EL FÚTBOL ES TODO EN MI VIDA

EL FÚTBOL ES TODO EN MI VIDA

Eder Hilario no lo podía creer. La voz ahogada y los ojos aguados fueron los síntomas más visibles de la emoción que le causó saber que había quedado en el grupo elite de cinco jugadores entre los cuales saldría la nueva Estrella Azul.

28 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Eder Hilario no lo podía creer.

La voz ahogada y los ojos aguados fueron los síntomas más visibles de la emoción que le causó saber que había quedado en el grupo elite de cinco jugadores entre los cuales saldría la nueva Estrella Azul.

Se trata del concurso del Canal de televisión Citytv* para elegir entre más de 6 mil jóvenes de toda Colombia, al nuevo astro de Millonarios, el Club con más campeonatos ganados en la historia del fútbol colombiano y que busca volver a los buenos tiempos.

Ante la noticia, el joven de 20 años sintió que el corazón se le salía, que le apretaba el pecho. Gozaba al pensar que era como una gambeta de fantasía que le había hecho al destino.

En un momento de descuido se dejó llevar por los recuerdos 16 años atrás.

Estaba en Ataco, más exactamente en su natal Santiago Pérez, donde experimentó por primera vez la sensación de gritar a voz en cuello un gol marcado con el alma. Tenía escasos cuatro años, y con su juego había empujado a su pequeño equipo a triunfar en un campeonato de microfútbol.

Por eso no es de extrañar que su papá Arnoldo Ramírez, un humilde agricultor, le alcahueteara a él y a sus ocho hermanos, largas jornadas de calle, sol y sudor, detrás de cualquier cosa que fuera redonda y que se dejara patear.

Cuando no había fútbol los días se me hacían eternos , recuerda Eder, para quien los ojos, el cerebro y la cintura son uno solo. Se da el lujo de jugar en el puesto más apetecido de un equipo, el 10, el volante creativo, el armador, el hombre de los pases y los goles. Y ahí se quiere quedar.

Cada vez que se desboca con el grito de gol en la garganta se echa la bendición y levanta la mano señalando al cielo para luego rezar la oración que le enseñó su padre.

Santísima Trinidad, Dios soberano y eterno, líbrame de prisiones y penas del infierno. La Santa Cruz y los tres clavos andarán siempre delante de mí. El señor que murió en ella habla y responda por mí...

Un mejor futuro.

Cualquier día hace tres años don Arnoldo decidió irse con la familia en busca de un futuro más seguro. Eder validó los grados décimo y once en el instituto San Fernando Ferrini en Ibagué y aprovechó para entrenarse al lado del profesor profesor Alex Agudelo.

Ahora, luego de un recorrido que lo ha hecho pasar más de un susto, tiene la firme intención de convertirse en Estrella Azul para ganar y tener derecho a jugar con Millonarios, ir a la final de la Champions League en Europa y entrenar con un equipo argentino...

Soy un buen gambetero, tengo buena visibilidad del campo, me gusta hacer cambios rápidos de ritmo y le doy bien a la pelota quieta , afirma con seguridad.

A estas alturas, este fanático de Rivaldo y de Mayer Candelo, reconoce que el papel de su hermana Ilsa fue fundamental. Fue ella quien a pesar de vivir y trabajar en Fresno le pagó las fotos, diligenció el formulario y lo envió a Citytv. A los ocho días esa fe se convirtió en una llamada. Es necesario que venga a Bogotá. Usted fue seleccionado! .

Como era de esperarse Eder se echó la bendición, cerró los ojos y repitió completa la oración que le enseñó don Arnoldo. Una nueva etapa había empezado en su vida...

Aunque no sea la Estrella Azul, yo ya toqué el cielo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.