LISTO PROYECTO DE FONDO DE TERRORISMO

LISTO PROYECTO DE FONDO DE TERRORISMO

Los recientes actos terroristas ocurridos en el país encendieron nuevamente las alarmas en el sector asegurador y de reaseguros.

24 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Los recientes actos terroristas ocurridos en el país encendieron nuevamente las alarmas en el sector asegurador y de reaseguros.

La alerta no es nueva, pero pone en evidencia la desprotección en que se encuentra el país en materia de cobertura contra riesgos de terrorismo.

El atentado contra el Club El Nogal es un motivo más dentro de muchos, que explica por qué los contratos de reaseguro en terrorismo se endurecen cada vez más. No se trata, claro, de un hecho exclusivo del mercado colombiano.

Ya los actos de terrorismo registrados en Estados Unidos en septiembre de 2001, habían llevado a la industria aseguradora y de reaseguros a limitar los alcances de la cobertura y en algunos casos a suprimirla y a elevar el costo de la misma a niveles que a veces resultan impagables.

Pues bien, aunque Colombia no representa más allá del uno por ciento del mercado asegurador en el mundo, la amenaza del terrorismo sí es un asunto que las reaseguradoras internacionales tienen presente a la hora de negociar los contratos de reaseguro con las compañías locales.

Por ello, el sector asegurador señala que es urgente buscar alternativas al tema de las coberturas, particularmente las relacionadas con ramos que amparan terrorismo.

El presidente de Fasecolda, William Fadul, afirma que el tema del terrorismo lleva implícito tal magnitud de recursos que obligaría a hablar de un monopolio en el seguro contra este riesgo.

En efecto, la cobertura de terrorismo se escapa a las capacidades locales y las internacionales ya están lo suficientemente afectadas con el terrorismo mundial.

En este momento no se consigue en el mercado coberturas del 100 por ciento para este amparo. En el mejor de los casos se llega a un límite del 49 por ciento. El resto queda descubierto.

Las empresas y compañías son muy reacias a suministrar información sobre la cobertura, pero algunos datos de agentes del sector revelan situaciones tan graves como una fábrica de 190.000 millones de pesos que sólo consiguió una cobertura por 800 millones de pesos. Se trata de situaciones extremas de riesgo.

Ante estos hechos, el sector asegurador ha venido impulsado la creación de un Fondo Nacional de Terrorismo que ya lleva nombre: Fondter.

Concretarlo ha sido una tarea muy lenta, pero por fin la industria aseguradora ya se puso de acuerdo en su diseño y ahora la propuesta se encuentra en las manos del gobierno, concretamente en las del ministro del Interior y Justicia, Fernando Londoño Hoyos.

Su cartera será la encargada de impulsar el proyecto en el Congreso, pues se requiere de una Ley para hacerlo realidad.

ASI SERIA EL FONDTER.

El proyecto de Fondo Nacional de Terrorismo, Fondter, está en manos del gobierno.

En esencia el fondo tendría el siguiente esquema básico:.

Las compañías aseguradoras que operan en el país suscribirían los riesgos de terrorismo, con la obligación de ceder al Fondo dicho riesgo y la prima correspondiente.

El Fondo podría retener parte del riesgo en un porcentaje y cedería al mercado reasegurador aquella porción que exceda dicha retención.

Finalmente, en la capa no cubierta por el mercado reasegurador, el Fondo entraría a operar como asegurador de última instancia.

Este organismo se nutriría de los recursos que se recauden por las primas, sumas que se irían acumulando en el tiempo, y para el pago de siniestros en la etapa inicial podría contar con recursos provenientes de créditos de organismos multilaterales.

Todo ello con el propósito de acumular reservas hasta que el Fondo sea autosuficiente.

En una primera etapa el fondo estaría concebido para el manejo del riesgo de terrorismo.

Tal como se diseñó la propuesta por parte de la industria aseguradora, la dirección del Fondter podría ser mixta entre el gobierno nacional, particulares (aseguradores y reaseguradores) y eventualmente organismos multilaterales.

Como política de suscripción, expedición y adquisición de pólizas se establece en el proyecto una tasa regulada y única.

La adquisición sería obligatoria y el mercado estaría compuesto por cobertura de los seguros privados de terrorismo (corporativos, colectivo y personales).

También los seguros de entidades públicas nacionales y territoriales (de obligatoria adquisición).

Bajo este esquema, el Fondter sería una especie de gran compañía de reaseguro para Colombia que iría a negociar el paquete completo del país con las multinacionales del reaseguro.

Los aseguradores consideran que con este Fondo se podría negociar en mejores condiciones.

Fondos similares operan en Inglaterra, Francia, Alemania, Español, Israel, Sudáfrica y Estados Unidos, más recientemente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.