CONCIERTO DE MUERTE EN CLUB NOCTURNO

CONCIERTO DE MUERTE EN CLUB NOCTURNO

Un gran incendio causado por los fuegos artificiales usados en la presentación de un grupo de rock dejó por lo menos 86 muertos en un club nocturno de Rhode Island y otras 160 personas resultaron heridas, cuando el público aterrorizado se agolpó en la puerta principal.

22 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Un gran incendio causado por los fuegos artificiales usados en la presentación de un grupo de rock dejó por lo menos 86 muertos en un club nocturno de Rhode Island y otras 160 personas resultaron heridas, cuando el público aterrorizado se agolpó en la puerta principal.

El incidente se presentó dos días después de que otra conflagración, esta vez en un club nocturno de Chicago, acabó con la vida de 21 personas y dejó heridas a otras 30.

El incendio en el Club The Station estalló a las 11 de la noche del jueves durante un espectáculo de fuegos artificiales que acompañó la actuación del grupo de rock Great White. La conflagración se inició en el techo, arriba de la banda, dijo el jefe de bomberos Charles Hall.

Hall afirmó que el club había aprobado recientemente una inspección de seguridad, pero no tenía permiso para espectáculos pirotécnicos, al carecer de un sistema de aspersores.

Los propietarios de The Station dijeron, por su parte, que los fuegos artificiales fueron usados sin autorización.

Imágenes de video mostraron que el incendio comenzó tras el lanzamiento de fuegos pirotécnicos en el escenario en momentos en los que se inició el concierto.

Cuando el grupo emprendía su primera canción, varios de los 250 espectadores presentes creyeron que las llamas eran parte del espectáculo. Pero el fuego se propagó rápidamente al cielorraso, en unos pocos minutos, impulsando a la muchedumbre hacia la puerta de salida, según testimonios.

Se quemaron y asfixiaron (...) En algunos casos, la gente también se atropelló", señaló el responsable local de los bomberos, Charlie Hall, durante una conferencia de prensa.

El incendio fue dominado entre las tres y las cuatro de la madrugada, dijo Michael Simko, otro responsable de los bomberos.

La mayoría de los cadáveres se encontraron cerca de la entrada de la sala.

"Mucha gente estaba en ese lugar por primera vez y trataron de salir por donde habían entrado (...) sin pensar que había eventualmente otras salidas", señaló Hall, evocando el "pánico y el caos" de la evacuación.

Ironía del destino.

Brian Butler, periodista de una televisión local estaba en la discoteca registrando imágenes en el marco de una investigación sobre la seguridad de los clubes nocturnos tras la trágica estampida que causó 21 muertes el lunes pasado en Chicago, cuando se produjo el incendio.

"La sala se llenó rápidamente de un humo negro y espeso", no era un momento para celebrar sino para salir de allí, relató Butler.

Lisa Shea, que se salvó saltando por la ventana afirmó: "Me caí al suelo. La gente pasaba encima de mi espalda, de mi cabeza, me pisoteaba las rodillas, los brazos. Me dije que iba a morir ahí, pensé en mi madre. Hasta que escuché a un tipo decir: Por acá , me levanté para seguir el sonido de su voz".

FOTO/AP.

Al cierre de esta edición, el balance de muertos seguía en ascenso mientras los bomberos buscaban entre los escombros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.