BLAIR, AZNAR, BERLUSCONI

BLAIR, AZNAR, BERLUSCONI

Según El Mundo de Madrid, el 74 por ciento de los españoles están en contra de la guerra norteamericana contra Irak. La consulta de La Vanguardia de Barcelona reveló que el 87,48 por ciento de los encuestados dice NO a la guerra. Tres millones de españoles se manifestaron en ambas ciudades para rechazar la aventura belicista de Bush, en la que lo acompañan Tony Blair, Josemari Aznar y Silvio Berlusconi.

20 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Según El Mundo de Madrid, el 74 por ciento de los españoles están en contra de la guerra norteamericana contra Irak. La consulta de La Vanguardia de Barcelona reveló que el 87,48 por ciento de los encuestados dice NO a la guerra. Tres millones de españoles se manifestaron en ambas ciudades para rechazar la aventura belicista de Bush, en la que lo acompañan Tony Blair, Josemari Aznar y Silvio Berlusconi.

Para justificar la incondicionalidad del apoyo, los primeros ministros de España, el Reino Unido e Italia recordaron hace algunas semanas que Estados Unidos de América había salvado a Europa del fascismo y del comunismo. Y los millones de muertos que los soviéticos pusieron para detener el avance imperial de Hitler? Y los millones de demócratas europeos que se alzaron contra fascismo y nazismo? Para los aliados de Bush, la historia se decidió desde fuera y no desde dentro.

Los firmantes del documento ningunearon el papel de sus respectivos pueblos en la lucha contra los totalitarismos de Berlín, Roma y Moscú. Desconocieron que el comunismo soviético no se derrumbó gracias a los misiles norteamericanos que ahora apuntan hacia Bagdad, sino gracias al descontento interno, los crímenes masivos, las purgas programadas y el fracaso de la economía, que prometió el paraíso de la igualdad y solo concedió riqueza y privilegios a la obediencia.

Cuando hablan del papel de Estados Unidos en la derrota del comunismo, fingen no haber leído la reflexión de André Malraux, causa interna y verdadera del colapso: Se empieza por no tolerar la crítica, después se elimina la autocrítica, después se eliminan las masas (...) . Pero los lambones de Londres, Madrid y Roma no quieren hacer historia sino pulir el estilo de la obediencia.

Tienen en cambio razón en lo que callan: los Estados Unidos de América triunfaron al imponer el modelo de sociedad que convirtió a antiguos agentes del KGB en mafiosos multimillonarios. Por obra y gracia del sacrosanto mercado, los planes quinquenales del comunismo fueron convertidos en una jauría más del capitalismo salvaje. De Rusia salen hoy las organizaciones criminales más feroces de Europa. Mientras tanto, la costurera imperialista cose con la Singer de las guerras el nuevo orden geopolítico del Báltico y pretende coser el nuevo orden de Oriente Medio y el Golfo Pérsico.

Sangre por petróleo , repetían las pancartas en las multitudinarias manifestaciones del fin de semana. Y en una despiadada caricatura, G. W. Bush se veía vestido y apretadito a las espaldas de Blair, con torso desnudo y expresión de éxtasis. Bush sodomizando a Blair, este a José María Aznar, el español a Berlusconi. El orden de los actores no altera el producto: eslabones de servidumbres amarrados al destino manifiesto de América.

Rompiendo y contradiciendo la tradición que vincula a España con los países árabes -del Magreb al Golfo Pérsico-, Aznar hace causa común con el cowboy de Washington. Pero resulta que la servidumbre voluntaria de Aznar contradice también la existencia del artículo 63.3 de la Constitución, según el cual España no puede entrar en guerra sin acuerdo previo de las Cortes Generales, a las que no ha consultado al manifestar su alianza con Washington.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.