VENADILLO, UN PUEBLO INTIMIDADO

VENADILLO, UN PUEBLO INTIMIDADO

Hace cinco años Venadillo, una población de 17 mil habitantes y localizada a 45 minutos de Ibagué, era un emporio de riqueza y prosperidad.

21 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Hace cinco años Venadillo, una población de 17 mil habitantes y localizada a 45 minutos de Ibagué, era un emporio de riqueza y prosperidad.

Hoy es un recuerdo que se detienen en el tiempo y un escenario de la guerra fría de paramilitares, guerrilla y delincuencia común. Una población intimidada, donde hablar puede constituirse en la pena de muerte.

La gobernabilidad no la decide la democracia a través de los entes legítimamente constituidos como el alcalde y el concejo, sino que se presiona desde la montaña por parte de los grupos armados al margen de la ley. Esto genera miedo, temor y pánico en la población y en sus dirigentes.

A ello se agrega la lucha intestina que libran los diferentes grupos políticos, que actúan en forma legal, por el presupuesto y los contratos. A la falta de empleo, el único dispensador es el Estado.

Todos contra todos.

La importancia que tuvo este municipio denominado el deLos Venadosi , o también conocido por su famosa gastronomía (la avena y la fritanga), hizo que además, de una pujante agroindustria, sobre todo en el sector arrocero, se establecieran molinos que generaban unos 1.000 empleos directos y más de 3.000 mil indirectos. Que fuera uno de los bastiones políticos del liberalismo en el Tolima y una tierra donde hasta la mafia quiso sentar sus reales, cuando Henry Loaiza, conocido comoAlacránconstruyó el centro recreacionalPiscícola Los Venados por allá en los años 1988-198.

Ese Venadillo de ensueños para buenos y para malos cambio totalmente. Las peleas politiqueras por el poder y contra las hegemonías infortunadamente dividieron a la población entre buenos y malos.

La población terminó en una actitud maniquea que trajo graves consecuencias, la polarización política, los odios y los rencores entre viejos y buenos amigos y los enfrentamientos de uno contra todos o de todos contra uno.

Fiel reflejo de esta comedia es aquella historia de un ex alcalde que trajo unas columnas costosas de alumbrado público de Medellín, para instalarlas en la avenida del Hospital entre carreras 6y 7y luego la alcaldesa que vino a remplazarlo sin argumento válido, las derribó sólo porque las había dejado su antecesor y adversario político.

Fuera de la ley.

Esta descomposición política y administrativa sirvió de caldo de cultivo para que grupos armados al margen de la ley comenzaran a aparecer. Primero fueron las Farc con el frente Tulio Varón, posteriormente el Eln con los Bolcheviques, más adelante el Ejercito Revolucionario del Pueblo Erp- y los paramilitares. A ellos se unió la delincuencia común, para completar el oscuro panorama que hoy vive Venadillo, donde la muerte, el chantaje, el boleteo y la amenaza es el lenguaje común.

El poder mediático que de hecho ejercen estos grupos, los llevan a sustituir la legitimidad del Estado en la aplicación de la justicia. Los problemas familiares como alimentos y desavenencias, los civiles por linderos y otros y hasta los penales, son solucionados en los campamentos de estas organizaciones.Venadillo a los juzgados los están descongestionando los violentosdijo un funcionario de la Alcaldía que pidió reserva de su nombre..

El chisme, la conseja y losinformantesi osaposi de la guerrilla y paramilitares, son instrumentos idóneos parala leyLos amigos de unos y los enemigos de otros son los que en definitiva imponen su voluntad frente a la inocencia de ciudadanos inermes que se constituyen en víctimas por no disponer de armas ni de la protección del Estado.

Los desaparecidos.

La ley del monte también ha dejado en año y medio cinco personas desaparecidas. Dos de ellas fueron encontradas muertas y se desconoce la suerte de Cecilia Torres, una comerciante propietaria de un hotel; Fernando Sanabria Mancilla y Hugo Lozano, comerciante. De estos hechos se sindica a la guerrilla y a los paramilitares.

Inclusive familiares de las víctimas que por razones de seguridad pidieron omitir sus nombres, hacen diligencias para establecer si en el cementerio paramilitar descubierto en días pasados en el corregimiento de Méndez, pueden estar los restos de sus allegados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.