Secciones
Síguenos en:
KUREISHI EL OPTIMISTA

KUREISHI EL OPTIMISTA

El novelista inglés Hanif Kureishi pertenece a esa generación de escritores ingleses que en la década del ochenta la crítica británica llamó el dream team, al lado de Julian Barnes y Ian McEwan. Kureishi, londinense como los buses rojos de dos pisos, aportaba la mirada exótica.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
07 de junio 2003 , 12:00 a. m.

El novelista inglés Hanif Kureishi pertenece a esa generación de escritores ingleses que en la década del ochenta la crítica británica llamó el dream team, al lado de Julian Barnes y Ian McEwan. Kureishi, londinense como los buses rojos de dos pisos, aportaba la mirada exótica.

Hijo de un funcionario de la embajada de Pakistán y de una inglesa, se crió en un entorno de clase media alta, alejado del olvidado y un poco sórdido que caracteriza a la mayoría de inmigrantes de la capital inglesa.

Sin embargo, esto no lo salvó de un profundo conflicto de identidad y del odio racial hacia los pakis. Sus primeros libros retoman su lucha por hacer valer su condición de londinense legítimo; su derecho a militar en las toldas punk de The Clash sin sentir temor por el tono oscuro de su piel.

Su mejor logro en este sentido fue la novela El buda de los suburbios. Luego vinieron otras novelas, como El álbum negro, que apuntaban a lo mismo. Para el cine escribió el guión de Mi pequeña lavandería, un texto por el cual alcanzó una candidatura al premio Oscar.

Pero, desde su elogiada novela breve, Intimidad, Kureishi parece haber resuelto sus problemas de tipo racial. Sus preocupaciones de ahora son las del londinense común y corriente, especialmente las relaciones de pareja.

El regalo de Gabriel, como se titula su relato más reciente, es la historia del hijo quinceañero de una pareja de artistas fracasados. Rex, el padre de Gabriel, fue un exitoso guitarrista de la banda de Lester Jones, un ídolo del glam rock, que 25 años después permanece vigente y actual. Su madre, Christina, fue la diseñadora de modas del grupo y también tuvo su momento de gloria cinco lustros atrás.

Gabriel, muchacho avispado, y de indiscutible talento, quiere hacer cine y se defiende muy bien como dibujante. Gracias a su inteligencia privilegiada se encarga de enrutar el destino perdido de sus progenitores.

El centro del relato sucede cuando Jones le regala un dibujo a Gabriel y sus padres declaran una guerra interna por quedarse con él. Un cuadro que como objeto de arte no vale gran cosa, pero que como fetiche de una estrella pop puede costar miles de libras.

Jones, personaje muy circunstancial en el desarrollo de la novela, aparece en el origen de la misma. Está inspirado en el cantante David Bowie, amigo personal del escritor.

Jones era el protagonista de un libro que los dos pensaban hacer. Kureishi aportaba el texto y Bowie los dibujos. Pero a Kureishi se le creció la idea y terminó convirtiéndose en una novela. Lo que sorprende en este texto es el optimismo del autor. Es una novela de final feliz. Todos contentos, todos tranquilos. Gabriel, el talentoso, manipula la situación y los adultos terminan satisfaciendo sus deseos. Una novela, muy cinematográfica, tal vez demasiado, con un reparto prácticamente cantado. Bowie, como Lester Jones, y Daniel Day-Lewis, quien se dio a conocer gracias a Mi pequeña lavandería, devolvería el favor a Kureishi como el fracasado Rex.

El regalo de Gabriel.

Hanif Kureishi.

Anagrama.

254 pags

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.