PACIENTES RAJAN A EPS

PACIENTES RAJAN A EPS

Hace una década la Ley 100 o de seguridad social les dio vida a las Empresas Promotoras de Salud (EPS) para ponerles fin a los males de la época: colas desde las 4 de la mañana para obtener una cita médica o cirugía, mala atención, formulación de medicamentos que no existen en bodega... (VER CUADRO: CALIFICACIONES A LAS EPS)

26 de junio 2003 , 12:00 a.m.

Hace una década la Ley 100 o de seguridad social les dio vida a las Empresas Promotoras de Salud (EPS) para ponerles fin a los males de la época: colas desde las 4 de la mañana para obtener una cita médica o cirugía, mala atención, formulación de medicamentos que no existen en bodega...

(VER CUADRO: CALIFICACIONES A LAS EPS).

Pero, según encuesta realizada por la Defensoría del Pueblo -la más grande que se ha hecho en el sector-, el panorama no ha mejorado y algunas de las EPS parecen haberse contagiado de esos males que generaron la deserción de cientos de afiliados del agónico Instituto de los Seguros Sociales (ISS).

De acuerdo con los resultados de la encuesta -aplicada en Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Cúcuta, Pereira, Neiva, Villavicencio, Valledupar y Sincelejo a 3.586 usuarios cuando solicitaban el servicio- la calificación promedio en eficiencia de las 20 EPS existentes es de 6,18, sobre 10 puntos.

No obstante, la mayoría se rajó en temas neurálgicos como la atención de urgencias y la entrega de medicamentos.

La situación es tan dramática que tras entregar el informe al Gobierno, la Defensoría le advirtió: La atención en salud de la población no puede entregarse por entero a los azares del libre juego del mercado, sin que se preserven a favor de los usuarios ni siquiera los principios y componentes básicos del derecho a la salud .

Además, le recuerda que los reclamos relacionados con las deficiencias del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Sgsss) constituyen la segunda causa numérica de violación de derechos humanos en Colombia.

Tras cotejar los resultados y compararlos con los estándares internacionales que Colombia debe cumplir, ninguna EPS tuvo un grado de eficiencia superior al 80 por ciento.

Solo Compensar, Comfenalco Antioquia y Solsalud obtuvieron una calificación superior a 7. Las 12 siguientes en la lista -entre ellas Sanitas, Humana Vivir, Cruz Blanca, Coomeva y Salud Colmena- pasaron raspando.

Las 5 restantes quedaron por debajo de 5 sobre 10. El ISS y Cajanal, hoy en plan de ajuste, ocuparon los dos últimos lugares.

Calificaciones similares obtuvieron las 29 Administradoras del Régimen Subsidiado (ARS), encargadas de atender a los pacientes de escasos recursos económicos, cuyo costo lo cubre el Estado.

En esta área el promedio general alcanzó 5,7 sobre 10 y tan solo 6 de ellas lograron puntajes superiores a 6, entre ellas Susakawi y Pijaos Salud, que atienden a indígenas y, nuevamente, Comfenalco Antioquia.

Los dos últimos lugares fueron para Comfenalco Santander y Comfamiliar.

Debilidades.

Lo más preocupante para la Defensoría es la baja calificación dada a los servicios de urgencias y de entrega de medicamentos.

Urgencias se rajó con un 5,8. El 41 por ciento de los encuestados aseguró que en momentos críticos les fue negado el servicio o se lo demoraron injustificadamente.

Es más, la Defensoría denuncia que aseguradores se están inventando tecnicismos para no prestar este vital servicio.

Se da cuenta de la incorporación de refinamientos técnicos, considerados meras ambiguedades reglamentarias que tocan la esencia y sentido de la urgencia (como acepción de lo inaplazable), además de desconocer la precisión legal. Así, por ejemplo, se ha acuñado el término difuso urgencia vital .

En otras palabras, solo atienden a personas que a simple vista dejan ver que su vida está en peligro y muchas veces de acuerdo con el criterio de personal no calificado.

Adicionalmente, más de la tercera parte de los encuestados señaló que les practicaron las cirugías necesarias en tiempos más allá de lo racional.

A otros, incluso, se las negaron. Así se alimentan, en algunos casos, las llamadas listas de espera , fuente del represamiento quirúrgico, considerado una vulneración del derecho a la salud .

Sin remedio.

En cuanto al suministro de medicamentos se detectó que de cada 100 pacientes, 47 manifestaron haber tenido problemas en su entrega, bien porque no los recibieron o les dieron solo una parte o porque las drogas no estaban cobijadas por el POS.

Esta situación induce al agravamiento de las enfermedades, a la intensificación y progresión del sufrimiento, y afecta los costos de la canasta médica familiar al incrementar los gastos del bolsillo, pues el paciente no puede sincronizar sus dolores, sus molestias o los esfuerzos para la recuperación de su salud a la arbitrariedad administrativa en la entrega de medicamentos .

En esta materia, siete EPS obtuvieron calificaciones inferiores a 6, llevando la peor parte Salud Colpatria, Cajanal y el ISS.

Otros cuellos de botella del sistema de salud los constituyen la imposibilidad de escoger médicos, clínicas y laboratorios, como lo contempla la ley; la falta de información sobre la red de servicios y la mínima divulgación de los derechos del usuario.

No lograron superar siquiera la línea de satisfacción mínima . En estos aspectos, las calificaciones no alcanzaron el 4.

También califica de pobres los programas de promoción de la salud y prevención de las enfermedades que tienen que desarrollar las empresas de salud, pese a que en el solo año 2001 las EPS contaban con recursos para estos planes por un monto superior a los 160 mil millones de pesos.

En cuanto a la calificación por ciudades, el estudio demuestra que, contrario a lo que ocurre con la cobertura de servicios públicos, la mejor atención en materia de salud no se presta en las grandes urbes sino en las ciudades intermedias.

Neiva, Pereira, Valledupar, Cúcuta, Barranquilla y Villavicencio están por encima de Bogotá, Cali y Medellín, que ni siquiera alcanzan la mínima calificación aceptable.

En conclusión, el estudio señala que aunque es justo reconocer que el grado de satisfacción general de los usuarios es destacable, con un 7,3, la realidad indica que no se ha empezado a dar cumplimiento cabal a los soportes teóricos del modelo económico y social con el que se impulsó el actual sistema de salud.

FICHA TECNICA.

Se procedió a la elaboración de las preguntas de la encuesta aplicada a un grupo representativo de usuarios (3.586) mayores de 18 años, que solicitaban servicios en la sede de autorizaciones de entidades aseguradoras de salud.

Las indagaciones se efectuaron en Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Cúcuta, Pereira, Neiva, Villavicencio, Valledupar y Sincelejo, entre los días 21 de septiembre de 2002 y 4 de febrero de 2003.

La encuesta, que partió de un muestreo aleatorio estratificado con asignación proporcional , evidenció un nivel de confianza del 95 por ciento y un margen de error del 1,8 por ciento.

Mediante procedimientos estadísticos, la calificación se llevó a una escala de 0 a 10.

FOTO.

Eduardo Cifuentes, Defensor del Pueblo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.