ATENTADO CONTRA EL PRESIDENTE

ATENTADO CONTRA EL PRESIDENTE

La hipótesis más sólida sobre el atentado terrorista en cercanías del aeropuerto Benito Salas de Neiva apunta hacia un posible ataque contra el avión presidencial que iba a ser perpetrado hoy cuando Alvaro Uribe llegara a esta capital para participar de un consejo gremial de gobierno.

15 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

La hipótesis más sólida sobre el atentado terrorista en cercanías del aeropuerto Benito Salas de Neiva apunta hacia un posible ataque contra el avión presidencial que iba a ser perpetrado hoy cuando Alvaro Uribe llegara a esta capital para participar de un consejo gremial de gobierno.

La Fiscalía y la Policía sustentan esta posibilidad basados en lo que han hallado los expertos antiexplosivos entre los escombros. Entre otras cosas, se encontraron restos de rampas de lanzamiento de cohetes.

La Fiscalía tuvo conocimiento de que en este lugar se estaban colocando plataformas para impactar el avión del Presidente , afirmó el director de la Fiscalía Huila, Hernando Valenzuela Plata.

Esta hipótesis también la respalda el director de la Policía, general Teodoro Campo. "Por la orientación de la carga, sí se puede pensar que iban a estallar una aeronave. La carga tenía la trayectoria de la pista".

Sin embargo, el comandante de la IX Brigada del Ejército, general Héctor Martínez, prefiere no comprometerse con esta posibilidad. "Es un indicio, pero no se tiene certeza de que se iba a usar contra el Presidente .

La mayor debilidad de esa primera hipótesis radica en que un atentado de estas magnitudes necesita de varias semanas e incluso meses para su ejecución; requiere de intensas labores de inteligencia e infiltración entre los pobladores, adecuación de la casa y armado y direccionamiento de las rampas lanza cohetes.

Del viaje del presidente Uribe a Neiva, tercero a esta tierra desde su posesión, solo se supo esta semana.

Las autoridades tampoco descartan que hayan sido los mismos terroristas quienes entregaron indicios a la Fiscalía sobre un posible atentado contra el Presidente (información que originó el gran operativo de la madrugada de ayer) para atraer la atención de Cecilia Giraldo Saavedra, la fiscal especializada que murió en la explosión. La funcionaria adelantaba las más importantes y peligrosas investigaciones contra la guerrilla en todo el sur del país.

La oficina de esta dama de hierro -experta en lucha antisubversiva y antimafia- avanzaba, entre otras, en la investigación por el secuestro masivo del edificio Miraflores de Neiva, perpetrado la noche del 27 de julio del 2001 por un comando elite de lo columna Teófilo Forero de las Farc.

De ahí, que una vez la Fiscalía conoció de la existencia de explosivos y de un eventual atentado contra el Presidente, ella encabezó el escuadrón policial para allanar varias viviendas y conjurar el ataque.

El grupo de investigadores de la Policía, el DAS y la propia Fiscalía tampoco descartan que la acción estuviera dirigida a matar el mayor número de policías posibles murieron nueve entre ellos el jefe de inteligencia de la Sijín en Neiva, mayor Henry Angarita Calderón.

El oficial era la punta de lanza de la Policía para contrarrestar la amenaza de guerrilleros de la columna móvil Teófilo Forero y de al menos tres frentes guerrilleros, entre ellos el 49, al mando de El Mojoso .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.