ESTRÉS DE PADRES E HIJOS

ESTRÉS DE PADRES E HIJOS

Con la llegada de febrero, vuelven las prisas y la rutina diaria del regreso al colegio, lo que en la mayoría de ocasiones contrasta con el disfrute de las vacaciones y produce angustia.

07 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Con la llegada de febrero, vuelven las prisas y la rutina diaria del regreso al colegio, lo que en la mayoría de ocasiones contrasta con el disfrute de las vacaciones y produce angustia.

Los niños y adolescentes que tienen que volver al colegio deben hacer un esfuerzo para adaptarse al ritmo académico después de dos meses de vacaciones. Ellos necesitan un periodo de reajuste para comenzar con pie derecho el nuevo curso.

Volver al colegio no es algo que hacen porque quieren, sino por obligación. Además, un cambio de ritmo como el que supone pasar de estar ocioso todo el día a padecer un horario apretado, más aún si se realiza de un modo brusco y repentino. La pronta llegada de controles y exámenes presiona a los escolares que, en ocasiones, no tienen tiempo para adaptarse a la nueva realidad.

Algo que puede ayudar en parte a los estudiantes en su proceso de adaptarse de nuevo a las clases son las actividades extra-escolares. Son muy beneficiosas, pero a veces resultan excesivas. Incrementan la responsabilidad de los escolares, ya de por sí considerable, y puede hacer que lo hagan con desgano. Es bueno consultar con los pequeños a la hora de elegir y programar las actividades extra escolares, de modo que no sean una carga, sino una ocasión más, bien aceptada por ellos, para aprender y disfrutar.

Pero el regreso al colegio no afecta únicamente a los escolares. Los padres también regresan al colegio pero enfrentando preocupaciones.

Los gastos en libros, materiales, ropa o uniformes, el estrés de volver a controlar los resultados académicos de los hijos, y el hecho de que los colegios estén cada vez más lejos de casa, influyen en que también los padres se pongan un poco nerviosos. Veamos algunos consejos para que el paso de las vacaciones a las aulas no sea traumático:.

- Animar al niño ante el regreso al colegio. Que no lo vean como una carga u obligación, sino como una situación llena de novedades y atractivos.

- Revise con su hijo los libros de texto, las materias y los accesorios, de modo que se pueda ir acostumbrando poco a poco.

- Interésese por lo que hace su hijo en las aulas y haga un seguimiento de lo que estudian. Si el menor percibe que el padre no se interesa por su estudio, es más probable que no se esfuerce. Mantenga reuniones periódicas con los profesores, para comprobar la evolución en clase y su adaptación a la nueva situación.

- Compruebe que todo está en orden respecto al transporte (buenas rutas, comodidad y seguridad) y los comedores (atentos a la calidad nutritiva de los menús y al comportamiento de su hijo ante la comida del centro escolar).

- Comparta con su hijo los estudios, hágale ver que no se trata sólo de memorizar sino de aprender y crecer como persona. Revise que lo hace con provecho y escúchele todo lo que pueda.

- Enfrente el inicio de las clases con energías renovadas y optimismo y tienen que durar 10 meses. Todo tiene su atractivo, y la vuelta a cierta rutina bien entendida también puede ser agradable.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.