Secciones
Síguenos en:
CINCUENTA MIL RANAS AL PATÍBULO

CINCUENTA MIL RANAS AL PATÍBULO

Cincuenta mil ranas toro, que se reproducen en granjas de Manizales, Buga y San Marcos (Sucre), serán eliminadas por orden del Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Medio Ambiente (Inderena). La decisión de llevar al paredón a los batracios se tomó debido a los posibles desequilibrios que esta especie carnívora puede causar en el medio ambiente colombiano.

La determinación, fundamentada en un estudio sobre el impacto ambiental causado por esta especie, no tiene vuelta de hoja, dijo ayer un funcionario del Inderena en Manizales. La investigación contó con la asesoría de la Universidad de Caldas y el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena).

Los resultados de la investigación fueron adversos al batracio, porque establecieron que es un depredador potencial. No sólo atenta contra la naturaleza, sino que devora ávidamente a los insectos que actúan como controladores biológicos.

La resolución que ordena el sacrificio de la especie fue tomada en agosto pasado por la junta directiva del Inderena, pero no se ejecutó inmediatamente por un requisito de ley en virtud del cual sólo es legal y ejecutoriable cuando sea publicada en el Diario Oficial. La publicación solo se se produjo el 16 de marzo pasado.

Los primeros ejemplares de esta especie llegaron ilegalmente al país hace unos seis años, procedentes de Brasil. Entraron en la maleta de un ejecutivo manizaleño que los trajo para estudiar su adaptación a nuestro medio y montar una industria con su carne para la exportación.

El director seccional del Inderena, Alberto Ruiz, dijo que los batracios fueron decomisados una vez llegados a Manizales.

La entidad trató de legalizarlos enseguida, mientras avanzaba en el estudio sobre los efectos de su adaptabilidad a nuestro medio.

Las ancas de la rana toro tienen un gran mercado en Europa, Brasil y Estados Unidos, donde figura en la carta de los más prestigiosos restaurantes.

Es un plato apetitoso y exquisito, al alcance de bolsillos muy solventes y gustos refinados.

Los primeros experimentos con el anfibio se realizaron en las granjas de la Universidad de Caldas, en Villa Beatriz, con el apoyo económico de la Corporación Financiera de Caldas, que tenía particular interés en su industrialización.

El rector de la Universidad de Caldas, Rodrigo Restrepo Gallego, dijo que en vez de sacrificarlas se podría intentar mantenerlas en cautiverio.

El director del Inderena dijo que otra solución alternativa podría ser la repatriación de las ranas al Brasil, donde podrían ser comercializadas debido a la importancia de su carne.

Entre tanto, dos funcionarios del Inderena de Caldas, Luis Alfonso Motoya, jefe de Protección y Control, y Jesús Antonio Giraldo Ocampo, médico veterinario zootecnista, determinarán los mecanismos idóneos para el sacrificio, buscando fundamentalmente evitarles cualquier tipo de sufrimiento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.