LA SOFISTICACIÓN DE LAS FARC

LA SOFISTICACIÓN DE LAS FARC

La advertencia que con un tono de sorna y humor negro hizo hace 19 meses El mono Jojoy , en algún lugar de las selvas del río Caguán, ha tenido en menos de ocho días quizás dos de sus traducciones más crueles.

16 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

La advertencia que con un tono de sorna y humor negro hizo hace 19 meses El mono Jojoy , en algún lugar de las selvas del río Caguán, ha tenido en menos de ocho días quizás dos de sus traducciones más crueles.

Primero, el viernes 7, con el atentado al Club El Nogal. Y ocho días después, este viernes 14, con la voladura de una decena de casas de un barrio marginal en Neiva.

En la selva solo quedarán ratones, dantas, pavas y paujiles. Los guerrilleros se van pa las ciudades. Allá nos pillamos , dijo, el 24 de julio del 2001, el segundo al mando de las Farc.

Esa amenaza es hoy una realidad o por lo menos así lo indican los pronunciamientos hechos por el alto gobierno.

Unos más convencidos que otros, algunos en público- como el vicepresidente Francisco Santos- y otros en privado- como el presidente Alvaro Uribe- atribuyeron a las Farc el atentado contra El Nogal. Lo propio hizo el director de la Policía, general Teodoro Campo, con respecto a la pavorosa devastación en Neiva.

Cómo una guerrilla campesina, con más de 40 años de trabajo rural y que hace menos de dos años se tomaba una base militar (Coreguaje) perdida en el sur de Putumayo, ha podido dar un salto tal que le permite poner un explosivo de alta velocidad en el aparentemente blindado corazón empresarial de Bogotá?.

Cómo puede convertir una vivienda rudimentaria en una trampa mortal para civiles, policías y dos de las más altas autoridades de Neiva?.

Células de tres.

Todas las pesquisas de los organismos de seguridad del Estado y de la policía internacional explican el cambio con dos nuevas estrategias de la guerrilla. Una, la creciente importación de las técnicas de organizaciones como Eta (de España) y el Ira (Irlanda). Y la otra, la puesta en funcionamiento de comandos elite urbanos.

El vicepresidente Santos, tal vez el más enfático a la hora de señalar a las Farc como responsables, manifestó el jueves en Nueva York: el atentado tiene unas características un poco distintas, sabemos que las Farc han estado usando tecnología que no tenían hace poco , como el uso de celulares y control remoto para hacer estallar carros bomba .

Se trata de tecnología que se ha usado en España por Eta, y que el Ira (Ejército Republicano Irlandés) ha utilizado en Gran Bretaña , justificó.

En ese mismo sentido se pronunció la ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez, en Washington: La tecnología que han venido utilizando ellos (las Farc) para llevar a cabo estos atentados terroristas es mucho más sofisticada que la que ellos podrían desarrollar desde la selva .

Eso no fueron campesinos, fue un atentado que se deriva de las alianzas estratégicas que han tenido con otros grupos. Expertos británicos nos dicen que los carros desactivados en diciembre tenían semejanza con tecnología empleada por Ira y Eta .

Sin embargo, ni Santos ( todavía no tenemos la prueba reina ) ni Ramírez ( eso lo estamos investigando ) dan un ciento por ciento de certeza.

El episodio de diciembre que menciona la Ministra ocurrió en el barrio el Socorro de Bogotá, donde la Policía incautó dos vehículos acondicionados con explosivos que sorprendieron por el complejo sistema que les permitía ser manejados a control remoto.

Es una mezcla de tecnología de terrorismo transnacional con ingeniería mecánica nacional , dijo en su momento Hugo Acero, consejero para seguridad de la Alcaldía.

Al respecto, Armando Borrero, ex consejero presidencial de seguridad, afirma: En el Nogal no hubo nada sofisticado: un explosivo que se utiliza mucho en el país y unos detonadores. Lo sofisticado sí es cómo se mete el automóvil. Eso es lo inteligente .

Y según John Marulanda, militar retirado y especialista en terrorismo, lo novedoso del atentado en El Nogal es que si se mira las actividades terroristas del año pasado que se concentraron en el sur y centro de Bogotá, por primera vez, se refinan en su blanco, le dan al centro empresarial de la capital y del país .

Lo cierto es que hasta ahora, las Farc de ser ellas las responsables no habían dado un golpe parecido.

La trampa de la casa bomba en Neiva, del viernes, solo tenía como antecedente la explosión el 25 de enero del 2002 de una casa en el Dorado (Meta)- donde murieron 28 soldados de la Fudra y una civil- y otras siete desactivadas en el último año.

Y en cuanto al caso del Nogal, si bien investigadores están de acuerdo con Borrero en que el explosivo no es nada fuera de lo común, sí insisten en que la tecnología- entendida como el conocimiento y la estrategia utilizados en el atentado- sí es sofisticada.

Según los de la ATF (Oficina de Tabaco, Alcohol y Armas de Fuego de E.U.) es evidente que hicieron un estudio de vulnerabilidad del club de por lo menos un mes. Haciendo el seguimiento de las horas más indicadas para introducir el vehículo , dijo uno de los agentes colombianos destinados al caso.

Tuvieron que asesorarse con expertos en arquitectura y cimientos de la edificación para detectar al lado de cuál columna debían ubicar el vehículo , añadió.

La infiltración de la capital.

La otra novedad tiene que ver con la estrategia misma de ingreso a las ciudades. De acuerdo con el informe que en los últimos días le entregaron los organismos de inteligencia al presidente Uribe, las Farc crearon comandos especiales para su avanzada.

En el caso de la capital, observa el informe, se trata de 10 células, integradas con un mínimo de tres hombres y un máximo de cinco, que operan en forma compartimentada y que, aun cuando no se conocen entre sí, responden a lo que las Farc denominan Central Bogotá.

Todos estos guerrilleros, que empezaron a llegar a Bogotá a mediados del año pasado, pertenecen a la columna móvil Teófilo Forero - escuadrón especial del secretariado de las Farc- y al frente primero de las Farc Armando Ríos , que es amo y señor en la zona de Calamar (Guaviare).

La Teófilo Forero envía los expertos en explosivos y el primer frente, los artilleros. A su vez, de otras regiones- especialmente de donde actúa el Bloque Oriental- vienen los especialistas en armar los carros bombas", dijo a EL TIEMPO un alto mando en inteligencia.

Javier Paz.

Ese centro de operaciones, según los análisis de seguridad, es el responsable de todos los actos terroristas que se han producido en Bogotá desde el 7 de agosto del año pasado (ver página 1-6).

Los investigadores aseguran que cada atentado responde a lo que se ha denominado el plan operación Capital cuya primera fase culminó en diciembre y la segunda, apenas comienza.

El centro de operaciones estaría coordinado por Javier Paz , quien tiene a su cargo la parte logística y económica de las operaciones terroristas (ver perfil página 1-9) y las células reportarían directamente al secretariado a través de Henry Castellanos, Romaña .

Mucha de la información que les ha permitido a las autoridades llegar a estas conclusiones se ha recogido en los allanamientos y capturas hechos tras el ataque con morteros a la Casa de Nariño el 7 de agosto (ver facsímil). En la casa de Luz Amparo Peralta, hoy prófuga de la justicia, por ejemplo, los investigadores encontraron un manual de cómo volar puentes y fabricar granadas de mortero.

Asimismo, tras la explosión de un carro bomba en la 53 con Boyacá, en Bogotá, cayó José David Quebrada Carrasco, Yoyo , quien según la Dijín es de la Teófilo Forero y se encargaba de ensamblar este tipo de artefactos.

Como en el caso de las casas bomba, también se tienen antecedentes recientes de comandos urbanos de las Farc, particularmente en dos casos: el del edificio Miraflores de Neiva, en el cual secuestraron a 15 personas en junio del 2001, y el plagio de 16 diputados en Cali a principios del año pasado.

De cierta manera es la sofisticación del proyecto de llegar a las ciudades, que comenzó en 1989 cuando las Farc expidieron los estatutos de sus milicias urbanas y se consolidó a partir de la VIII Conferencia de esa guerrilla en 1993, que fijó como prioridad acercarse a los centros de poder creando un cerco de frentes rurales y redes urbanas.

En medio de todo, lo paradójico es que la estrategia de seguridad del gobierno de Uribe parece estar dirigida más a combatir a la guerrilla en el campo que el terrorismo de la ciudad (ver página 1-5).

FOTOS.

En esa bolsa están las principales piezas del Renault Megane rojo que hizo explosión en El Nogal. En ese sitio lo ubicaron los terroristas.

CTI Fiscalía.

Facsímil de uno de los mapas encontrados en allanamientos tras los atentados del 7 de agosto a la Casa de Nariño. No menciona al Club El Nogal, pero da pistas sobre el actuar de la guerrilla en Bogotá.

luzsie@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.