MI JEFE ME MALTRATA!

MI JEFE ME MALTRATA!

Dos casos distintos, un solo acoso verdadero:

26 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Dos casos distintos, un solo acoso verdadero:.

Su trabajo es mediocre y se lo digo en público porque es bueno que los demás se den cuenta de que no rinde. Debe ser la edad. O está enfermo? No vaya a renegar! Acuérdese que hay mucha gente afuera detrás del puesto y usted tiene familia. Los va a dejar sin comer? .

Puede haber hecho el postgrado que sea, pero no puede hacer nada sin pedirme primero autorización. Tiene que pedirme permiso para hablar, para opinar y hasta para pensar .

Si usted oye con frecuencia frases como las que escuchan a diario Rolando y Claudia*, bienvenido: forma parte del club del 10 por ciento de la población mundial laboral que sufre por el mobbing, un término que en español se traduce como acoso moral, y que identifica situaciones en las que una persona ejerce violencia sicológica de forma continua sobre otra en su trabajo, aprovechando su estatus de poder.

Los efectos en el trabajador pueden ser devastadores: se altera su salud física y mental; puede llegar a ausentarse del trabajo o a retirarse, y en casos normales , sufre de estrés permanente esperando los embates de sus superiores o colegas. El resultado: una persona amargada, desmotivada, sin expectativas ni deseos de trabajar.

Desde hace un par de años, la palabra mobbing comenzó a extenderse por el mundo y se convirtió en el tema de conversación en España, Francia y el norte de Europa. Y más que eso, en el desahogo del proletariado oprimido.

En Colombia el término aún no se maneja, pero el acoso sí existe, explica la sicóloga y consultora organizacional Ruth Guerrero. En el país se tiende a mirar el acoso siempre por el lado sexual. La gente denuncia poco por el miedo a perder el trabajo. Lo que sí sucede es que muchos jefes no dejan que se vean los méritos de quienes dependen de ellos .

Fernando Bohórquez, sicólogo colombiano, asegura que es común que gente que fue buena con un jefe, con otro no reaccione bien. Lo que pasa es que la necesidad de trabajo hace que la persona trate de ignorar todas las manifestaciones de rechazo .

La única protección que se conoce en el país al mobbing han sido las tutelas que han puesto mujeres embarazadas para conservar su trabajo.

Patrones hostiles.

Heinz Leymann, un sicólogo sueco, desarrolló las primeras teorías sobre el acoso laboral hace 20 años. Identificó 45 comportamientos hostiles y encontró que todas las personas, al menos una vez en la vida, han sido víctimas de acoso sicológico. La palabra nació con el etólogo Konrad Lorenz, que la usó para describir conductas de ataques de grupos de animales a un solo animal.

Sus motivos son el hambre y el instinto. Pero en el ser humano, las razones no son tan simples. Para el mayor investigador del tema en Iberoamérica, el español Iñaki Piñuel, profesor de la universidad de Alcalá (España), en las organizaciones rígidas, de estructuras verticales y burocratizadas, el mobbing es común y afecta a las personas más capacitadas. La razón: envidia .

También el poder. De los 12 millones de personas que en la Unión Europea van al trabajo como si fueran a un campo de concentración -según la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida- los más explotados suelen ser los menores de 30 años que firman contratos precarios, con temor de que no se los renueven y por eso mismo soportan situaciones injustas.

En España, dos casos han sido catalogados como suicidio por razones laborales. El último fue el de Ana O., una médica que se lanzó desde el noveno piso del hospital Josep Trueta, de Gerona, por la angustia que le daba enfrentarse a su trabajo.

PERFIL DEL AGRESOR Y LA VICTIMA.

El agresor suele tener las mismas características de un psicópata, pero aplicadas al lugar de trabajo, aunque no siempre se ciña a este perfil. Casi siempre son impulsivos, agresivos y hostiles. De ahí en adelante, dependiendo de la personalidad, pueden llegar a ser confiados en sí mismos y extrovertidos, o con baja autoestima y aislados socialmente. No aceptan nunca que son acosadores, aunque lo sepan. Su motivación es mantener el poder y tener un estatus en la jerarquía social.

En cualquier caso, trátese de jefe o compañero con ansias de escalar posiciones, emplea técnicas de ataque sutiles, manipula a la gente a su alrededor para conseguir aliados, busca trepar por todos los medios para tener más poder y piensan que denigrar del trabajo del otro les ayudará a ganar favores con sus superiores o a consolidar su puesto.

Las víctimas, en cambio, son personas por lo general brillantes en su trabajo, su forma de ser despierta celos profesionales entre compañeros y jefes. A veces, soportan todo sin darse cuenta que son los afectados.

COMO IDENTIFICAR UN ACOSO.

Se agrede sexualmente a la víctima.

- El jefe no le permite la posibilidad de comunicarse o los compañeros le impiden expresarse.

- Se interrumpe a la víctima cuando habla, o se le grita e injuria en voz alta.

- Se ataca verbalmente el trabajo realizado. Se le amenaza y se crítica su vida privada.

- Se rechaza a la víctima evitando el contacto visual, mediante gestos o menosprecio.

- Se ignora su presencia, hablándole a través de terceros.

- Se le asigna a un puesto de trabajo aislado o se le obliga a realizar un trabajo humillante.

- Se le maldice, calumnia, ridiculiza en público o se inventan chismes sobre la víctima.

- Se imitan sus gestos, su forma de ser o su voz para ridiculizarla.

- Se atacan sus creencias políticas o religiosas, sus orígenes o su nacionalidad.

- Se cuestionan o contestan sus decisiones y se le acosa sexualmente.

- No se encarga a la víctima trabajo, se le subvalora o se le asignan tareas mecánicas e inferiores a su capacidad.

- Se le ordenan labores para las que no está capacitado para hacerlo quedar mal.

- Se ocasionan desperfectos en su puesto de trabajo o en su hogar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.