DE CASA DE GAITÁN A HUMILDE ALMORZADERO

DE CASA DE GAITÁN A HUMILDE ALMORZADERO

En un recodo del barrio Las Cruces, en la calle 1a., entre carreras 8a. y 9a., hay dos edificaciones de cierta gracia, construidas con aquel entusiasmo propio de tantos bogotanos deseosos de lucir viviendas bonitas. Cerca de ellas hay una tercera que carece de pretensiones. Es de un solo piso, hecha en adobe y teja de barro. Una parte tiene zócalo azul y fondo blanco; el resto luce un color guayaba. En otro tiempo tal vez así fueron, semejantes a ella, una mayoría de las viviendas bogotanas. Hoy, sin que muestre ruina ni abandono, es sencillamente una casita humilde.

10 de abril 1993 , 12:00 a.m.

Hace años la dividieron en dos. El tramo más largo está deshabitado. Hasta hace poco existió allí un taller de electricistas. Hoy se anuncia en venta.

El inmueble de la parte oriental tiene una tienda y está marcado con el # 8-24 de la avenida calle 1a. Esta casa no tendría nada de especial si no fuera porque allí nació hace 95 años el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, de quien ayer se cumplieron 45 años de su asesinato.

Aunque los barrios Egipto y Girardot alegan ser la cuna de Gaitán, en el libro publicado por el Concejo de Bogotá en 1949 aparece la fotografía de esta edificación, marcada en la puerta con el número 8-24, con la inscripción de que allí nació el legendario caudillo. La tradición sustentada en los contornos lo acredita. La conserva, por ejemplo, el abogado y comerciante Juan Martínez, edil de la localidad de Santa Fe; lo ratifica Jaime Rozo, un vecino liberal hasta la muerte , y se lo dijeron múltiples voces a Patricia Leguizamón, propietaria actual de la casita.

Valga recordar que el libro de documentos sobre la biografía de Gaitán fue editado muy poco después del crimen, cuando vivían por lo menos algunos de los hermanos Gaitán Ayala y decenas de otros parientes.

El nació aquí y cuando tuvo nueve años se fue para el Girardot , dice Patricia, que duerme en el cuarto ancho como lo que dan los brazos extendidos de un hombre mediano, y el doble de largo, donde nació el político y revolucionario. Caben la cama, una cómoda y una mesita de noche. También la imagen del Divino Niño Jesús. Patricia recibió la casa como herencia de su padre, Diego Leguizamón, quien la compró hace 17 años en un millón de pesos. le abrió una puerta para comunicarla con la alcoba de sus padres.

Está pegada a la diminuta cocina donde Anunciación Alberto, la madre de Patricia, pela las papas para el almuerzo.

La cocina tiene una tabla como tarima, para poner los platos. Sobre la cocina está el lavadero. El angosto patiecito está cubierto con teja eternit.

En el corredor entablado hay huecos. Contra la pared, unas vacías canastas de cerveza esperan a que termine la huelga en Bavaria. La tienda es menos que una tienda de barrio. Se le dice tienda por los estantes y la vitrina. Se exhiben unas docenas de bolsas de pastas, unas libras de café, unas doce gaseosas y panelas. En la casi desocupada vitrina, un cartón avisa: Almuerzos y desayunos . Es la trampa al centavo de Anunciación. Pero, dice Patricia, son dos almuerzos y dos desayunos .

Anunciación y Diego son de Boyacá (Boyacá). Ella lo responde todo con garbo pero con cautela, orgullosa de que en la casita que le heredaron a la hija, haya nacido Jorge Eliécer Gaitán.

Una vez lo iban a decir en la televisión. Nos sentamos a mirar, ya lo estaban diciendo y se fue la luz , dice Patricia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.