CARRO NO, TRANSPORTE

CARRO NO, TRANSPORTE

Liberar a Bogotá durante un día del consumo de gasolina de más de 700.000 vehículos (unos 1,5 millones de galones), significa evitar producir y respirar unas 15.000 toneladas de bióxido de carbono, 250 de monóxido de carbono, 20 de hidrocarburos, casi 100 de óxidos de nitrógeno y por lo menos 10 de partículas menores de 10 micras. Significa también disfrutar de una ciudad menos ruidosa (uno a dos decibeles más tranquila). Estos contaminantes químicos son una de las principales fuentes de enfermedades broncopulmonares y cancerosas, especialmente en grupos infantiles y ancianos como lo demuestran docenas de estudios. Altos niveles de ozono en la atmósfera producidos por reacciones químicas y lumínicas de algunos de los contaminantes, genera enfermedades oculares y de la garganta.

06 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Liberar a Bogotá durante un día del consumo de gasolina de más de 700.000 vehículos (unos 1,5 millones de galones), significa evitar producir y respirar unas 15.000 toneladas de bióxido de carbono, 250 de monóxido de carbono, 20 de hidrocarburos, casi 100 de óxidos de nitrógeno y por lo menos 10 de partículas menores de 10 micras. Significa también disfrutar de una ciudad menos ruidosa (uno a dos decibeles más tranquila). Estos contaminantes químicos son una de las principales fuentes de enfermedades broncopulmonares y cancerosas, especialmente en grupos infantiles y ancianos como lo demuestran docenas de estudios. Altos niveles de ozono en la atmósfera producidos por reacciones químicas y lumínicas de algunos de los contaminantes, genera enfermedades oculares y de la garganta.

Los críticos del Día sincarro insistentemente argumentan que el vehículo particular es una necesidad . No. Necesidad es consumir agua, alimentos, hacer una adecuada digestión, trabajar para lograr ingresos y poder así pagar los servicios de salud, disfrutar de vacaciones. Pero el carro no. La necesidad es disponer de transporte, preferiblemente rápido, confortable, seguro. Si el carro individual es empleado como medio de transporte (y a veces como paraguas), no lo es por necesidad sino por egoísmo, comodidad, estatus social, arribismo. O habrá sido ecólogos extremistas de izquierda quienes desarrollaron los proyectos de transporte masivo de Londres, París, Nueva York, Méjico, en lugar de facilitar la movilización de cada uno de los ciudadanos en vehículos individuales?.

El transporte masivo, acompañado de carritos amarillos, bicicletas, alamedas y andenes para peatones, es la solución al transporte de la mayoría de los ciudadanos en cualquier parte del mundo civilizado. Para allá va encaminada Bogotá y por eso se ha convertido en ejemplo mundial.

El Día sin carro no es una solución ambiental. Es una medida democráticamente decidida por la mayoría de los bogotanos como símbolo, como mecanismo para recordar que tarde o temprano el carro deberá servir básicamente para pasear. Entonces el costo de la gasolina para vehículos particulares deberá castigar fuertemente el uso, al igual que los impuestos.

Sin mayores esfuerzos científicos es fácil concluir que con menos trancones generados por vehículos individuales y con un buen sistema de transporte, cada ciudadano gana tiempo libre para descansar, hacerse más productivo, amable, feliz, solidario. Por eso mi matrimonio vive amenazado, porque me niego a dejar de usar transporte público que es mi necesidad, no el carro.

* Consultor Internacional

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.