LA DE AYER NO FUE LA PRIMERA CASA BOMBA

LA DE AYER NO FUE LA PRIMERA CASA BOMBA

No es la primera vez que una casa llena de explosivos causa una tragedia o está a punto de hacerlo.

15 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

No es la primera vez que una casa llena de explosivos causa una tragedia o está a punto de hacerlo.

En algunos casos estas viviendas constituyen una estrategia de la guerrilla para emboscar a las autoridades. En otros, se usa la edificación como plataforma de lanzamiento de granadas de mortero y otros artefactos de largo alcance.

Una de las celadas más cruentas ocurrió el 25 de enero del año pasado, cuando una civil y 28 hombres de la Fuerza de Despliegue Rápido (Fudra) murieron en una vivienda cargada con dos toneladas de dinamita, en un sector montañoso de El Dorado (Meta). El atentado fue atribuido a las Farc.

En ese mismo departamento, el Ejército descubrió hace menos de un mes que ese grupo guerrillero había utilizado varios ranchos de La Unión, una inspección de Puerto Lleras, para armar una trampa mortal contra alguno de los pelotones de 32 uniformados que patrullaba el lugar desde hacía varias semanas.

La carga principal fue instalada en una discoteca: media tonelada de anfo que sería activada con un sistema de control remoto , explicó el oficial encargado de la operación en la que, mediante una detonación controlada, fue destruido el dispositivo.

Aun cuando el mecanismo no cumplió con su objetivo, la explosión provocada por los militares dejó grandes pérdidas materiales para los habitantes.

Cerca de allí, las autoridades encargadas de retomar el control de la antigua zona de distensión, tras la ruptura de los diálogos entre el Gobierno y las Farc, reportaron que entre febrero y diciembre del 2002 localizaron y desactivaron seis casas bomba.

En cuanto a las viviendas usadas como plataformas, el caso más grave fue el del 7 de agosto pasado, día de la posesión de Alvaro Uribe.

Ese miércoles, 21 personas murieron y más de 80 resultaron heridas en Bogotá, como consecuencia de la explosión de granadas de mortero disparadas desde dos residencias, situadas en los barrios Santa Isabel y Pontevedra.

La tragedia pudo haber sido mucho mayor, pues los organismos de seguridad descubrieron que una falla técnica impidió que los proyectiles dispuestos por las Farc fueran lanzados en su totalidad.

Foto.

Según los expertos,.

200 kilos de anfo producen una explosión similar a la de dos toneladas de dinamita.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.