SIBERIA SE CONVIRTIÓ EN PUEBLO FANTASMA

SIBERIA SE CONVIRTIÓ EN PUEBLO FANTASMA

El panorama es desolador: una iglesia carcomida por el polvo, una escuela desecha que apenas sobresale entre la maleza crecida, una docena de casas abandonadas y el cadáver de una de las más reconocidas fábricas de cemento de Cundinamarca.

28 de julio 2003 , 12:00 a.m.

El panorama es desolador: una iglesia carcomida por el polvo, una escuela desecha que apenas sobresale entre la maleza crecida, una docena de casas abandonadas y el cadáver de una de las más reconocidas fábricas de cemento de Cundinamarca.

Estas ruinas dan testimonio de la imponente ciudadela que se desarrolló en el municipio de La Calera, en cercanías de Bogotá, y que hoy sólo motiva recuerdos lastimeros y hondos suspiros entre sus antiguos trabajadores y pobladores de la región.

Ese es el panorama actual de Siberia, una planta en la que trabajaban más de 200 operarios que al día producían cerca de 1.500 toneladas de cemento Samper , y que estuvo activa durante 80 años.

La historia de este pueblo fantasma empezó a escribirse en junio de 1998, cuando tuvieron que ser apagadas las máquinas para siempre. La clausura fue motivada por la recesión económica que afectó la industria de la construcción, lo que obligó a la multinacional Cemex a cerrarla definitivamente.

Desde entonces no se volvieron a escuchar los motores ruidosos de los poderosos camiones que transportaban el cemento. La pesa que los regulaba se encuentra ahorra perdida entre los pastizales.

Para la región fue un hecho difícil de asimilar, pues en entorno a la fábrica se fue tejiendo toda una estructura social y económica que dependía de ella. Siberia contaba con capilla, escuela para los hijos de los empleados, guardería, cooperativa, cancha de fútbol, famas, tiendas y droguerías. Decenas de casas se construyeron a su alrededor.

Para Mario Ayala, que trabajó durante 16 años en Siberia, el cierre de la planta se constituyó en un atentado contra el desarrollo de La Calera.

Usted no se imagina el daño que le hicieron al municipio cerrando esa fábrica, ya que muchas familias dependían directa o indirectamente de ella , dijo con nostalgia.

FOTO/Andrés Leonardo Rosales.

En esta fábrica trabajan más de 200 operarios que al día producían 1.500 toneladas de cemento Samper .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.