WALL STREET, ESCÉPTICO ANTE EL FUTURO DE AMERICAN AIRLINES

WALL STREET, ESCÉPTICO ANTE EL FUTURO DE AMERICAN AIRLINES

American Airlines, filial de AMR Corp., ha reducido hasta donde ha podido muchos de sus costos operativos. Ha pedido préstamos poniendo como garantía casi todos los aviones que puede para generar efectivo. Aun así, si no hay algún cambio, la aerolínea podría seguir el mismo rumbo que la matriz de United Airlines, UAL Corp. y US Airways, es decir, hacia el tribunal de bancarrotas. Al menos, eso es lo que el mercado bursátil parece pensar. (VER GRAFICO: CAIDA LIBRE)

03 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

American Airlines, filial de AMR Corp., ha reducido hasta donde ha podido muchos de sus costos operativos. Ha pedido préstamos poniendo como garantía casi todos los aviones que puede para generar efectivo. Aun así, si no hay algún cambio, la aerolínea podría seguir el mismo rumbo que la matriz de United Airlines, UAL Corp. y US Airways, es decir, hacia el tribunal de bancarrotas. Al menos, eso es lo que el mercado bursátil parece pensar.

(VER GRAFICO: CAIDA LIBRE).

Aunque AMR tiene actualmente cerca de US$2.000 millones en efectivo de libre disponibilidad, lo suficiente para sostenerla este año, el precio de su acción ha caído a niveles de casi una bancarrota, por debajo de los US$3. AMR tiene una capitalización de mercado de apenas US$450 millones, casi el valor de sus derechos de aterrizaje en el aeropuerto de Heathrow, de Londres, o tal vez su programa de viajero frecuente. Su acción ha caído un 93% en los últimos dos años.

Aunque US$2,90 por acción, el precio de cierre el viernes en Nueva York, por la mayor aerolínea del mundo podría ser la ganga del siglo, pocos analistas de Wall Street recomiendan los títulos de AMR. Eso refleja los temores de los inversionistas frente a la economía, la posible guerra en Irak y las posibilidades de la aerolínea de reducir aún más los costos. El futuro de American depende de la economía, que no puede controlar; de su acceso a los mercados de capital, que está disminuyendo; y de su habilidad para reducir costos laborales, que no controló muy bien en el pasado.

La situación actual de AMR es similar a la de United hace varios meses , dice Jamie Baker, analista de J.P. Morgan, quien le otorga a la compañía la recomendación más baja: Subponderar . Todas las acciones de aerolíneas están cotizando con un descuento de guerra significativo, y AMR está cotizando con un descuento de quiebra significativo , advierte.

Aun así, Baker ve el precio de US$3 como tentador, para inversionistas valientes. (Recuerde: cuando una compañía experimenta una reorganización por bancarrota en EE.UU., sus acciones generalmente salen del proceso sin valor alguno).

Poco después de que AMR anunció en enero una pérdida récord de US$3.500 millones en 2002, J.P. Morgan designó a las acciones de AMR como su selección de la semana para inversionistas a largo plazo y tolerantes al riesgo, pero sólo para los que creen en el poder militar de EE.UU. y en la solidez de la economía estadounidense. Un desenlace rápido de una guerra podría hacer que la acción de AMR se recuperara a US$8 ó US$9, dice Baker, aunque un precio en este rango no solucionará los problemas estructurales a largo plazo de la compañía.

El año pasado, AMR dedicó cerca de la mitad de sus ingresos, un 49% para ser exactos, al pago de remuneraciones y beneficios, un porcentaje más alto que la mayoría de sus rivales. AMR dice que ha reorganizado operaciones y ha reducido costos donde puede para ahorrar US$2.000 millones en gastos anuales, pero aún necesita otros US$2.000 millones en ahorros, y el único lugar que queda son los sindicatos. Ahorros de cerca de US$2.000 equivaldrían al 25% de los gastos de nómina de AMR.

Ahora es la hora de hacer sacrificios compartidos , le dijo Donald Carty, presidente de la compañía, al presidente del sindicato de pilotos. Pero American tiene una de las relaciones laborales más difíciles entre las aerolíneas y, hasta ahora, los sindicatos se están acercando a las negociaciones con gran ansiedad.

La compañía quiere una reestructuración completa de los acuerdos laborales para impulsar la productividad y recortar costos de modo que American pueda competir con la creciente proliferación de aerolíneas de descuento. Si los sindicatos no están de acuerdo, los contratos laborales pueden terminar siendo reestructurados bajo la protección de un tribunal de bancarrotas, dicen ejecutivos de AMR.

Hasta ahora, las conversaciones han sido tensas y los pedidos iniciales, para que las azafatas y los mecánicos renuncien a un aumento de sueldo de un 3% programado para este año, están aún bajo revisión en los dos sindicatos. Incluso sin una guerra, analistas dicen que AMR necesita llegar a un acuerdo con sus sindicatos en el segundo semestre. Una guerra sólo haría más severa la situación de la empresa. De una forma u otra, los analistas esperan que la aerolínea sea sometida a una reestructuración. Pero existe una gran duda sobre si su acción sobrevivirá o no esa reestructuración.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.