A UN PASO DE QUE EL MICROCRÉDITO SEA UNA REALIDAD

A UN PASO DE QUE EL MICROCRÉDITO SEA UNA REALIDAD

A partir de la ley 795 del 2003, recientemente sancionada por el Presidente de la República, se creó en el sistema financiero colombiano la figura del Microcrédito Inmobiliario, que no es otra cosa que la apertura del crédito para la compra de vivienda a las familias de menores recursos económicos que hasta hoy, por la carencia de esta posibilidad se han privado de adquirir techo propio; incluso, los más arriesgados han tenido que soportar elevadísimos intereses, por no existir esta alternativa en sistema financiero formal.

01 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

A partir de la ley 795 del 2003, recientemente sancionada por el Presidente de la República, se creó en el sistema financiero colombiano la figura del Microcrédito Inmobiliario, que no es otra cosa que la apertura del crédito para la compra de vivienda a las familias de menores recursos económicos que hasta hoy, por la carencia de esta posibilidad se han privado de adquirir techo propio; incluso, los más arriesgados han tenido que soportar elevadísimos intereses, por no existir esta alternativa en sistema financiero formal.

Sin embargo, a partir de este momento una familia con ingresos entre uno y cuatro salarios mínimos, llámese trabajador formal o independiente, podrá solicitar en un establecimiento de crédito o una cooperativa un préstamo para adquirir su vivienda, construirla o mejorarla, siempre que el valor de ese crédito no sobrepase los 25 salarios mínimos legales mensuales(8i 325.000 pesos), los cuales podrá pagar en cinco años, a una tasa de inflación más 11 puntos, igual que para una obligación de VIS, en un periodo máximo de cinco años, con una garantía que puede ser personal, prendaria o hipotecaria.

Adicionalmente podrá contar con la misma garantía que tienen los deudores de vivienda social con el Fondo Nacional de Garantías y con el seguro de inflación.

Estamos por fin en el escenario posible de que una familia que requiere escasos dos o tres millones para completar el valor de su vivienda junto con su ahorro programado y el subsidio sea sujeto de crédito y pueda hacer realidad el sueño de adquirir vivienda propia.

El valor del inmueble que desea adquirir, construir o mejorar no podrá ser superior a 135 salarios mínimos (44i 820.000 pesos).

Con el propósito de hacer viable económicamente este tipo de operación en el sistema financiero, los bancos y las cooperativas podrán cobrar a sus clientes una comisión adicional a la tasa de interés según reglamentación que deberá expedir el gobierno nacional- para costear el estudio del crédito, efectuar la verificación de las referencias de los codeudores y la cobranza especializada de la obligación.

Con esta autorización se allana el camino para adelantar todas las gestiones y conocer la clase de deudor que tendrá el ente crediticio, sin ningún tipo de impedimento por ser una persona del sector informal de nuestra economía.

Esta será una buena oportunidad para las entidades que han venido evolucionando hacia la atención de este grupo importante y mayoritario de colombianos que, teniendo condiciones económicas para pagar una deuda de bajo monto, no han sido atendidos por el desconocimiento del sector financiero tradicional.

A partir de esta norma, los analistas de crédito tendrán que abandonar los escritorios y dedicarse a realizar trabajo social de campo, para obtener y elaborar los papeles económicos y financieros de aquellas personas sujetas de crédito, pero cuyos antecedentes e ingresos no se encuentran hasta este momento en una cómoda central de riesgo.

Este es el crédito para el vendedor ambulante, el pequeño tendero, el embalador, el mecánico, el repartidor de periódicos, la vendedora de flores, el latonero, el estilista, la manicurista, la empleada del servicio doméstico... en fin, para un inmenso número de colombianos que se nutren del trabajo honrado, en unas condiciones de creatividad y supervivencia que envidiamos los asalariados y que merecen esta gran oportunidad. Creo que por fin en nuestro país estamos dando pasos importantes hacia la democratización del crédito.

* Subdirector de Desarrollo Institucional de Comfandi.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.