Secciones
Síguenos en:
ICARO POR UNA HORA

ICARO POR UNA HORA

Con la vista fija en el horizonte buscamos entre las nubes algún pronóstico, cualquier indicio sobre cambios climáticos... La turbulencia es leve y todo parece indicar que continuará así algunas horas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Con la vista fija en el horizonte buscamos entre las nubes algún pronóstico, cualquier indicio sobre cambios climáticos... La turbulencia es leve y todo parece indicar que continuará así algunas horas.

Nos ponemos los cascos, el equipo de comunicaciones aéreas, los tapa oídos y las gafas que nos protegen del viento. Ajustamos los cinturones de seguridad y prendemos el motor del ultraliviano que tiene como destino el firmamento de Girardot.

Fransuá Noguera, un piloto con más de cinco años de experiencia, y yo, una novata de la aviación deportiva, nos elevamos 200 metros por encima del extenso valle de múltiples verdes.

Paseamos orondos en nuestra nave por ese infinito cielo azul y, durante media hora, sentimos que emulamos a los pioneros de la aviación, ya que nuestra travesía, en un rans S12 XL, la realizamos sin cabina que nos protegiera del sol o del viento para obtener una fotografía de las alturas.

Se trataba de todo un reto. Volar es una prueba de confianza en las capacidades del instructor de la Escuela de Aviación Deportiva del Club Colombiano y de fe, si el miedo a las alturas es una constante en la vida.

Una vez en tierra firme, en la pista Aerosport, el sueño de volar no solamente era una realidad, había terminado con ese mito del vértigo y ahora planear en las alturas se había convertido en una pasión, en un capricho que quería y debía repetir.

Ese día, escribí en mi bitácora otro renglón: un vuelo de media hora en trike o ícaro motorizado.

La sensación en ese planeador fue completamente nueva. El carrito alado , a diferencia del ultraliviano de tercera generación y de origen estadounidense, no se manejaba con una palanca de cambios.

El mecanismo para dirigir los trikes es una estructura tubular que sujeta el ala y que el piloto mueve de un lado a otro para obligar a la nave a saltar las nubes que producen turbulencia.

Y de nuevo, en la pista algo nuevo sucedió. Entendí que había realizado el sueño de volar, pero no había aprendido a volar sola. Y supe, entonces que de eso se ocupan los cursos que esta escuela de aviación deportiva ofrece a los verdaderos amantes de la aviación.

Escuela de Aviación Deportiva del Club Colombiano. Avenida 116 No. 30-57. Teléfono 2145780. Vuelo corto de inducción 35.000 pesos. Curso de piloto deportivo 4i 500.000 pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.