Secciones
Síguenos en:
BURUNDANGA PARA EXTRANJEROS

BURUNDANGA PARA EXTRANJEROS

Jenny, estadounidense de 24 años, apareció en los alrededores de su casa el lunes por la mañana. Ella creía que apenas era sábado. No tenía recuerdos de las 60 horas anteriores. Lo último que recordaba era que había salido del trabajo y tomado un bus ejecutivo para dirigirse a su casa. Como Jenny se encontraba en estado de estupefacción y se quejaba de dolores del cuerpo, su madre la ayudó a quitarse la ropa. En esos momentos, descubrió sobre la espalda de Jenny la leyenda, escrita con marcador, en letras burdas color morado, BIENVENIDA AL MUNDO DE SIDA . Se me llenó de asco y temor cuenta la madre. La llevamos enseguida al hospital. Le encontraron siete muestras distintas de semen .

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de abril 1994 , 12:00 a. m.

Ahora Jenny está en terapia psicológica. Vive con sus abuelos en Canadá. Afortunadamente, no resultó con sida. Pero nunca volverá a Colombia, dicen sus padres, porque no ha logrado superar el trauma de haber sido una más de las 500 víctimas mensuales en Bogotá del alcaloide escopolamina, conocido vulgarmente como burundanga .

La burundanga es el coco de los extranjeros aquí. Historias del uso de esta droga para paralizar, robar, violar o matar a los desprevenidos son las que más impresionan al recién llegado. Más que el secuestro, el terrorismo, los narcos o la guerrilla , dice un inglés experto en asuntos de seguridad.

Y con razón. Increíblemente, Colombia es el único país del mundo donde se utiliza esta droga para cometer fechorías. Eso no lo asevera cualquier foráneo espantado sino Camilo Uribe Granja, director científico de la Clínica de Toxicología Uribe Cualla.

Aunque no merece muchos titulares grandes, la utilización de la droga se ha vuelto epidémica, especialmente en Bogotá, donde la Policía registra, entre los años 1992 y 1993, un incremento de casos denunciados de 50 por ciento. Representa 70 por ciento de todos los casos de intoxicaciones atendidas por urgencias en los hospitales del país, dice Uribe.

Se empezó a detectar a las víctimas de la burundanga a principios de los años 70. Casualmente, fue en esta época también cuando surgieron por primera vez, junto con feroces cambios como la urbanización y el debilitamiento del núcleo familiar, los fenómenos de narcotráfico y secuestro.

Sea lo que sea, la siguiente lista recopila parte de las advertencias al respecto hechas por una embajada en Bogotá a sus ciudadanos: * La escopolamina o burundanga se deriva de las semillas de las plantas solanáceas del género Dathura, conocido aquí como cacao sabanero o borrachera. El efecto de la droga sobre las personas se obtiene únicamente por vía oral y produce gran sugestionabilidad, pérdida de la voluntad y amnesia lacunar anterograda, que consiste en no recordar absolutamente nada, porque la escopolamina bloquea el neurotransmisor acetilcolina, una especie de cable encargado de grabar la información en el cerebro.

* A pesar de crecer en forma silvestre en Colombia, ahora se consigue con más facilidad desde que una compañía farmacéutica alemana mantiene cultivos de más de 1.000 hectáreas en Ecuador. El alcaloide obtenido de estas matas es la materia prima de drogas como la buscapina y la tropina.

* El antídoto Antilirio todavía no se consigue aquí, a pesar de la alta incidencia de utilización de la burundanga .

* Aunque dos terceras partes de las víctimas son hombres solos, se ha descubierto recientemente a pandillas enteras que estudian los movimientos de blancos potenciales para realizar robos más completos. En el último año, la Policía ha encontrado burundanga en casos de mulas involuntarias, sicarios, rapto de jóvenes para volverlas prostitutas y espionaje industrial.

Recomendaciones: * Cuidado con colisiones accidentales, personas que piden direcciones, policías falsos, loteros, extraños compañeros de viaje que le ofrecen chicle o gaseosa.

* No vaya a bares desconocidos, burdeles o teatros de mala muerte con shows de strip-tease.

* Evite tomar refrescos o comprar comida en quioscos.

* LO MAS IMPORTANTE: cuide su espalda, sobre todo cuando anda solo. Los envenenamientos de este tipo casi nunca se realizan con gente acompañada.

Me consta porque fui objeto de un atraco con burundanga.

Tres hombres me echaron un gas cuando salía de una taberna muy respetable y popular de la zona rosa de Bogotá, a las 11 de la noche. Seguramente, me dieron la dosis de burundanga después. No recuerdo nada hasta cerca del mediodía del siguiente día, cuando desperté en mi carro bajo el celo del vigilante del club mencionado. Convertido en mi ángel guardián, el celador me dijo que no los había dejado que se llevaran el carro cuando aparecieron conmigo, inconsciente, en la madrugada. Se contentaron con despojarme de 300.000 pesos en efectivo.

Aunque me sentí groggy, insistí en prender el carro. Yo estaba a 12 cuadras de mi hogar; sin embargo, otra vez perdí la memoria y una hora después me encontré saliendo de Bogotá en la autopista a Medellín, sin saber por qué iba por allí, y con la mente en blanco! Al fin llegué a casa, pero lleno de rabia y con una sensación de mutilación. Me amputaron 12 horas de mi vida!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.