DERROTA DEL SENADOR Y SU CORTE I

DERROTA DEL SENADOR Y SU CORTE I

Soberbia lección en la lucha contra el clientelismo y la politiquería dio el Gobierno Nacional y el Consejo Superior con la elección de Carlos Enrique Garzón como rector de Unillanos.

25 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Soberbia lección en la lucha contra el clientelismo y la politiquería dio el Gobierno Nacional y el Consejo Superior con la elección de Carlos Enrique Garzón como rector de Unillanos.

El senador Germán Hernández llegó hasta el despropósito de amenazar con no permitir ayuda del departamento a la Universidad si se elegía a Garzón, lo que colmó la copa al Ministerio de Educación. Dicho parlamentario, a quien se le abona reconocer su aspiración al Senado por el prurito de ajustar pensión, fracasó meses atrás en su empeño de reacomodar el Consejo Superior, y también en la lucha innoble contra un llanero y de contera contra la Universidad.

Nadie entendería ni perdonaría, que el gobernador Torres Rueda hiciera eco a semejantes dislates de su patrocinado. Aunque no se ha cubierto la deuda por regalías, por lo menos se han realizado de contentillo, algunos contratos para la institución.

Debe quedar claro que al Gobernador se le invitó desde el inicio de su mandato, a asistir al Consejo Superior, por deseo de la corporación y ante los buenos resultados que diera tal presencia en la época de Alan Jara. Su respuesta a través de subalternos fue siempre negativa.

Todo lo anterior refleja el contraste, para reflexión de la opinión pública, entre la presión e inusitado interés por la Universidad ante una elección hoy, versus la apatía y desidia de ayer. El Consejo Superior reclama felicitación por el triunfo de la universitas y el candidato mayoritario de profesores y estudiantes razón de ser de la academia.

Claro que el máximo organismo es susceptible de mejoras como cualquier cuerpo directivo. Por ejemplo, el representante de los egresados debe serlo de estos y no del Gobernador en lo que se convirtió por ser su subalterno directo.

También demostró el Consejo Superior, contra críticos ligeros, que al ganar todos los fallos de tutela obró con diligencia, rectitud y apego a las normas durante el proceso de elección. Merece exaltarse la representación estudiantil de José Antonio Palma, quien por su condición brindó ejemplar cátedra de carácter y recia formación sin claudicar jamás ante las presiones y despropósitos conocidos.

* Abogado e ingeniero industrial

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.