PROTECCIÓN DE LA UNIÓN LIBRE

PROTECCIÓN DE LA UNIÓN LIBRE

En forma casi inadvertida pasó ante la opinión nacional la ley aprobada por el Congreso en una de sus últimas sesiones protectora de la unión libre en Colombia. Se exigen dos requisitos: dos años de vida marital estable y que los cónyuges sean viudos, solteros o divorciados. La nueva ley, a los unidos libremente, les da la categoría de casados por lo civil o por lo católico. Ya la Corte Suprema de Justicia, en una discutida sentencia, había asimilado la unión libre, para efectos económicos, a una sociedad de hecho. Son ya numerosísimas las leyes aprobadas en el sentido de proteger ampliamente a la mujer y al menor.

15 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Recordemos algunas: Ley 29/82, emplea la expresión Hijos extramatrimoniales y no naturales o ilegítimos, colocándolos en completo pie de igualdad; heredan lo mismo los unos y los otros. Ley 75/68 responsabilidad parental ICBF creó organismos para darle mayor agilidad y eficacia a la filiación natural.

Decreto 1818/64, dio vida al Consejo Nacional Protector de Menores. Otros estatutos eliminaron la discriminación de la mujer en algunos aspectos como el sometimiento al domicilio que imperativamente señalara el marido; manejo de bienes, gobierno de los hijos, etc.

Los colombianos, siempre lo he repetido, somos machistas para procrear y cobardes para asumir la paternidad responsable. A la mujer siempre le ha correspondido la parte más dura y gravosa: reproductora de la especie, en su calidad de madre; la de gratificadora sexual del hombre como esposa; atender las funciones de crianza de los niños.

Además, los educa y asume la responsabilidad administrativa del ambiente doméstico. La moral siempre es más elástica para el hombre y más drástica para la mujer. Hasta hace poco, solo se sancionaba el adulterio de la mujer, mas no el pluralismo sexual del varón.

Los abogados presenciábamos casos muy desmoralizadores. Personas libremente unidas, a los 10, 15 o más años de vida marital de hecho, terminaban por voluntad casi siempre del hombre. La mujer y los hijos quedaban en el más irritante abandono. La fortuna amasada conjuntamente permanecía en cabeza del varón. Y ninguna ley protegía a la mal llamada concubina . Los hijos llevaban la peor parte. Siempre son más vulnerables.

Tímidamente la Corte había asimilado la vida de los concubinos a una simple sociedad de hecho. Esto algo significó. La ley que acaba de expedir el Congreso termina con tan aberrante situación. Si los dos compañeros, trabajando solidariamente como si fueran casados hacen un patrimonio, este debe repartirse como si se tratara de marido y mujer. Es lo justo y lo equitativo.

Todo lo que se oriente a darle fuerza a la familia es benéfico para el país. La grandeza de una nación se mide por el trato que da a los más débiles. Y quién es más indefenso que un niño? Napoleón decía: dadme una familia fuerte y os daré un país fuerte y vigoroso.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.