FRENTES 50 Y 21: LA AMENAZA

FRENTES 50 Y 21: LA AMENAZA

Las cuadrillas de rescate que intentan dar con el paradero del bimotor Piper Star HK 3645 -en el que viajaba el ministro Juan Luis Londoño y tres de sus colaboradores más cercanos- no solo se enfrentan a 3.200 metros de montaña agreste cubierta de niebla y a temperaturas que incluso alcanzan los cero grados.

08 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Las cuadrillas de rescate que intentan dar con el paradero del bimotor Piper Star HK 3645 -en el que viajaba el ministro Juan Luis Londoño y tres de sus colaboradores más cercanos- no solo se enfrentan a 3.200 metros de montaña agreste cubierta de niebla y a temperaturas que incluso alcanzan los cero grados.

En parte de la maraña y los abismos tupidos de vegetación se camuflan cerca de 400 hombres de los frentes 50 y 21 de las Farc que forman una tenaza territorial en el sur de la zona limítrofe entre los departamentos de Quindío y Tolima.

El frente 50 está integrado por 150 guerrilleros comandados por un hombre cuarentón identificado como Ciro Gómez Rayo, Enrique , cuya mano derecha es José Aristizabal Cardona, Mauricio .

Estos guerrilleros, según los organismos de seguridad del Estado, fueron los que atacaron en la mañana de ayer un helicóptero civil que, junto con el avión fantasma y una flotilla de helicópteros Black Hawk y UH-1H artillados, tratan de encontrar al ministro y a su comitiva.

El ataque provino de algún lugar del alto de La Línea, una cuesta de 22,2 kilómetros.

Desde estos montes de la Cordillera Central -que colindan con cafetales, platanales y hasta cultivos de coca y amapola- bajan con frecuencia los guerrilleros de Enrique a montar retenes ilegales en las vías y a atacar a los pobladores de Córdoba, Pijao, Calarcá, Buenavista e incluso a los lugareños de Génova, la patria chica de Pedro Antonio Marín, Tirofijo , el máximo comandante del las Farc.

En octubre del 2001, Enrique y otros 80 guerrilleros irrumpieron una noche en Pijao y destruyeron hasta las obras levantadas luego del terremoto del 25 de enero de 1999 que sacudió el Eje Cafetero.

Pero sin duda alguna, el ataque más feroz lanzado por el frente 50 fue el ejecutado en la población tolimense de Roncesvalles, en julio del 2000.

Casi la totalidad del frente -con apoyo de otros 120 guerrilleros del frente 21- copó el pueblo durante 13 horas intentando doblegar a los 13 policías que los combatieron sin tregua hasta quedar sin municiones.

Una vez dispararon el último cartucho, los policías salieron de entre los escombros de su cuartel con las manos en alto en señal de rendición, pero los subversivos los obligaron a apostarse boca abajo en el suelo y les pegaron el tiro de gracia en total estado de indefensión.

En su accionar siempre cuentan con el apoyo del frente 21, fuerza insurgente que opera en el centro y oriente del Tolima y que cuenta con más de 250 combatientes, al mando de Luis Eduardo Rayo, Marlon .

Para contrarrestar esta amenaza guerrillera en plena zona de rescate, el comandante de la V División, general Reynaldo Castellanos, se trasladó ayer de Bogotá con 250 hombres de las Fuerzas Especiales Antiterroristas Rurales, para reforzar el cordón de seguridad que montan desde hace 72 horas más de 1.000 soldados de los batallones de contraguerrilla Pijaos Seis y Los Macheteros.

FOTO/Javier Amaya EL TIEMPO.

Según organismos de seguridad, hombres del frente 50 fueron las que atacaron en la mañana de ayer el helicóptero civil (en la foto) que participa en las labores de rescate.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.