SE SILENCIÓ UNA GRAN VOZ

SE SILENCIÓ UNA GRAN VOZ

Efraín Camargo ya le había ganado una batalla a la muerte. Desde hace 5 años estaba aferrado a la vida y luchaba por salir adelante y por ser ejemplo de superación para muchos jóvenes con problemas de alcoholismo y drogadicción.

10 de abril 2003 , 12:00 a.m.

Efraín Camargo ya le había ganado una batalla a la muerte. Desde hace 5 años estaba aferrado a la vida y luchaba por salir adelante y por ser ejemplo de superación para muchos jóvenes con problemas de alcoholismo y drogadicción.

Pero el martes por la noche perdió la pelea. Había ingresado el viernes 28 de marzo a las 6 de la mañana al Hospital San José de Bogotá por una hemorragia cerebral y luego había sido trasladado al Hospital San Ignacio en un coma superficial. Su estado fue crítico desde que llegó al primer centro médico. Camargo, quien se hizo famoso por su trabajo como presentador en los noticieros Suramericana y 24 Horas (década de los 70 y los 80), era actualmente el locutor de las emisiones de la mañana de Noticias RCN.

Este periodista boyacense de 56 años, fue uno de los primeros presentadores de noticias de la TV colombiana y, junto con Hernán Castrillón, Juan Guillermo Ríos y Jorge Antonio Vega; era uno de los más recordados.

Dueño de una voz envidiable, empezó reemplazando a Castrillón en el informativo Suramericana, pero fue en 24 Horas, donde trabajó por más de 10 años, donde ganó la credibilidad necesaria para ser elegido en 1999 como uno de los mejores presentadores de noticias de la pantalla chica del pasado siglo. La clave era vivir la información que transmitía, sin importar que estuviera de buen o mal genio , aseguró una vez cuando se le preguntó por el secreto del éxito.

Sin embargo, la vida de Efraín cambió radicalmente porque, como lo dijera hace unos años, llegó a creerse el cuento de la fama. Uno empieza a salir con las estrellas de la TV y se encandila. Entonces, hice la peor mezcla de todas: la de la fama, el alcohol y las drogas. Habían sido 10 años de locución y premios periodísticos. Me llegó el éxito y se me creció el ego , afirmó unos meses después de comenzar su tratamiento de rehabilitación, en mayo de 1998.

Diariamente lo hacía. Pero al noticiero llegaba enguayabado, nunca trabado , porque le tenía terror a quedarme bloqueado en alguna emisión. Ya había tenido esa experiencia en radio y había jurado no volver a repetirla . A finales de los 80, el contrato de Camargo en el noticiero fue cancelado. Yo ya no era el de antes -afirmó en una entrevista a este diario hace 4 años-. Tenía una competencia muy fuerte en el enfrentado con Juan Guillermo Ríos. Fueron años de consumo intenso .

Cuando el dinero escaseó, Camargo se fue a vivir a un inquilinato de la calle 20 con carrera quinta, en el centro de Bogotá. Entonces sintió que su vida estaba destruida. El 10 de julio de 1998, el locutor entró al programa de rehabilitación de la Fundación Hogares Claret del Departamento Administrativo de Bienestar Social del Distrito. Allí aprendí que uno tiene capacidad de volar como las águilas, pero se arrastra como las hormigas . Camargo llevaba dos años leyendo titulares en la emisión de la mañana de Noticias RCN y además trabajaba ayudando a personas que son víctimas del vicio.

La velación es en Hogares de Paz Montesacro, en la calle 33 A No.15-44, en Bogotá. Las exequias serán hoy.

REACCIONES.

- Alvaro García (Director de Noticias RCN ).

Yo crecí viendo a Efraín en televisión. Era uno de los grandes del periodismo para mi generación y un ejemplo de lo que la fama puede hacer con la gente. Era un trabajador juicioso, respetuoso e incansable. Nos había demostrado una gran voluntad de sacar su proyecto de vida adelante .

- Julián Ríos (Fundación La Luz).

Efraín vivió con nosotros ocho meses. Había terminado tratamiento en otra institución y decidió internarse en la Fundación para que trabajáramos juntos .

- Alvaro Osorio (Director de Señal Colombia).

Trabajamos juntos en 24 Horas. Lo conocí un poco antes de que fuera reemplazado por Margarita Rosa de Francisco, decisión que tomó con mucha altura y profesionalismo. Colombia perdió una de las mejores voces que ha tenido .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.