EL MISTERIO DE LA PIERNA AMPUTADA

EL MISTERIO DE LA PIERNA AMPUTADA

La fotografía en un periódico lo dejó temblando. Robinson Daniel Ramírez Ruiz se quedó asombrado al ver que una pierna humana hallada en un lote del norte de Cali era la que le habían amputado unos días antes en una clínica del sur.

06 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

La fotografía en un periódico lo dejó temblando. Robinson Daniel Ramírez Ruiz se quedó asombrado al ver que una pierna humana hallada en un lote del norte de Cali era la que le habían amputado unos días antes en una clínica del sur.

El no tiene dudas: En la morgue no me la dejaron ver, pero mis datos coinciden con la que tienen allá los doctores , dice este joven de 19 años, a quien el 7 de enero le quitaron la pierna derecha para detener un cáncer muy agresivo. No quiere un escándalo, sino que se aclare por qué fue a parar allá.

Nosotros también estamos sorprendidos , dice el médico Antonio Tascón, gerente de la clínica Saludcoop, que asegura haber tramitado el entierro del miembro en el camposanto de Siloé.

La historia es sumamente rara. La Fiscalía hizo el levantamiento de la pierna el 16 de enero pasado en un lote baldío cerca del Terminal de Transportes. Dos días después apareció registrada en el diario El Caleño. Un amigo llamó a Robinson Daniel, quien estaba en su residencia de Buenaventura, y le dijo que la había visto publicada.

La vi en el periódico y es mi pierna. En la morgue en Cali no la pude ver, pero les dije que tenía un lunar y una cicatriz pequeña en el empeine, además estaba hinchada en la rodilla derecha. Los doctores dijeron que todo coincidía , cuenta Robinson Daniel, hijo de unos inmigrantes de Cocorná (Antioquia) que llegaron hace 10 años al Valle.

En el Instituto de Medicina Legal fue necesario descongelar la pierna y hacerle exámenes. Pero se deberá esperar la prueba de ADN, que será la clave definitiva.

Saludcoop, en un informe, dice que después de la amputación se envió la pierna para su análisis. En el laboratorio de patología de la clínica de Occidente nos informan que se hizo el estudio rutinario y finalmente el diagnóstico; una vez terminado el análisis se realizó la inhumación (entierro) de la extremidad .

El gerente Tascón afirma que se llamó a la familia para que recogiera el especimen, pero no se logró una comunicación. La clínica, a través de Francisco Ortiz, asumió la inhumación como un gesto humanitario. La pierna iba embalada, con formol .

Por recomendación de la Fiscalía, en casos de amputación no se deben hacer incineraciones por la eventualidad de que se necesite el miembro para alguna investigación. Tampoco se debe incluir la parte amputada con los demás desechos hospitalarios.

En esta clínica realizamos 600 operaciones mensuales y todos los días sacamos los desechos a través de una firma especializada , explica Tascón.

Los recibos de la inhumación están, según el informe de la clínica, en el camposanto a cargo de la Arquidiócesis de Cali, que hasta anoche no se había pronunciado.

Por donde se mire, el caso no es común. La legislación penal contempla delitos por irrespeto a cadáver, pero aquí la persona está viva. Varios abogados aseguraron que lo ocurrido podría ser estudiado por la justicia civil por el manejo de desechos hospitalarios.

Una vocera de la Superintendencia de Servicios informó que la entidad no tiene investigaciones por esa clase de casos y que en primera instancia el órgano de control es la Secretaría de Salud de Cali.

Yo solo quiero que esto no vuelva a pasar , dice Robinson Daniel, quien recuerda que sintió por primera vez el cáncer hace un año cuando le picó su rodilla derecha. Desde entonces nunca se le quitó.

El dolor lo hizo regresar de Barranquilla, a donde se había ido a trabajar después de dejar el décimo grado de bachillerato en Buenaventura. Sus padres, Argemiro y Bernarda, le buscaron todos los remedios posibles, aunque con limitaciones de dinero e incluso acudieron a una tutela para que se le aplicaran los medicamentos y las quimioterapias.

Robinson Daniel, quien soñaba ser jugador de fútbol, se declara realista, no llora y sabe que el cáncer ya llegó a sus pulmones. No quiero que me confundan con un cadáver , dice él.

FOTO/Héctor Zamora EL TEIMPO.

Argemiro Ramírez dice que espera que todo se aclare para que su hijo Robinson quede tranquilo, en medio de su enfermedad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.