EMPIEZA A ESCASEAR EL AGUA

EMPIEZA A ESCASEAR EL AGUA

La promesa de los expertos es que en el 2003 el país no va a padecer los estragos que produjo el Fenómeno del Niño en el 97 y 98, con sus imágenes de tierras agrietadas por la sequía, miles de reses muertas y decenas de acueductos secos.

06 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

La promesa de los expertos es que en el 2003 el país no va a padecer los estragos que produjo el Fenómeno del Niño en el 97 y 98, con sus imágenes de tierras agrietadas por la sequía, miles de reses muertas y decenas de acueductos secos.

Sin embargo, el balance de enero, entregado por las diferentes estaciones de monitoreo del Ideam, muestra que los niveles del Magdalena y del Cauca están entre un 25 y un 30 por ciento por debajo de los promedios históricos.

En muchos de los municipios a orillas de los dos grandes ríos están viendo con preocupación cómo está descendiendo dramáticamente el nivel de sus acueductos y cómo las empresas que prestan ese servicio han tenido que establecer racionamientos de agua o alertar ante una inminente escasez en poco tiempo.

Unos 300 mil habitantes de Cúcuta, Pereira y Lebrija (Santander) empezaron a sufrir cortes en el suministro del líquido en las últimas semanas.

El río Pamplonita, que surte de agua a la capital de Norte de Santander, ha registrado el segundo nivel más bajo de toda su historia por una sequía de seis meses. Aunque la semana pasada fue suspendido un racionamiento gracias a varios aguaceros, desde este lunes otra vez unos 250 mil habitantes de 50 barrios de Cúcuta no tienen el servicio los miércoles ni los viernes durante ocho horas diarias.

Los 13.500 habitantes de los corregimientos pereiranos de Tribunas y Altagracia también están padeciendo el mismo problema. En el primero, el agua les llega día de por medio y en Altagracia los racionamientos son de once horas diarias.

Piden uso racional.

Esperamos que el tiempo mejore o, de lo contrario, tendremos que adoptar medidas aún más extremas para el ahorro de agua , dijo Germán Pulgarín Ramírez, administrador (e) del acueducto rural del corregimiento Tribunas.

En Barrancabermeja la situación también es grave. Según Antonio José Díaz Ardila, gerente de Aguas y de Saneamiento Básico en Santander, en varios puntos del Magdalena Medio se están viendo reducciones hasta del 50 por ciento en el nivel de los embalses, y en los acueductos municipales veredales y de irrigación.

La empresa de Acueducto y Saneamiento Básico del puerto petrolero ya adoptó un plan de choque en el que, por ahora, está efectuando racionamientos esporádicos mediante la reducción de presión en el sistema durante el día. El consejo es que la gente ahorre ya, por si se agrava la cosa , afirma Díaz Ardila.

Las recomendaciones de ahorro también han llegado a otros municipios, en especial de la Costa Atlántica, ante la inminencia de un racionamiento de agua. En Atlántico, Bolívar, Córdoba, Sucre, Cesar y Magdalena son más de un millón de personas las que están en riesgo de padecer los racionamientos.

Los municipios costeros de Córdoba son, quizá, los que registran el estado más crítico, y entre ellos Moñitos es un caso extremo.

En los últimos siete meses del 2002, sus habitantes no recibieron ni una gota de agua potable. Solo unas lluvias intempestivas en la última semana de diciembre hicieron desistir a sus pobladores de abandonar la localidad.

Como en este municipio cordobés solo es posible abastecerse de la lluvia que alimenta la represa, la falta de aguaceros empieza a ser una nueva amenaza para sus habitantes.

El alcalde José Félix Martínez dijo que se requieren 9 mil millones de pesos para llevar el agua desde el río Sinú y organizar una planta de tratamiento en el municipio.

Por el lado del suministro de energía eléctrica la situación pinta menos complicada. ISA descarta un racionamiento, pues los embalses de generación de energía siguen mostrando niveles normales. Sin embargo, de enero a febrero el nivel de los embalses del Sistema Interconectado Nacional bajó de 67 a 63,8 por ciento. Para ISA, de todos modos, esta cifra no es todavía motivo de preocupación.

"El fenómeno de El Niño está haciendo estragos, pero en nuestro caso los estudios energéticos indican que los recursos que tenemos en este momento no ponen en riesgo la atención de la demanda. Podemos estar tranquilos", dice Genaro Gutiérrez Pemberty, gerente de ISA.

Con todo, los expertos del Ideam están totalmente confiados en que la temporada de lluvias debe empezar sin mayores retrasos a mediados o a fines de marzo. Si no es así, las cosas empezarían a ponerse a otro precio.

FOTO/Carlos Capella EL TIEMPO.

Suan es uno de los municipios del sur del Atlántico que más se afecta por la sequía del Magdalena en cada verano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.