LIQUIDACIÓN REVELA IRREGULARIDADES EN EPP

LIQUIDACIÓN REVELA IRREGULARIDADES EN EPP

El proceso de liquidación de las Empresas Públicas de Pereira (EPP) dejó al descubierto una serie de irregularidades en el manejo de los recursos de la entidad.

05 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

El proceso de liquidación de las Empresas Públicas de Pereira (EPP) dejó al descubierto una serie de irregularidades en el manejo de los recursos de la entidad.

Desorden, desgreño e irresponsabilidad fue lo que encontró María del Pilar Ospina, gerente liquidadora, al entregar el balance final del proceso.

En consecuencia, se abrirá investigación contra ocho personas involucradas en las irregularidades.

El proceso de liquidación, que tardó nueve meses, mostró cómo desde 1996 hasta el año 2000, los gerentes que pasaron por la entidad, no dejaron soportes contables ni recibos de pagos de nóminas.

También desapareció, según la evaluación de Ospina, buena parte de la contabilidad de la empresa.

En la averiguación se encontraron inconsistencias en la propiedad de bienes localizados en Pereira y el municipio de Dosquebradas, caballos y hasta documentos que reseñan el pago de una orquesta.

Las Empresas Públicas de Pereira comenzaron el proceso de constitución de las hoy nuevas empresas públicas (Telefónica, Agua, Energía, Aseo y Multiservicios) en 1997.

Para tal efecto, se contrató un estudio de factibilidad legal a cargo de la firma Arthur Andersen, por valor de 560 millones de pesos, que señaló cuál sería la mejor fórmula para la división de la empresa.

Según la investigación de Ospina, se determinó que los gerentes de turno no atendieron las sugerencias contempladas en el estudio en mención y se logró establecer que luego de este gasto vinieron otras consultorías. Una de ellas de 56 millones de pesos y otra de 116 millones de pesos.

Otras irregularidades.

Pero los vacíos no paran ahí. Por ser una entidad pública, las EPP debían presentar sus gastos al Concejo de la ciudad, lo que no se hizo en 1999, cuando el presidente de la Corporación era Benicio Zuluaga Pulgarín.

Otra irregularidad que arrojó la liquidación fue que durante un año no existió junta directiva de la empresa y las decisiones las adoptaron subalternos.

La falta de soportes originó la pérdida de 103 millones de pesos, lo que motivó a la administración municipal a instaurar una demanda ante la Fiscalía y el Tribunal Contencioso Administrativo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.