ACTUALIDAD CONTABLE: ETICA Y RESPONSABILIDAD

ACTUALIDAD CONTABLE: ETICA Y RESPONSABILIDAD

La situación mundial de terrorismo, deshonestidad y corrupción, inmersa, además, en escándalos tanto de nivel nacional como internacional y en crisis de modelos económicos, debe llamarnos a buscar la revalorización de los principios éticos y culturales de nuestro pueblo, ya que solamente desde una reflexión seria de este acontecer, lograremos aportar a la tan anhelada y buscada transformación.

28 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Solamente con hombres poseedores de un nivel alto de conciencia humana, es decir, capaces de deliberar, evaluar, decidir, controlar, actuar y de concebirse como seres responsables por los efectos de sus acciones sobre los otros y sobre sí mismos, llegaremos a una genuina solidaridad, basada en un verdadero amor por la vida y la nación.

Por esta misma razón, es urgente, de acuerdo con los planteamientos de Adela Cortina, afirmar nuestro deber de respetar las diferencias, reconocer la dignidad del hombre y sus derechos, principio de doble vía que algunos parecen olvidar en nuestro país y por ende desconocen la esencia de todo diálogo posible.

No obstante, el reto que se debe afrontar consiste en facilitar a cada individuo los medios para comprender al otro en su particularidad y al mundo en una visión de unidad. Para el desarrollo de esta tarea, bien podríamos auxiliarnos dando respuesta a algunas de las preguntas que hace Hans Kung: Por qué la tolerancia, el respeto de un pueblo para con otro, de una religión para con otra, de una raza para con otra?. Por qué debe el hombre -como individuo, grupo, nación o religión - comportarse de un modo humano, verdaderamente humano? y Por qué tal comportamiento ha de ser incondicional? Por qué nos afecta a todos, sin excluir ningún estrato social, clase o grupo?.

Se requieren profesionales con una formación integral que combinen el conocimiento del hombre, de las organizaciones y del mundo con una sólida preparación científica. Nuestro compromiso con una educación y acción profesional ética, nos exige propiciar procesos donde comprendamos la diversidad de la especie humana, con sus implicaciones para la convivencia y contribuyamos a una toma de conciencia acerca de la interdependencia de los seres humanos.

Todos reconocemos explícita o implícitamente que nuestra sociedad es inmoral. Rechazamos sus estructuras, denunciamos sus mecanismos, condenamos sus antivalores y desconfiamos de sus logros aparentes.

Por lo anterior, compartimos con Fernando Savater la concepción de la Etica como amor propio, no como denuncia sino como un amor a uno mismo, bien entendido: Amor propio sería entonces querer para uno mismo lo mejor. Pero, Qué es lo mejor?. En general suponemos que quien realmente se quiere a sí mismo es quien propicia una organización de su ambiente vital y de su vida misma más acorde con lo que suponemos que es la función del hombre en el mundo.

Dentro de este entorno, Competencia e Identidad se constituyen en dos conceptos que abren el panorama de las profesiones. La competencia posibilita abordar problemas y construir soluciones. La Identidad regula el reconocimiento del marco de acción y práctica profesional en un determinado espacio institucional. Competencia e Identidad son pues inherentes a las profesiones que: como grupos ocupacionales de organización colegiada controlan la adquisición y la aplicación de un cuerpo de conocimientos especializados y sistemáticamente adquiridos a través de un proceso de entrenamiento Es por tanto indispensable comprender la reflexión ética en el acontecer profesional, como la capacidad que le posibilita a todo ser humano obrar responsablemente en sociedad: Su conciencia, sus criterios morales, la deliberación y la decisión.

Esa conciencia que lo lleva a inspirar su vida, su profesión y su actividad social en unos valores morales, objetivos, absolutos y firmes. Así, en el Hecho Mortal Social se dan dos dimensiones esenciales, íntimamente relacionadas entre sí, a saber: una dimensión subjetiva llamada estructura operativa razonable, más conocida con el nombre de conciencia y una dimensión objetiva, que es la sociedad con sus autoridades, valores morales, códigos leyes y normas.

Desde estos elementos, el profesional de la Contaduría Pública se encuentra todos los días en la necesidad de ajustar su conducta a las normas morales que se tienen por obligatorias y que suelen estar apoyadas en las leyes que establece la autoridad legislativa del país. Pero dichas normas y leyes no son suficientes, son apenas elementos de trabajo, son material necesario para la deliberación que debe hacer el Contador Público antes de tomar una decisión.

El verdadero concepto de lo ético está expresado en la obra Titulada Filosofía de los conceptos de la Etica Profesional del Contador Público toda vez que allí se pone de presente: Las reglas de conducta escritas en las leyes o en los llamados Códigos de Etica se limitan a establecer los niveles mínimos de comportamiento aceptable, pero para el provecho general de la profesión todo Contador Público debe ir más allá de lo estrictamente exigido, por cuanto la verdadera conducta ética consiste en algo más que acatar las prohibiciones explícitas. Requiere más bien de un compromiso incondicional de comportamiento honorable, aún en perjuicio del beneficio personal .

En virtud de lo expresado, la Junta Central de Contadores presenta un saludo de felicitación a todos los Contadores Públicos del país, haciendo un llamado a la reflexión acerca de la gran trascendencia de la profesión dentro de la sociedad y por lo mismo, a la necesidad de desempeñar las funciones propias de la disciplina dentro de los más elevados principios éticos y sociales. Inversionistas, acreedores, empleadores y otros sectores de la comunidad de negocios, así como el gobierno y el público en general, confían en los Contadores Públicos para una adecuada presentación de la información financiera, para una administración financiera efectiva y para una consultoría competente sobre una gran variedad de asuntos de negocios e impuestos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.