EL ARAUCA VIBRADOR

EL ARAUCA VIBRADOR

Donde hay dinero y riqueza, existe una mayor posibilidad de que surja y crezca la violencia política, cuando es concomitante una guerra, pues ella necesita grandes capitales y recursos. Por eso el joropo debería decir que el Arauca vibrador no es la ribera de un gran río de los fronterizos Llanos Orientales, sino la vibración de la codicia y de la corrupción.

07 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Donde hay dinero y riqueza, existe una mayor posibilidad de que surja y crezca la violencia política, cuando es concomitante una guerra, pues ella necesita grandes capitales y recursos. Por eso el joropo debería decir que el Arauca vibrador no es la ribera de un gran río de los fronterizos Llanos Orientales, sino la vibración de la codicia y de la corrupción.

Hemos visto los colombianos, por fotos de la prensa escrita y la TV, las estructuras de concreto abandonadas en obras públicas de algún faraón araucano. Pero no han corrido dos años y se quita el velo que cubría los falsos pedestales de la bonanza petrolera.

Esas fotos son apenas un remedo de la malversación y de las aguas podridas que vierten al Arauca las coimas, los contratos ficticios, las comisiones a destajo, las contabilidades engañosas, en fin, toda una conspiración financiera para apoderarse de los dineros públicos, más concretamente las transferencias por regalías que al Departamento de Arauca les enviaba el Gobierno Central, para aquello que el lugar común y la demagogia tercermundista llama la inversión social , valga decir, la inversión en los socios, con los socios y compinches que, con seguridad, han sido los abanderados del regionalismo, de los valores de la patria chica, del nacionalismo provincial, del coleo y de toda la baba que sirve de tinglado para otros y bien oscuros intereses.

No cobija el negocio solamente a los administradores públicos (los políticos) y a los particulares enganchados. También concurren al festín las guerrillas, por medio de los frentes que, entre otras cosas, dicen estar alzadas en armas contra la corrupción y batallan dizque por la inversión social.

Es tan vieja la cadena de mañas contra los dineros del Estado que en el 2001 la Procuraduría ordenó la destitución del gobernador Gustavo Carmelo Castellanos y de la alcaldesa de la capital del departamento Liliana Baroni, aunque ambos ya habían coronado sus períodos y sus metas económicas. Arauca recibe un promedio de 120.000 millones de pesos anuales por regalías del petróleo, la misma suma que reciben los municipios del oriente antioqueño por regalías eléctricas.

El citado gobernador abrió la caja de Pandora y aplicó la plata a gastos de funcionamiento como sueldos, ropa, alquiler de vehículos, talleres para aprender joropo, consultorías, implementos deportivos, inmuebles en Tame. Y si de ciencia se trata, Arauca debe tener más técnicos y científicos que la Nasa, pues suscribió convenios con la OEI, Organización de Estados Iberoamericanos para la Ciencia y la Cultura, por cerca de 40.000 millones de pesos.

Pero la modalidad de la guerrilla para morder los presupuestos araucanos (y debe ser la misma en otras regiones) es infiltrándose en las alcaldías, en donde controlan los contratos de obras públicas y serruchan los valores con los contratistas. Todo ello debió entrar en grandes contradicciones y rupturas, no solo por la llegada de otro actor armado, las autodefensas, sino que administraciones municipales copadas por el Partido Comunista o UP hubieron de renunciar en masa a fines del año pasado, por presiones de la guerrilla fariana, lo cual demuestra que el apetito y los serruchos también descomponen a los socios umbilicales. Pregúntenles a los funcionarios de un pueblito llamado Arauquita. Quién quita!.

Todos esos manejos y las expectativas de continuar con la fiesta han debido hacer explotar al Arauca vibrador, como explotaron el aeropuerto de Saravena, aumentaron los atentados terroristas, los homicidios, las voladuras de puentes y torres de energía hasta llegar al borde de la destrucción social y económica. De allí que el Gobierno Nacional haya puesto candado al saqueo, suspendido el envío de los giros de regalías y establecer una nueva modalidad de control, no obstante que llegó bastante tarde, pues los araucanos no lograron ver la inversión social de aquellos socios en sociedad, como diría el poeta Nicolás Guillén, comunista cubano para más señas, y se quedaron sin educación, saneamiento básico y salud. Pero es que este gobierno apenas lleva seis meses.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.