EL ASTRONAUTA DE RESPALDO

EL ASTRONAUTA DE RESPALDO

A finales de 1997, la Fuerza Aérea de Israel escogió a dos de sus miembros para participar en el programa espacial de la Nasa.

24 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

A finales de 1997, la Fuerza Aérea de Israel escogió a dos de sus miembros para participar en el programa espacial de la Nasa.

Uno de ellos, Ilan Ramon, estaba destinado a ser el primer astronauta de su país, pero lamentablemente fue escogido para la misión que finalizó con la desintegración del Columbia, el pasado primero de febrero.

El otro, Itzjak Mayo, sería el astronauta de respaldo o de apoyo, en caso de que Ramon tuviera algún inconveniente.

Copiloto activo hasta hace un año y hoy reservista, Mayo voló en todos los aviones utilizados por Israel, en el Centro de Vuelos experimentales de la Fuerza.

Aunque no descarta la posibilidad de ser el próximo israelí que vuele al espacio, cree que es prematuro hablar del tema. De hecho, todavía tiene dificultades para captar lo que sucedió con el Columbia.

Luego de ver las imágenes del accidente, qué cree que sucedió con el transbordador?.

A mí me chocó en cierta medida el hecho que cinco minutos después de la tragedia la gente ya empezó a hablar de fallas y cosas que anduvieron mal. No dieron chance ni tiempo de estudiar la situación.

Hay que dar a la Nasa el respeto necesario para que puedan ocuparse del tema e investigar lo sucedido. No hay que apresurarse a sacar conclusiones. Sé que hay mucha gente que habla porque no carga con ninguna responsabilidad de nada y no les importa.

Si dentro de una semana se ve que no tenían razón, dirán perdón y nada más. Pero eso está de más.

Cuando se vuelva a volar al espacio e Israel envíe un nuevo astronauta, usted sería el próximo?.

No soy yo quien puede responder a eso. No sería oportuno hacerlo. Pasamos una experiencia difícil y siete personas murieron. Hubo una catástrofe y hay que ver cómo sucedió y por qué.

Además, desde el punto de vista emocional, si hablamos de un sueño que se hizo añicos, pues tenemos que recoger los trozos, lentamente.

El espacio está allí y permanecerá donde está. Nada se escapa. Dejemos a la Nasa estudiar todo y en el futuro veremos qué hacer. Ahora es demasiado temprano.

Qué es lo que resulta desafiante en el espacio?.

Muchas cosas. La pregunta básica es por qué llegar allí. El espacio es mucho mayor que nosotros y más complejo. Somos sólo una pequeña parte del mismo y mientras aprendemos sobre el espacio de hecho aprendemos más sobre nosotros mismos.

El espacio cercano es en realidad solo una etapa para ir más lejos y ver más. Podríamos limitarnos a nuestro pequeño pantano y no sacar la cabeza hacia afuera. El ser humano salió, navegó, voló y conoció lugares nuevos.

El espacio es otra etapa en la que la humanidad sube una escalera y sigue subiendo.

Después del accidente, había sectores conservadores que decían que volar al espacio es casi como desafiar a Dios al no respetar fronteras, al querer llegar al más allá...

Ese argumento va contra algo básico del humano, que es la curiosidad en su sentido positivo. Uno no puede vivir en determinado círculo del cual decide de antemano que no saldrá.

No se puede trazar una línea fuera de nuestra casa y decidir de antemano que ese es el horizonte que nunca cruzaremos, que lo que está del otro lado no nos interesa.

El Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea israelí, General Dan Halutz, dijo poco después del accidente que el espacio es un área en la que hay que estar presente para no dar marcha atrás. Así lo ve también usted?.

Comparto cada palabra. Y si nos preguntamos además por qué un astronauta israelí debe participar en ello, yo diría que es una declaración de intenciones.

Si Israel envía un astronauta al espacio, ello significa que proclama que quiere ser parte del esfuerzo tecnológico de países serios. Pero tener un astronauta no es una meta en sí misma, sino parte de la dirección que emprende el país.

La alternativa es quedarnos encerrados en el Medio Oriente.

FOTO.

Itzjak Mayo fue escogido para reemplazar a Ilan Ramon si algo salía mal antes de dar inicio a la fatídica misión del Columbia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.