MURIÓ EL TIGRE DE LA MONTAÑA

MURIÓ EL TIGRE DE LA MONTAÑA

Uno de los últimos juglares del folclor vallenato Francisco Pacho Rada, que muchos tendían a asociar con el legendario Francisco El Hombre, falleció ayer a los 96 años esperando una pensión que nunca llegó y en medio de la pobreza.

18 de julio 2003 , 12:00 a.m.

Uno de los últimos juglares del folclor vallenato Francisco Pacho Rada, que muchos tendían a asociar con el legendario Francisco El Hombre, falleció ayer a los 96 años esperando una pensión que nunca llegó y en medio de la pobreza.

En su humilde casa del barrio La Paz, al sur del balneario El Rodadero, donde vivió los últimos 20 años de su vida, lo sorprendió una virosis, que afectan esta zona del país como consecuencia de la temporada invernal. Pese a los cuidados de su hija Pabla Rada Oviedo, Pacho no pudo resistirla.

"No resistió esa gripa, ayer después de bañarlos y afeitarlo se me desmayó en los brazos y me dijo que se sentía mal. Como a las 4 p.m. lo llevamos a la clínica donde falleció a las 12:30 de la madrugada", dijo Pabla.

De sus cuatro uniones dejó 9 hijos, quienes le dieron 100 nietos, 200 biznietos, 30 tataranietos y 6 salta corral como se le llama en esta zona a los descendientes en 4 generación. Su último matrimonio fue a los 93 años, pero la unión de disolvió al poco tiempo y quedó viviendo con su hija menor Pabla.

Sus hijos cuentan que durante varios meses solicitó cita con el gobernador del Magdalena, José Domingo Dávila Armenta, y en más de una ocasión lo dejaron en la puerta del despacho esperando. "Nunca lo atendieron, solo quería que el gobernador lo ayudara a conseguir su pensión", dijo Pabla. Su sepelio será hoy a las 4 p.m. en el cementerio del corregimiento de Gaira.

En la pobreza.

Pacho Rada vivía de 400 mil pesos que mensualmente le giraba Sayco por derechos de autor y una o dos veces al año recibía cheques de regalías, de 30 mil o cuando eran buenos 200 mil pesos. Con este dinero su hija Pabla, terminó de levantar la casa, la cual que no tiene ventanas, acabados ni encerramiento.

Uno de sus sueños fue de cantar al lado Carlos Vives, con quien se encontró el año pasado en Bogotá dentro del lanzamiento del Festival Cuna de Acordeones. Una cita que no se cumplió por motivos de salud del maestro.

Hace dos años, el maestro Rada estuvo gravemente enfermo, y desde Santa Marta tuvo que ser trasladado a Barranquilla para que allí recibiera tratamiento a sus problemas cardíacos y pulmonares. En la Clínica El Prado, internado por autorización de Sayco, recibió la atención médica y se recuperó.

El año pasado, Rada hizo fuertes críticas al desarrollo del Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar, que causaron disgusto. "Nunca me presenté a un festival, porque sabiendo cual es el tratamiento que se le da al concurso, con toda mi experiencia podría haber terminado perdiendo con unas personas que de música no saben nada", expresó desde su lugar de reposo en Santa Marta.

Pero dado se aporte a la música vallenata, en 1998 por decisión de la junta directiva de la junta directiva de la Fundación del Festival Vallenato junto con Andrés Landero, Antonio Salas, Abel Antonio Villa y Lorenzo Morales, pasó a ser parte del listado de los reyes vitalicios.

En 1993, cuando apadrinó a su hijo Alberto y este se convirtió en el nuevo rey profesional del Festival, dijo que solo desde ese año fue que comenzaron a ser reconocidos sus méritos. "A partir del momento que mi hijo gana el Festival es que Valledupar y la región comienzan a interesarse por Pacho Rada, cuando ya tenía una larga trayectoria en la vida musical, con canciones que le habían dado la vuelta al mundo", anotó.

Rada nació el 11 de mayo de 1907 en Plato (Magdalena), del hogar formado por Antonio Rada Ballestas, "un acordeonero de poca trascendencia" según el investigador de música vallenata Celos Guerra, y María Gregoria Batista. Entre sus cantos se destacan La lira plateña, Cipote luto, El chupaflor, La ñatica, Sinforoso Fernández, El tigre de la montaña.

ADIOS AL REY VALLENATO.

- Julio Bovea, músico colombiano.

Para mí fue un impacto esta noticia. Hace poco nosotros estuvimos en Bogotá, en el lanzamiento del Festival Cuna de Acordeones. Recuerdo que hace unos 12 años, lo encontré también y le pregunté cómo se conservaba. Me respondió: las mujeres me tienen conservado. No dejó ni mi tabaco ni mi ron .

- Lolita Acosta, Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

"Lamento el fallecimiento del juglar, compositor y acordeonero, creador de una escuela vallenata. El mejor intérprete del son a quien en 1999 escogimos como rey vitalicio, padre de otro rey del vallenato, en honor a quien se hizo la película El acordeón del diablo. Fue uno de los primeros músicos que grabaron y divulgaron el folclor vallenato y lo sacaron de Colombia".

FOTO/Carlos Capella EL TIEMPO.

Francisco Pacho Rada tenía 96 años y vivió sus últimos días en la pobreza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.