reportó 125 casos de leishmaniosis en Bucaramanga. En 1997 se detectó en un niño de Villeta (Cundinamarca) y se encontraron los mosquitos en su casa. El año pasado encontramos cinco casos de leishmaniosis en Sincelejo , dijo el especialista.

Agregó que hace tres años capturaron el transmisor de un tipo de leishmaniosis en regiones rurales del Casanare y el año pasado en un área suburbana de La Dorada (Caldas), donde se pensaba que no había.

Para Vélez, quien con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud realiza la fase experimental final de una vacuna contra la enfermedad, la situación es preocupante porque según estadísticas del Ministerio de Salud, que considera erradas, estaría disminuyendo.

Un documento del Ministerio de Salud en 1996 habla de 7.000 casos en el país y en el 2001 de cerca de 1.600, lo que indica que estaría bajando, pero no es así. Incluso en un editorial del Ministerio de Salud se cuestionan si actualmente la leishmaniosis es un problema de salud pública , dice.

Sostiene que la disminución en casos se explica porque en las guerras los promotores de salud y médicos no pueden ir a regiones apartadas a visitar pacientes y a hacer campañas de control y de educación, por lo que no se atienden ni reportan los enfermos.

La situación es más complicada de lo que parece si se tiene en cuenta que cuando los enfermos llegan a un lugar donde la enfermedad no es conocida, es muy probable que el médico no la reconozca y no tengan el medicamento para tratarla, pues el Ministerio de Salud la envía solo donde hay reportes de casos.

Esto es un problema de salud pública grave. Por la lejanía de los hospitales la gente busca a los brujos y tratamientos que empeoran la enfermedad. Hay que capacitar a los médicos y lograr que vayan a las zonas rurales a buscar los casos, a educar a la comunidad y a tratar a los enfermos , puntualiza Vélez.

FOTO/Archivo particular.

Habitantes de zonas urbanas ya han sido picados por el mosquito.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.