SHAMINASHI, PUNTO DE ENCUENTRO KOGUI

SHAMINASHI, PUNTO DE ENCUENTRO KOGUI

Para comenzar a construir un templo, los koguis tienen que esperar varios días antes de recibir el permiso de la madre tierra.

05 de enero 2003 , 12:00 a.m.

Para comenzar a construir un templo, los koguis tienen que esperar varios días antes de recibir el permiso de la madre tierra.

Después de realizados los rituales, los mamas o sacerdotes supremos se encargan de traerles el mensaje a los indígenas y ellos, de ir a buscar en el monte los materiales para levantar sus construcciones cónicas. Los templos de los koguis responden a leyes cósmicas y son todos hechos de materiales naturales: palos, paja, bejucos y piedras. Nada es ajeno a su cultura. No usan martillos, plumadas ni reglas, pero el resultado es tan perfecto que, incluso, son antisísmicos.

La riqueza arquitectónica de los koguis y la importancia simbólica de sus construcciones es tan amplia y tan poco explorada, que un grupo de investigadores se dio a la tarea de conocer de cerca la cultura de esta comunidad de la Sierra Nevada de Santa Marta. Esas indagaciones, realizadas durante 10 años, les permitieron obtener a un médico, una antropóloga y un arquitecto, el premio en la categoría Teoría, Historia y Crítica en la edición 17 de la Bienal de Arquitectura, que se entregó recientemente en Cartagena.

Los investigadores analizaron las características de tres tipologías arquitectónicas de los koguis: Nuhué (o casa de los mamas), Kankurua (el templo ceremonial de los hombres y las mujeres de la aldea) y la vivienda tradicional.

Las tres tipologías resumen la explicación de su estructura cosmogónica esencial y recrean los conceptos generadores de su universo, según los cuales el mundo es básicamente un templo, y como tal, el templo es su representación, explican los ganadores del premio.

Para sacar estas conclusiones, el médico Oscar Salazar Gómez, el arquitecto Juan Pablo Duque y la antropóloga Gloria Elsa Castaño realizaron varios viajes al poblado llamado Saminashi o San Miguel, sitio de encuentro de los koguis para llevar a cabo las ceremonias especiales y al cual se llega luego de tres días de camino, saliendo de Riohacha y pasando por Mingueo y La Cuchilla (La Guajira).

Allí se puede ver un poblado de unas 100 casas al que bajan entre 400 y 500 personas cuando hay ceremonias especiales. Cada una entra al templo que le corresponde.

Estos templos tienen relaciones sociales y políticas y representan el universo. Están construidos de acuerdo con los movimientos del sol, la luna y los astros. Allí solo se puede entrar con una actitud renovadora a recibir las enseñanzas de los mayores. No se puede hablar duro, no se puede comer, no se puede beber, no se puede gritar. Es una actitud suprema de respeto y dignidad y representa hacia arriba: la luz y el bien, y hacia abajo: la oscuridad y la muerte , explica el médico Salazar Gómez.

Según la investigación, no hay mayores diferencias en el interior de las diferentes construcciones, básicamente el tamaño. Las casas habitacionales tienen un diámetro de 4 metros y 4 de altura, la de los mamas es de 8 metros y la de los templos mayores de 12 metros de diámetro y 12 metros de alto.

Las estructuras se implantan en la tierra en pequeños terraplenes con piedra y tierra pisada, sobre los cuales va el cilindro base y después el cono.

En las viviendas de habitación hay una sola puerta que está orientada en el espacio que no dé contra la puerta de ninguna de las casas vecinas, para preservar la intimidad. No tienen ventanas y en toda la mitad hay un fogón que les sirve a los indígenas para cocinar y que los calienta de noche. Algunos duermen en hamacas y otros, la mayoría, lo hacen tendidos sobre pieles de animales, en el suelo. En algunas repisas ponen los utensilios de caza, de pesca, los calabazos con el agua y los víveres. En la parte cónica de la casa tienen una empalizada donde guardan la leña para mantenerla seca. El humo que sale del fogón produce un hollín que ayuda a preservar la paja para que esta dure más tiempo y, a su vez, sirve para repeler animales como alacranes y arañas.

La otra construcción es el Kankurua, templos a los que entran hombres y mujeres por separado. Cuando los primeros van a orar o quieren pedir consejos a sus mamas se van para el templo femenino, que representa el útero de la madre universal. A su vez, cuando las mujeres buscan momentos íntimos de oración ingresan al templo masculino, la representación del dios Haba.

Estas construcciones tienen dos puertas orientadas de oriente a occidente. Cuando sale el sol toca una puerta y cuando se oculta, toca la otra. Su interior es sencillo: no tiene riquezas materiales; lo que guarda es la memoria de la cultura de los koguis , dice Salazar.

En él hay cuatro fogones localizados en cuatro sitios especiales que corresponden a los dioses de su mitología: el agua y el fuego, la tierra negra, el trueno y los animales. Al lado de ellos, hay unos pequeños bancos y unas hamacas para los mamas más importantes. Unas bancas largas que delimitan un corredor que va de puerta a puerta y en todo el centro del templo, delimitado por los cuatro fogones, el cuadrángulo sagrado. En el centro de este, aparece su dios más importante que es la fertilidad, representado por una rana.

Los rituales cambian según las constelaciones. También dependen de la luna, el verano, el invierno, las cosechas y las migraciones de las aves.

Esa es la arquitectura concebida en toda su esencia simbólica, preservada aún, no sabemos hasta cuándo, en franca resistencia ante los embates del mundo de los hermanos menores (los no nativos). Su saber se escribe también en letras arquitectónicas , puntualizan los investigadores, que piensan seguir explorando en otras comunidades del país la importancia de las viviendas y los centros ceremoniales indígenas.

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.