Secciones
Síguenos en:
EL ÚLTIMO VIAJE DE COLÓN

EL ÚLTIMO VIAJE DE COLÓN

A casi 500 años de su muerte, el almirante Cristóbal Colón tendrá que realizar un último viaje. Y esta vez no para descubrir nuevos mundos, sino para probar su identidad.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de junio 2003 , 12:00 a. m.

A casi 500 años de su muerte, el almirante Cristóbal Colón tendrá que realizar un último viaje. Y esta vez no para descubrir nuevos mundos, sino para probar su identidad.

Un grupo de científicos de la Universidad de Granada exhumó ayer en la Catedral de Sevilla lo que se cree son los restos de Colón. Su objetivo es transportarlos hasta sus laboratorios en Granada para someterlos a pruebas de ADN, que permitan resolver de una vez por todas la disputa que enfrenta hace más de un siglo a los habitantes de Santo Domingo (República Dominicana) con los de Sevilla (España): ambos aseguran tener la custodia de los restos del hombre que descubrió América.

La historia se remonta al 20 de mayo de 1506, fecha en la que Colón muere en Valladolid. Tras un breve paso por el monasterio de Santa María de las Cuevas de La Cartuja, en Sevilla, los restos del famoso Almirante fueron finalmente trasladados a las Indias , ya que ese era su deseo.

El viaje ocurrió hacia 1540 (la fecha precisa se desconoce) y lo realizó la nuera de Colón, doña María de Toledo, que además llevó los restos de su marido, Diego, hijo del descubridor.

El entierro se hizo en la Capilla Mayor de la Catedral de Santo Domingo, en la isla La Española. Pero en 1795, y ante la entrega de la isla a Francia por el Tratado de Basilea, el féretro de Colón fue trasladado a La Habana y, posteriormente, a Sevilla.

Todo estaba aparentemente claro hasta 1877, cuando una obra en la Catedral de Santo Domingo permitió el hallazgo de una caja con huesos humanos y con una inscripción en la que se leía que eran los restos de Colón: Ilustre Varón Don Cristóbal Colón, Primer Almirante de América .

Se equivocaron de tumba.

Desde entonces, los dominicanos aseguran que en un precipitado traslado, los españoles confundieron el féretro de Colón con el de su hijo Diego. Y a esta confusión habría contribuido el corsario sir Francis Drake, ya que en 1586, cuando saqueó Santo Domingo, el Obispo de la Catedral ordenó borrar las inscripciones de las lápidas que identificaban las tumbas para evitar la profanación. Por eso, desde 1992 la urna y el mausoleo del Colón dominicano se exhiben en un gran monumento llamado el Faro a Colón, uno de los máximos orgullos de la isla.

Sin embargo, los investigadores ibéricos afirman que los restos encontrados en la Catedral de Santo Domingo en 1877 son los de un nieto del Almirante que llevaba su mismo nombre; y que los restos mortales del Descubridor de América se encuentran, desde 1899, en la Catedral de Sevilla.

Para poner fin a la incertidumbre histórica, un equipo del Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada, liderado por José Antonio Lorente, estudiará los restos del Colón de Sevilla y los de su hijo Hernando, también exhumados, y sobre los que no hay duda acerca de su autenticidad.

Las pruebas de ADN darán la respuesta. Pero Lorente no descarta ninguna posibilidad: Se trata de saber si los huesos de Colón están en alguno de estos dos lugares o en ninguno de ellos .

Pero hay más. Los investigadores granadinos aprovecharán que en septiembre del año pasado, un equipo de investigadores exhumó los restos de Diego Colón, hermano menor de Cristóbal Colón, y compararán esa prueba de ADN con las del Colón de Sevilla .

Los historiadores están expectantes, pues esto permitirá aclarar si Cristóbal y Diego eran hermanos de un mismo padre y madre o tan sólo de uno de ellos, lo que permitiría relanzar o enterrar la hipótesis de que el hombre que descubrió América era hijo bastardo del príncipe Carlos de Viana (1421-1461, rey de Navarra).

El último viaje de Cristóbal Colón concluirá el 6 de junio, día en que sus restos volverán a ser sepultados en la Catedral de Sevilla. Mientras tanto, la verdad se espera con impaciencia a los dos lados del Atlántico.

FOTO/EFE.

Los restos de Cristóbal Colón en momentos en que son exhumados. Participó su descendiente, Anunciada Colón de Carvajal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.