CON SU NUEVO JEFE BANCARIO, JAPÓN APUESTA POR EL STATU QUO

CON SU NUEVO JEFE BANCARIO, JAPÓN APUESTA POR EL STATU QUO

El primer ministro de Japón, Junichiro Koizumi, designó a un veterano del banco central como el próximo gobernador del Banco de Japón, en una decisión que muchos interpretan como un voto a favor del statu quo y una oportunidad desperdiciada para sacar a la economía japonesa de un estancamiento que lleva 12 años.

25 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

El primer ministro de Japón, Junichiro Koizumi, designó a un veterano del banco central como el próximo gobernador del Banco de Japón, en una decisión que muchos interpretan como un voto a favor del statu quo y una oportunidad desperdiciada para sacar a la economía japonesa de un estancamiento que lleva 12 años.

En una de las decisiones más importantes de su carrera, Koizumi recomendó al ex vicegobernador del Banco de Japón, Toshihiko Fukui, para que reemplace al actual gobernador, Masaru Hayami, cuando finalice su mandato el 19 de marzo. La decisión fue confirmada por el ministro de Finanzas, Masajuro Shiokawa.

La nominación de Fukui, de 67 años, es una bofetada para quienes esperaban que Japón usara la nominación de un nuevo gobernador, que sólo se produce una vez cada cinco años, como una oportunidad para reforzar radicalmente su campaña para impulsar la economía y detener la deflación.

Aunque Fukui es popular dentro de la comunidad empresarial de Japón, sus opiniones sobre lo que está mal en la economía del país son muy similares a las de Hayami.

Observadores de la economía japonesa dicen que es poco probable que haga algo muy diferente a lo que hizo su predecesor, al menos por ahora. Koizumi rehusó realizar comentarios sobre su decisión hasta que el parlamento, que debe aprobar la designación, inicie oficialmente el debate.

La nominación del nuevo gobernador del Banco de Japón ha sido intensamente esperada. Muchos consideran el nombramiento como una prueba crucial sobre si Tokio está listo para asumir cambios más audaces, o si se ceñirá a la estrategia cautelosa que no ha podido sacar a Japón de los problemas económicos. Koizumi y otros funcionarios del gobierno habían dicho inicialmente que podían escoger un candidato del sector privado, un paso inusitado para un cargo que por mucho tiempo ha rotado entre antiguos funcionarios del banco central y del Ministerio de Finanzas.

Pero, a fin de cuentas, los analistas dicen que Koizumi se puede haber inclinado por la realpolitik japonesa a la hora de escoger al responsable del banco central: necesita a alguien que pueda trabajar bien con el personal del Banco de Japón y del gobierno, virtudes por las que Fukui es reconocido.

En el peor de los casos, Fukui supone una continuación de una vieja confusión política que ha destruido la confianza en el sistema bancario del país y que ha llevado a la segunda mayor economía del mundo a una nueva década de crecimiento lento. Eso, a su vez, podría mermar los esfuerzos de economías desde Asia a Estados Unidos para recuperar su propio crecimiento.

En el mejor de los casos, Fukui podría ser la antesala de una flexibilización paulatina adicional de la ya ultraflexible política monetaria de Japón, tal vez en conjunto con pasos adicionales del gobierno para sanear los bancos y estimular la economía.

Aún así, a largo plazo, este enfoque gradual podría ser todavía más arriesgado que el adoptar ahora medidas de reestructuración radicales, dicen algunos economistas. Esto pasará a la historia como otra oportunidad desperdiciada , dijo Anil Kashyap, economista de la Universidad de Chicago.

La principal tarea de Fukui será frenar la inexorable caída en los precios que ha conducido a la contracción en la economía japonesa. Los precios inmobiliarios se han reducido a hasta un quinto de su valor en 1991; la bolsa ha perdido alrededor de dos tercios desde 1990; el índice de precios al consumidor ha venido cayendo en los últimos cinco años, recientemente a un ritmo anual de casi el 1%. Esa deflación está paralizando la economía de Japón en un momento en el que el mundo necesita urgentemente otro fuerte motor de crecimiento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.