EL FÚTBOL SE PUSO DE RUANA A TUNJA

EL FÚTBOL SE PUSO DE RUANA A TUNJA

El mito desapareció. El estadio más grande del mundo tuvo un lleno a reventar. Entre banderas, aplausos, gritos y bandas papayeras, el fútbol descubrió una afición inédita. Fue el debut de Boyacá en el campeonato de Primera B, por la Coca Concasa, que trajo el fútbol profesional por vez primera a la región el cual definitivamente caló.

11 de abril 1993 , 12:00 a.m.

Nadie sospechaba ni tenía en sus cuentas que el onceno Lanceros Boyacá pudiera convocar tanta afición como para llenar un escenario que no había logrado tal propósito.

El estadio de La Independencia de Tunja tiene una capacidad para aproximadamente 7.000 aficionados. Está dotado de camerinos, pista atlética de 400 metros, taquillas y en fin las principales exigencias para montar el espectáculo del fútbol.

Sin embargo, jamás se había llenado. Aquí jugaron la Selección Colombia juvenil recién regresó del Campeonato Suramericano cuando se descubrieron figuras como René Higuita, John Jairo Tréllez y John Edison Castaño.

Por la misma gramilla desfilaron los equipos profesionales de Millonarios y Santa Fe, encabezado por El Tren Valencia. La mayor asistencia fue con la presentación de Colombia. Se registró una entrada de 3.200 espectadores.

El estadio, construido hace 15 años, se había ganado la fama de ser el más grande del mundo , porque no había espectáculo capaz de llenarlo.

El pasado domingo, cuando hizo su debut en Tunja el equipo Lanceros, todos los pronósticos se fueron al suelo. La afición se fue al escenario para respaldar a su onceno y las graderías resultaron insuficientes para recibir a tanta gente.

La sabiduría popular explicaba que en Boyacá no había equipo de fútbol en razón a que los boyacenses no se habían puesto de acuerdo para el color de la ruana...

Esta vez la ruana fue reemplazada por un inmenso manto de color verde, blanco y rojo (los de la bandera del departamento), que cubrió el estadio y que definitivamente se puso de ruana la ciudad.

El ambiente era totalmente diferente. Tunja salió de las tediosas tardes de domingo, donde popularmente se dice, hasta un burro de aburre .

Había gente por todos lados. Chicos y grandes corrían hacia el estadio. De repente olas humanas comenzaron a girar por las tribunas del escenario en forma repetida. Daba por momentos la impresión de estar en uno de los templos del fútbol nacional o internacional. Se agitaban banderas.

Se lució, Lanceros se lució , gritaban al unísono millares de personas para premiar la actuación del conjunto que triunfó 1-0 ante el Ferroclub de Pereira.

Después, una caravana de vehículos recorrió las calles de la ciudad para dar la bienvenida al fútbol profesional y saludar el triunfo de su equipo.

Los vendedores de comestibles, que muy pocas veces asisten a fútbol, tuvieron el mejor domingo en toda su existencia. Los taxistas no paraban recogiendo y llevando aficionados de un lado a otro.

El colesterol que se expende en puestos de fritanga se agotó. Fue la tarde en que los tunjanos descubrieron por qué el fútbol es una gran pasión en otras ciudades.

El golazo lo hicieron el gobernador Alfonso Salamanca Llach y los gerentes de los institutos descentralizados, que con recursos oficiales respaldaron el equipo que en casa juega con la camiseta de Aguardiente Líder y fuera de su patio con la de la Lotería de Boyacá.

La afición de los municipios boyacenses tendrán cada quince días una cita obligada para seguir acompañando al equipo de la tierrita . Una cita a la cual han comenzado a asistir con gran agrado.

Nos sorprendió la cantidad de público y la alegría con que se siguió el partido , dijo Orlando Corredor Bernal, el presidente de la Liga de Fútbol de Boyacá y recientemente proclamado como el mejor dirigente deportivo de Boyacá en 1.992.

La gente decía en todas partes que con semejante frío, era muy difícil que en Tunja hubiera fútbol. Pero los boyacenses demostramos que con el tradicional calor humano, podemos suplir mucho. La mejor muestra es lo que acaba de pasar , dijo el gobernador Salamanca.

Como homenaje a los Lanceros de Rondón, los actuales se lanzan a librar su propia batalla, en busca de un mejor futuro futuro para el deporte regional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.