ARAUQUITA, SIN AGUA

ARAUQUITA, SIN AGUA

A 15 metros de la rivera del río Arauca y bajo un sol canicular, Esperanza Rodríguez, de 37 años y madre de cuatro pequeños, llena en el menor tiempo posible varias ollas con el agua que el acueducto lleva hasta su casa apenas dos horas al día.

15 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

A 15 metros de la rivera del río Arauca y bajo un sol canicular, Esperanza Rodríguez, de 37 años y madre de cuatro pequeños, llena en el menor tiempo posible varias ollas con el agua que el acueducto lleva hasta su casa apenas dos horas al día.

Esta vendedora ambulante, al igual que el resto de Arauquita (Arauca), se ha habituado a una rutina que se debe en parte a la poca capacidad de almacenamiento que tiene la planta de tratamiento que surte de líquido a esta población, distante dos horas de la capital araucana.

"El agua llega por sectores dos veces al día. Aquí estamos acostumbrados y a los más pobres nos toca recoger en ollas, porque ni tanques tenemos", explica, mientras el termómetro de su casa marca 32 grados centígrados.

A solo tres cuadras del hogar de Rodríguez, en uno de los principales hoteles del municipio, su propietario mantiene seis tanques de agua para poder atender la demanda de sus esporádicos clientes. "Es la única forma que tenemos para no quedarnos sin agua. Aquí en Arauquita la gente cuando se casa piensa más en el tanque que en la cama nupcial", precisa el hombre, que prefiere mantener su anonimato.

La ingeniera química Yesenia Barrientos, secretaria de Servicios Públicos de la calurosa población de 12 mil habitantes, dice que ante la dificultad para almacenar y distribuir el agua captada del río Arauca, el pueblo fue dividido en cuatro sectores que se turnan el servicio.

"Pese a tener capacidad para repartir el agua, a través de tanques que funcionan por gravedad, el sistema no es capaz de darle presión a todo el pueblo al mismo tiempo", advierte la profesional.

La planta de tratamiento, que se mantiene encendida 15 horas al día y distribuye 42 litros de agua por segundo, requiere de una inversión cercana a los 3 mil millones de pesos para optimizar los equipos y cubrir la demanda de los usuarios que a pesar de vivir frente al río Arauca nunca han sabido lo que es tener agua las 24 horas del día.

Los pozos serían otra posibilidad de mejorar la crítica situación. La Alcaldía invirtió 60 millones de pesos en la recuperación de uno de cerca de 200 metros. De los 14 acueductos veredales que hay en Arauquita, 13 funcionan con pozos profundos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.