MADUROS PARA EL RETO

MADUROS PARA EL RETO

No serán los mejores pero tampoco serán los peoresfue la frase que expresó un dirigente de base del partido liberal, la noche del domingo 26 de octubre, para referirse al nuevo alcalde de Ibagué y nuevo gobernador.

04 de noviembre 2003 , 12:00 a.m.

Y es cierto. En algunos sectores de la ciudad y del departamento transcurridos casi 10 días del triunfo de Jorge García y Rubén Darío Rodríguez, los comentarios apuntan a hablar bien de los dos, sobre la gestión que emprenderán en menos de dos meses.

Tales comentarios de favorabilidad se enmarcan en la experiencia que ambos acumulan. Por ejemplo, hay quienes creen que el hecho de que Rubén Darío Rodríguez haya sido alcalde de la ciudad, podría ser prenda de garantía de que va a tratar de hacer lo mejor posible para acertar en su administración.

Puede que algunos no lo compartan, pero la edad con la que llega el nuevo alcalde a gobernar la ciudad podría ser una fortaleza. Los 52 años le dan la tranquilidad y la suficiente capacidad para lidiar semejante potro. Lo mismo ocurre con el gobernador Jorge García. A los 53 años de edad, llega al primer cargo del departamento después de haber amasado una vasta experiencia profesional y administrativa.

Menos errores Y muy seguramente tanto Rubén Darío Rodríguez como Jorge García Orjuela tendrán en sus mentes la claridad suficiente de que la época que les va a corresponder gobernar, no será fácil y por lo tanto todo el esfuerzo tendrán que dirigirlo a evitar las menos equivocaciones posibles. El reto que tienen enfrente es grande. Ibagué como la ciudad de mayor desempleo del país y el departamento fragmentado por la violencia, los obliga a que tienen que trabajar en equipo.

Son conscientes que llegan a administrar pobreza. Sin embargo contrario a lo que recibieron los actuales mandatarios, Guillermo Alfonso Jaramillo y Jorge Tulio Rodríguez, quienes encontraron unas administraciones con una contabilidad desordenada y las finanzas en estado crítico, en este aspecto le heredan a sus sucesores un norte expedito en materia financiera. Saber a quién le deben, cuánto le deben y lo que deben hacer para seguir cumpliendo el acuerdo de pago, es una valiosa herencia.

A continuación los lectores encontrarán, de acuerdo a un sondeo realizado con diversos sectores de la sociedad tolimense, los principales retos que tendrán que acometer el nuevo alcalde de Ibagué y el Gobernador.

Liderazgo El primer reto es hacerle notar a la sociedad en general, pero en especial a todos los sectores de la dirigencia, que la responsabilidad de encontrarle la solución a los problemas de la ciudad no es solo del alcalde. Es clave que la gente se quite de encima el prurito que el alcalde y el gobernador tienen que hacerlo todo y solos. Desde luego que se necesita que los dos gobernantes asuman el rol de líderes y que en ese sentido su poder de convocatoria se sienta. Los dos gozan de toda la legitimidad para hacerlo.

Empleo y energía Los dos grandes retos del alcalde Rubén Darío Rodríguez deberán estar enfocados a disminuir el desempleo y la solución a la crisis energética. En estos dos temas, el Alcalde y Gobernador tendrán que hacer una fuerte alianza. Si no hay solución del problema energético difícilmente se podrá reactivar el sector productivo.

A la hora de hacer convocatorias para buscar solución al desempleo es clave que el Gobernador electo y Alcalde electo de Ibagué entablen alianza con la clase empresarial que es la que genera riqueza.

Tránsito Ibagué por su tamaño debería ser un modelo en el servicio de transporte público. De acuerdo a estudios recientes está comprobado que en esta materia existe una sobreoferta de transporte. Este es un tema del cual se debe ocupar con responsabilidad el alcalde Rubén Darío Rodríguez. Es básico que a la Secretaría de Tránsito llegue una persona independiente de cualquier interés político. El mayor reto es acabar con la anarquía del tránsito en las calles ibaguereñas.

Vías La recuperación de la malla vial exige total compromiso para una solución efectiva. Aquí, lo mismo que en el tema de empleo y energía, se necesita una poderosa alianza. Lo primero que hay que determinar es cuánto vale recuperar las vías, pues se hablan de cifras exorbitantes, pero hay quienes plantean que con un trabajo de participación comunitaria se podrían abaratar los costos. Hay otra idea, la del alcalde actual y es la de cobrar una sobretasa de 1.000 pesos en los peajes de Gualanday y Alvarado. Se requiere con urgencia que se ponga en práctica una política de mantenimiento vial.

Cultura ciudadana Una de las quejas permanentes de algunos sectores de la ciudadanía es que los ibaguereños deben comprometerse más con la ciudad, demostrar mayor sentido de pertenencia. En entrevista concedida a Tolima 7 días, el alcalde electo Rubén Darío Rodríguez afirmó que emprendería una campaña en ese sentido.

Hasta el momento los programas de cultura ciudadana emprendidos en la administración de Carmen Inés Cruz y después por Jorge Tulio Rodríguez no han dado los resultados que se esperaban. Un tema preocupante es el caos vehicular que impera en la ciudad por falta de una política de educación hacia los conductores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.