LO MÁS TRISTE ES VER A LOS VECINOS MUERTOS

LO MÁS TRISTE ES VER A LOS VECINOS MUERTOS

Los pasos de los policías sobre el techo de una casa vecina despertaron a Andrés Chávez, un joven de 18 años del barrio Villa Magdalena, en Neiva.

15 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Los pasos de los policías sobre el techo de una casa vecina despertaron a Andrés Chávez, un joven de 18 años del barrio Villa Magdalena, en Neiva.

Eran las cinco de la mañana, cuando observó desde su cuarto que la fuerza pública intentaba ingresar a la fuerza a la vivienda de enfrente, donde desde hace dos meses vivían dos mujeres que apenas saludaban.

Su hermana, María Johana, de 22 años, también se levantó por los ruidos.

Bajo el palo de ficus de la casa, Andrés miraba el operativo de la Policía, que había llegado hasta allí por versiones de que en esa casa se fraguaba un atentado contra el presidente Uribe.

El barullo fue despertando poco a poco a todos los vecinos de la calle 65, en este barrio de clase media, levantado a unas cuatro cuadras de la cabecera de la pista del aeropuerto Benito Salas.

Cuando los agentes intentaban ingresar por el techo y por la puerta de la vivienda, una fuerte explosión formó una nube gris en forma de hongo, pulverizó cuatro viviendas vecinas y expulsó por los aires a los diez agentes.

El cuerpo de la fiscal que comandaba el operativo voló 15 metros y fue a parar en el patio de ropas de la casa de Alma Murcia, justo enfrente. Los cadáveres de dos policías cayeron en la sala y en un cuarto de la misma vivienda.

Los restos de otros agentes terminaron en un lote baldío, a 30 metros de la casa bomba.

Ingrid Giselle Perdomo, una estudiante de 14 años, que también observaba los movimientos, quedó tendida en la calle.

A Andrés lo cubrió una lluvia de polvo y vidrios. Apenas podía ver cómo su casa y las de sus vecinos se desmoronaban.

A sus padres, Nancy y Miguel, la explosión los cogió dormidos. Las tejas de zinc se les vinieron encima.

Fue una explosión tremenda. Los oídos casi se me estallan , dice María Johana. Todo el mundo gritaba, algunos corrían y yo no sabía qué hacer. En la casa de enfrente había gente atrapada por los escombros .

Doña Nancy empezó a buscar a sus hijos entre los muebles destrozados y las vigas caídas, hasta que los encontró en la puerta de su casa, aturdidos.

Como pude, entré a tientas a mi casa. En medio del polvo, encontré a mi papá y a mi mamá. Estábamos bien, pero los vecinos estaban muertos. Junto a un poste había un cuerpo de un hombre que no conocía, tal vez un policía. Entre los escombros había gente que gritaba que la sacaran y mi hermano gritaba que le dolía mucho la cabeza , recuerda Johana.

La joven dice que en su casa se perdió todo, menos la ropa.

Pocos minutos de la explosión, comenzaron a llegar los organismos de socorro, que empezaron a atender en plena a los heridos. Entre ellos estaba Andrés, a quien se llevaron para hacerle una evaluación médica.

Al remover los escombros aparecieron los cuerpos de las cinco personas que vivían justo al lado de la vivienda donde se produjo la explosión.

En la casa de la familia Chávez, sin techos y con las paredes quebradas, doña Nancy no dejaba de gritar: Dios mío, qué es lo que está pasando! .

Ver la casa destruida es muy impactante, pero lo más triste es ver a los vecinos muertos, tirados en el suelo, bajo los escombros , confiesa ella. Aquí enfrente quedó mi vecino Ismael Plazas, al que saludaba todos los días .

La mujer, que no ha podido rezar porque pasó todo el día recogiendo los pedazos de la vida que llevó hasta ayer, le da gracias a Dios por estar viva, junto con su esposo y sus dos hijos.

Víctimas del ataque.

Muertos:.

Mayor Henry Angarita Calderón, comandante de la Sijín; subintendente Fernando Malambo Ortiz; subintendente Ainer Eduardo Suárez Silvestre, Jaime Solano Pimentel, investigador del CTI; patrullero Freddy Rodríguez Pinilla; patrullero Angel Alexander Orejuela; patrullero César Augusto Galeano Gemade; patrullero Javier Quintero Cerquera; patrullero Ocaris Ramírez Arguello, y la fiscal Cecilia Giraldo Saavedra.

Civiles fallecidos: Ingrid Yiset Perdomo Dussán, de 14 años; Kelly Tatiana Narváez Castrillón, de 6; Doris Castrillón Zapata; Sandra Milena Castrillón Zapata, Ismael Plazas y tres N.N.

HERIDOS.

Niños:.

Juan Camilo Andrade, de 3 años; Enrique Andrade Mendoza, de 14; Bayron Alfredo Balloy, de 2; Daniela Gómez Ardila, de 5; Valentina Gómez Ardila, de 5; Omar José Narváez, de 11; Luis Felipe Narváez Castrillón, de 9; María Alejandra Pacheco, de 6; Jaqueline Sánchez, de 14; Valentina Sánchez, de 1 año; Juan Sebastián Soto Vanegas, de 10; Santiago Soto Vanegas, de 1 año; Valentina Zambony Muñoz, de 2, y un N.N. de 11 años.

Adultos:.

Ingrid Katherine Alarcón, de 17 años; María Cristina Alvarez Peña, de 29; Marianella Angel Q, de 20; Flor de Liz Avilés Guzmán, de 39; Daniel Bustos, de 56; Pedro Carrillo, de 32; Gisely Clavijo, de 17; Libardo Cuéllar, de 46; Yolanda Dussán Charry, de 38; María Ximena Díaz, de 17; Geoffreddy Gómez Peña, de 17; Enrique Andrade Graffe, de 40; María Lili Guzmán de Avilés, de 55; Alicia Hernández Plazas, de 66; agente William Hernández Valencia, de 26; Nelly Mantilla, de 67; María Jesús Medina; Esther Julia Mendoza M., de 37; Miguel Antonio Miranda, de 20; Helver Yesid Moreno Vera, de 22; Gloria Zoraida Muñoz, de 35; Luisa María Ochoa, de 30; Eduard Perdomo Soto, de 17; Andrea Perdomo Soto, de 24; Carlos Giovanni Rodríguez, de 24; Diógenes Sánchez Losada, de 35; Esther Sánchez, de 23; capitán Jorge Raúl Sierra Suárez, de 33; Carmen Toledo, de 24; Fabiola Urrea Polanco, de 35, y Marta Cecilia Vanegas Chacón, de 40.

Policías muertos.

Mayor Henry Angarita Calderón.

Nació el 2 de noviembre de 1968 en Tunja (Boyacá). Soltero. Comenzó su ascendente carrera policial el 2 de noviembre de 1990. Pasó de dirigir operaciones contra la delincuencia en Bogotá a coordinar acciones antisecuestro y antisubversivas en Valle, Tolima, Vaupés y Huila, que fueron reconocidas con 13 condecoraciones.

Jaime Solano Pimentel.

Nació el 11 de enero de 1969 en Neiva (Huila) y desde hace 10 años era policía. Con su muerte, queda huérfana Lina María, de 6 años. Su esposa, también policía y quien participó de la operación, se salvó de morir porque en el momento de la explosión se alejó de la casa bomba para ir en busca de unos documentos que se encontraban entre un carro. Solano había recibido 39 felicitaciones públicas.

César Galeano Germade.

Nació el 16 a agosto de 1978 en Girardot (Cundinamarca). Este hombre que ingresó a la Policía el 17 de febrero de 1997 deja dos niñas huérfanas: Jiseth Camila, de 6 años, y Karen Alejandra, de 3 años. En su hoja de vida figuran 12 felicitaciones por resultados contra la delincuencia.

Ayner Eduardo Suárez Silvestre.

Nació el 20 de noviembre de 1973 en Neiva (Huila). De su matrimonio con Mónica Andrea Lozano nació Laura Camila, quien el pasado martes cumplió 3 años. Su capacidad de investigador fue reconocida con 43 felicitaciones públicas en diez años de ejercicio profesional.

Fernando Malambo Ortiz.

Nació el 2 de diciembre de 1974 en Ibagué (Tolima). Era casado con Magda Yohana Aroca Patio, unión de la que nació Alex Fernando, de 3 años. En sus diez años como policía recibió 33 felicitaciones por su valor y resultados operacionales.

Javier Quintero Cerquera.

Nació el 24 de mayo de 1976 en Paicol (Huila). Casado. Ingresó a la Policía el 10 de junio de 1997. Recibió tres felicitaciones públicas por buen desempeño e incautación de implementos robados por la delincuencia.

Ocaryz Ramírez Arguello.

Nació el 17 de febrero de 1980 en Neiva (Huila). Soltero. Se incorporó a la Policía el 7 de febrero del 2000. En su hoja de vida es calificado como un policía de conducta ejemplar y sin una sola sanción.

Freddy Rodríguez Pinilla.

Este policía nacido el 20 de octubre de 1978 en Girardot (Cundinamarca) es uno de los hombres más condecorados de esa institución. En sus cuatro años de uniformado recibió 24 felicitaciones públicas por resultados contra la delincuencia sin un solo llamado de atención.

Angel Alexander Orjuela.

Nació el 2 de febrero de 1978 Algeciras (Huila). Soltero. El próximo domingo cumplía 6 años de haber ingresado a la Policía. Durante su trayectoria recibió una docena de felicitaciones públicas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.