AUGUSTO MONTERROSO:

AUGUSTO MONTERROSO:

11 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

.

En octubre del 2000, cuando Augusto Tito Monterroso ganó el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, dijo en su breve discurso que la máxima inmortalidad a la que aspiraba era a ocupar algún día en el futuro media página en el libro de lectura de una escuela primaria de mi país . Ya lo logró. Nacido en Honduras hace 81 años, educado en Guatemala, residenciado en México, diplomático en Chile, con descendencia colombiana y amigos en todas partes, el verdadero país de Monterroso era la literatura, patria donde ocupa lugar privilegiado como celebérrimo cuentista. Escribió El dinosaurio, un (e)nano-cuento que citan de memoria miles de sus lectores: Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí .

Monterroso fue, además de escritor conciso e irónico, crítico literario, profesor y lector infatigable. Sus libros, a la vez deliciosos y profundos, tocan temas históricos, literarios, anécdotas personales llenas de sentido, aforismos ( Entre más tontos, más audaces ), juegos de palabras (palíndromo dedicado al gran poeta nicaraguense: Oír a Darío ) o anotaciones inesperadas: Contar la historia del día en que el fin del mundo se suspendió por mal tiempo . El viernes pasado falleció Augusto Monterroso en su casa de México, víctima de un paro cardiaco. Sus lectores y sus amigos querrían que mañana, al despertar, Tito todavía estuviera allí.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.