Secciones
Síguenos en:
UN MANDATO PLAGADO DE ESCÁNDALOS

UN MANDATO PLAGADO DE ESCÁNDALOS

Alejandro Toledo es un buen ejemplo de cómo un presidente con un óptimo respaldo popular ve esfumarse a una velocidad inusitada su caudal político.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de junio 2003 , 12:00 a. m.

Alejandro Toledo es un buen ejemplo de cómo un presidente con un óptimo respaldo popular ve esfumarse a una velocidad inusitada su caudal político.

La llegada al Palacio de Pizarro (sede del Gobierno) de un presidente de origen humilde, que había logrado concitar todo el apoyo del antifujimorismo contra el fraude electoral y contra lo que los peruanos definen como la última dictadura peruana , había abierto las puertas a la esperanza de un cambio profundo en las estructuras sociales del país.

Pero aquel 28 de julio de 2001, el día de la posesión, Toledo arrancó con el pie izquierdo. Primero fue el intento presidencial por fijar un nuevo salario para el Jefe de Estado y los ministros. Toledo percibiría el equivalente a 18 mil dólares mensuales, en un país donde más de la mitad de la población vive con dos dólares diarios.

Luego, creyó que en el post-fujimorismo se podía ordenar el país administrando bien y terminando con la corrupción. Para ello escogió a un jefe de gabinete, Roberto Dañino (uno de los consultores económicos más respetados de Wall Street) y a un ministro de Hacienda, Pedro Pablo Kuczynsky y dirigió el rumbo económico del país, basado en la apertura comercial y la política económica del mercado. Se equivocó.

De inmediato comenzó el desfile de protestas sociales, mientras Toledo arrastraba un problema de alcoba que había amenazado su victoria electoral: reconocer la paternidad de Zarai, una joven de 18 años que reclamaba en la Justicia que el Presidente la reconociera como su hija legítima.

Las presiones en contra que ejercía la conflictiva primera Dama, Eliane Karp, llevaron al Presidente a negarse sistemáticamente durante la campaña y durante el primer año de su gestión. Desde la oposición hasta las organizaciones no gubernamentales descargaban su furia contra el Jefe de Estado y su actitud. Sólo el 18 de octubre del 2002, cuando la popularidad se derretía en sus manos aceptó reconocer que la niña era hija de una relación extramatrimonial.

Para entonces las salidas nocturnas de Toledo, bebiendo whisky en los bares de Miraflores ya eran la comidilla de la opinión pública y ni reemplazando a Dañino y Kuczynsky, cuestionados por su neoliberalismo extremo, logró capotear el temporal.

Fantasma argentino.

Dos meses antes, cuando Toledo cumplía un año en el Gobierno, la prensa develó la relación de la primera dama con el Banco Wiesse, el mismo que tejió negocios con el ex asesor de inteligencia de Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos. Esa entidad, una de las más importantes del Perú, le pagaba 10 mil dólares de honorarios mensuales a Kart en concepto de consultoría . Entre escándalo y escándalo, sin buscar los canales de diálogo con los sindicatos que lo despertaban cada mañana con ruidosas manifestaciones frente al Palacio, Toledo y su partido Perú Posible, eran conscientes de la derrota en las urnas en noviembre último, cuando los peruanos se inclinaron mayoritariamente por el Apra de Alan García, para los cargos de alcaldes y presidentes regionales.

Desde entonces, el fantasma de su amigo, el Fernando De la Rúa (el defenestrado ex presidente argentino), se le coló en su despacho. A mi no me va a pasar lo mismo que a De la Rúa , suele repetir según uno de sus hombres de confianza, consultado por EL TIEMPO.

Al decretar el Estado de emergencia y abrir los canales de diálogo con la oposición, Toledo parece que por ahora logra no seguir el derrotero del ex presidente argentino. Pero su estilo para manejar los asuntos de Estado, la protesta social que se mantiene en las calles y los bajos índices de popularidad lo mantienen ahí: en la cuerda floja.

J.V.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.