MIL MILLONES NO SON LA SOLUCIÓN

MIL MILLONES NO SON LA SOLUCIÓN

Los 835 trabajadores y 300 pensionados del Hospital Universitario Ramón González Valencia (HURGV) mantendrán hoy el movimiento de protesta que realizan desde el lunes pasado en rechazo a las tibias soluciones, según el sindicato de la entidad, que el gobierno departamental ha ofrecido a la crítica situación financiera por la que atraviesa este centro.

27 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Los 835 trabajadores y 300 pensionados del Hospital Universitario Ramón González Valencia (HURGV) mantendrán hoy el movimiento de protesta que realizan desde el lunes pasado en rechazo a las "tibias" soluciones, según el sindicato de la entidad, que el gobierno departamental ha ofrecido a la crítica situación financiera por la que atraviesa este centro.

Jorge Torres, presidente seccional de la Asociación de Trabajadores de Hospitales y Seguridad Social (Anthoc), dijo que en la protesta pacífica, que no ha alterado el suministro de los servicios básicos, se exige el pago pendiente de los dos últimos meses para los trabajadores activos y 9 meses de quienes figuran con contratos de prestación de servicios, la prima de diciembre, el aumento salarial y la contratación del régimen subsidiado que la Gobernación pondría en licitación.

"La contratación la tiene que hacer directamente la secretaría de Salud con el HURGV y no con clínicas que seguramente entrarían en una competencia desleal con nosotros. Ahora, quién atenderá a los pobres, mientras se pone en ejecución ese proceso?", advirtió Torres.

El dirigente indicó que mientras el año pasado para los vinculados (personas de estratos 0 y 1) se destinaron 14.000 millones de pesos, el hospital facturó más de 28.000 millones.

Aunque la Gobernación anunció una adición presupuestal cercana a los 1.000 millones de pesos, el gerente del HURGV, Carlos Paredes, indicó que "las soluciones que pretenden ejecutar con esa plata nos alivian pero aún seguimos esperando mucho más".

El funcionario agregó que nadie se quiere hacer cargo de las millonarias cuentas que le deben a la entidad, que tiene un déficit presupuestal de 10.000 millones de pesos y un pasivo pensional de 5.000 millones.

"A nosotros sí nos exigen atender a los pobres, pero nadie nos quiere pagar. Además, 6.000 millones de pesos que estaban bajo la tutela del Gobierno se perdieron con la liquidación de varias ARS y EPS y facturamos más de 2.000 millones en atención a desplazados. En total, estamos hablando de más de 23.000 millones que por diferentes conceptos nos deben y nadie se quiere hacer cargo", precisó Paredes.

En diversas oportunidades EL TIEMPO trató de dialogar ayer con Clara Isabel Rodríguez, secretaría de Salud de Santander, pero fue imposible localizarla.

FOTO/Edgar Vargas.

La protesta pacífica de los trabajadores del Hospital Universitario no ha alterado el suminstro de servicios básicos de los pacientes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.